null: nullpx
Desinformacion

Lupita te cuenta qué es el “sesgo de confirmación” y por qué es importante conocerlo para combatir la desinformación

¿Te has preguntado alguna vez por qué nuestros debates se están polarizando cada vez más? ¿Por qué es casi imposible que dos personas con opiniones diferentes terminen un debate con un acuerdo? ¿Por qué es tan complicado convencer a ese tío que está en nuestro grupo de whatsapp que la tierra no es plana a pesar de que le muestras el globo terráqueo? Sigue leyendo.
5 Dic 2020 – 11:19 AM EST
Comparte

Hoy Lupita te viene a contar por qué es tan difícil que las personas cambien sus creencias incluso cuando se enfrentan a los hechos puros y duros. Una de las razones por lo que esto ocurre se llama sesgo de confirmación y es nuestra tendencia a buscar, interpretar, favorecer y recordar la información que confirma o apoya las creencias o valores personales previos. Beatriz Fagundo, doctora en neurociencia cognitiva, asegura que nuestro cerebro procesa la información en una forma que nos lleva a tomar decisiones sesgadas o a adoptar puntos de vista y opiniones parcializadas, incluso cuando se hace evidente que existe una base de pruebas suficientemente fuerte en contra de ellas.

Consideremos el debate sobre el control de armas. Le preguntamos a Sandra, quien está a favor del control de armas. Ella busca noticias y artículos de opinión que reafirman la necesidad de limitar la posesión de armas. Cuando escucha historias sobre tiroteos en los medios, las interpreta de manera que apoya sus creencias.

Javier, su pareja, por otro lado, se opone firmemente al control de armas. Busca fuentes de noticias que estén alineadas con su posición. Cuando se encuentra con noticias sobre tiroteos, las interpreta de una manera que apoya su punto de vista actual. Estas dos personas tienen opiniones muy diferentes sobre el mismo tema y sus interpretaciones se basan en sus creencias. Incluso si leen la misma historia, su sesgo tiende a moldear la forma en que perciben los detalles, confirmando aún más sus creencias.

Este ejemplo sirve para ilustrar lo que nos explica la doctora: somos capaces de aceptar fácilmente la información que perpetúe nuestras ideas y opiniones. Por otro lado, es más probable que ignoremos o rechacemos los hechos que desafían nuestras creencias.

Mientras que ahora hay más noticias que nunca, y más fuentes de noticias, la gente recibe sus noticias de cada vez menos lugares. Peor aún, esas fuentes no están proporcionando ningún tipo de "equilibrio", sino más bien promoviendo una única visión del mundo.

Ahora es totalmente posible que dos individuos que viven en la misma comunidad, en la misma calle, incluso en la misma casa, pero que consumen medios de comunicación diferentes, puedan tener dos visiones diametralmente opuestas de lo que está sucediendo en el mundo.

El sesgo de confirmación puede hacer que la gente sea menos propensa a comprometerse con información que cuestione sus puntos de vista. Un ejemplo de ello es un estudio reciente de 376 millones de usuarios de Facebook, que reveló que muchos preferían obtener sus noticias de un pequeño número de fuentes con las que ya estaban de acuerdo y no exponerse a ideas que fueran contrarias a lo que ya habían decido pensar.

Incluso cuando la gente se expone a información desafiante, Fagundo explica que el sesgo de confirmación puede hacer que la rechace y, perversamente, que esté aún más segura de que sus propias creencias son correctas.

Es por eso que buscamos consumir información en medios que estén de acuerdo con aquello en lo que creemos.Y es por eso que tu tío en el grupo familiar de Whatsapp sigue aferrado a sus ideas de que la tierra es plana.

El sesgo de confirmación eventualmente lleva a la gente a protegerse de cualquier información que contradiga sus opiniones. Jeff Stible explica cómo la gente se encierra en cámaras de eco (Eco Chambers, en inglés), ambientes sociales abstractos en los que sólo se encuentran opiniones o creencias que coinciden con las suyas y las fortalecen.

El principal problema de las cámaras de eco es que son susceptibles a la desinformación. Además, pueden distorsionar nuestra perspectiva, y en consecuencia, hacer más difícil que consideremos ideas y creencias contradictorias.

El filtro-burbuja

El sesgo de confirmación tiene serias implicaciones en la vida real. ¿Entras en Facebook y solamente encuentras artículos afines a tu línea ideológica? ¿Aquella camiseta a la que echaste un vistazo en Amazon te persigue por la red en forma de banner? ¿La newsfeed del medio al que te suscribes no hace más que ratificar tu opinión? Así es cómo funcionan los algoritmos de los medios sociales. Estas "burbujas de filtro" sólo te da información con la que probablemente estás de acuerdo, mientras que excluyen la información contradictoria.

La burbuja de filtros se sirve de las herramientas curadas por algoritmos y del análisis que estos hacen del comportamiento de los usuarios para ofrecer productos atractivos y cada vez más personalizados a los usuarios. Facebook lo hace en el newsfeed y Google en su motor de búsquedas. No es el único: Bing, Yahoo, Youtube o el propio New York Times se sirven de la automatización para “mejorar la experiencia de los usuarios”. En términos de búsqueda de información, la burbuja de filtros genera una opinión pública cada vez más polarizada y contribuye a expandir la difusión de la desinformación, ya que los usuarios no solamente compartimos aquellos contenidos con los que más concordamos, sino que el sesgo de confirmación que precisamos logra que validemos titulares afines a nuestra visión del mundo.

¿Cómo superar el sesgo de confirmación?

Desafortunadamente, todos tenemos un sesgo de confirmación. Incluso si crees que tienes una mente muy abierta y sólo observamos los hechos antes de llegar a conclusiones, es muy probable que algún sesgo influya en tu opinión al final. Es muy difícil combatir esta tendencia natural.

Dicho esto, si conocemos el sesgo de confirmación y aceptamos el hecho de que existe, podemos hacer un esfuerzo para reconocerlo trabajando para ser curiosos sobre las opiniones opuestas y escuchando realmente lo que los demás tienen que decir y por qué. Esto puede ayudarnos a ver mejor los problemas y las creencias desde otra perspectiva, aunque todavía tenemos que ser muy conscientes de superar nuestro sesgo

Comparte
RELACIONADOS:Desinformacion

Más contenido de tu interés