null: nullpx
Coronavirus

Muere bajo custodia federal una reclusa que dio a luz estando intubada por covid-19

Tenía los síntomas de la enfermedad y fue puesta en cuarentena; luego su salud empeoró y la llevaron de urgencia a un hospital donde la intubaron y le practicaron una cesárea, pero falleció. Es la vigésimo novena reclusa federal que fallece en custodia de la Oficina de Prisiones desde finales de marzo.
29 Abr 2020 – 02:27 AM EDT

Una prisionera que dio a luz mediante cesárea mientras estaba conectada a un respirador artificial después que la hospitalizaran con síntomas de coronavirus, falleció bajo custodia federal, informó este martes la Oficina de Prisiones.

Andrea Circle Bear, de 30 años, murió el martes, alrededor de un mes después de que la hospitalizaran mientras cumplía una sentencia de 26 meses por cargos relacionados con drogas.

La mujer se convirtió en la vigésimo novena reclusa federal que fallece en custodia de la Oficina de Prisiones desde finales de marzo. Hasta el martes, más de 1,700 presidiarios federales han dado positivo a pruebas de covid-19. Unos 400 se han recuperado.

Circle Bear fue trasladada primero el 20 de marzo de una prisión en Dakota del Sur al Centro Médico Federal de Carswell, una prisión federal en la que se atiende médicamente a reclusas en Fort Worth, Texas. Como reclusa nueva en el sistema presidiario federal, la mujer fue puesta en cuarentena de acuerdo al plan de la Oficina de Prisiones para reducir la propagación del coronavirus.

Fue trasladada a un hospital local el 28 de marzo por “posibles preocupaciones relacionadas con su embarazo”, pero le dieron de alta el mismo día y la regresaron a prisión, dijeron las autoridades. Tres días después, personal médico de la prisión decidió que debía regresar al hospital porque tenía fiebre, tos seca y otros síntomas, según la Oficina de Prisiones.

Circle Bear fue intubada el mismo día que llegó al hospital y su bebé nació mediante cesárea al siguiente día, dijeron las autoridades. Días después, el 4 de abril, dio positivo en pruebas de covid-19.

La Oficina de Prisiones no reveló información sobre la salud del bebé.

Debido a su embarazo, Circle Bear era una persona vulnerable al virus, pero su excarcelación no fue considerada una prioridad conforme a las directrices de la Oficina de Prisiones y del Departamento de Justicia que ponen en confinamiento domiciliario a reclusos para frenar la propagación del coronavirus. La mujer ya estaba intubada cuando el Departamento de Justicia distribuyó a principios de abril un memorando que ampliaba el confinamiento domiciliario.

El fiscal general William Barr ordenó el aumento del uso del confinamiento domiciliario y la liberación acelerada de los reclusos elegibles por parte de la Oficina de Prisiones, con prioridad para los que se encuentran en cárceles de baja o mediana seguridad, comenzando por los puntos calientes del virus.

Según las directrices de la Oficina de Prisiones, la agencia da prioridad a la liberación de aquellos que han cumplido la mitad de su condena o a los reclusos que les quedan 18 meses o menos y que han cumplido al menos el 25% de su tiempo.

Circle Bear, de Eagle Butte, Dakota del Sur, había sido condenada en enero después de que se declarara culpable en una corte federal. Los cargos se derivaban de incidentes ocurridos en abril de 2018 cuando ella "utilizó y mantuvo de forma ilegal un lugar con el fin de distribuir metanfetamina en la Reserva Indígena Cheyenne River Sioux", dijo el Departamento de Justicia.


Organizaciones en Chicago le demandan a la cárcel de Condado Cook que dejen salir a los prisioneros por la crisis del coronavirus

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés