publicidad
El bypass y el balón gástrico son los procedimientos más comunes de la cirugía bariátrica.

Los diabéticos obesos deben ser prioridad para la cirugía bariátrica

Los diabéticos obesos deben ser prioridad para la cirugía bariátrica

Un estudio sugiere que la enfermedad o el riesgo a padecerla deberían influir en la selección de quienes se operan.

El bypass y el balón gástrico son los procedimientos más comunes de la c...
El bypass y el balón gástrico son los procedimientos más comunes de la cirugía bariátrica.

Por Jesús Uzcátegui desde Atlanta, Georgia

La medicina ha encontrado una estrecha vinculación entre la obesidad y el riesgo de padecer diabetes. Un individuo con sobrepeso está predispuesto a que su páncreas no produzca suficiente insulina o que su organismo no la use apropiadamente, lo que conduce a crear resistencia y eventualmente la elevación de sus niveles de azúcar en la sangre.

Los resultados de la investigación “Costos de salud por más de 15 años después de la cirugía bariátrica a pacientes con diferente estado de glucosa” concluyen que aquellos que sufren de diabetes tipo 2, o están en riesgo de padecerla, deberían tener más prioridad para someterse a la operación, que aquellos que solo tienen sobrepeso o son obesos. 

publicidad

La selección de pacientes para la cirugía bariátrica de acuerdo a los indicadores de diabetes, en lugar del índice de masa corporal (IMS), ya había sido sugerida por varios grupos de expertos. 

No obstante, los sistemas de salud pública de cada país establecen sus propios lineamientos a la hora de decidir quién necesita ser sometido a este procedimiento, destaca la investigación, llevada a cabo por la Sahlgrenska Academy de Suecia y publicada por la revista The Lancet Diabetes & Endocrinology.

El estudio reunió la información de 2,010 pacientes adultos que fueron examinados entre 1987 y 2001. Los científicos pudieron determinar que, durante este intervalo de 15 años, los costos por tratamiento de diabetes y prediabetes disminuían luego de que el paciente se sometía a la intervención.

¿Qué indicadores se usan ahora en Estados Unidos?

La cirugía bariátrica consiste en un conjunto de procedimientos quirúrgicos para tratar la obesidad. El bypass y el balón gástrico son los procedimientos más comunes.

En el primero se busca reducir la absorción de alimentos al hacer una separación del estómago y uniendo la porción del órgano que quedará habilitada con el intestino delgado. 

Mientras que en el segundo se introduce en el paciente un tubo de endoscopia para inflar un balón dentro del estómago, con el fin de ayudar a generar una rápida sensación de llenura en el individuo al ingerir los alimentos.

De acuerdo con el gastroenterólogo Miguel del Mazo, del Gwinnett Medical Center en Atlanta, hay ciertos indicadores que miden las señales de alerta y que hacen de una persona candidata a una cirugía bariátrica para la pérdida de peso.

“Cuando el IMC supera los 35, el paciente tiene diabetes, presión alta y falta de sueño. La gente piensa que quien pese 600 libras es el que califica y no es así. Una persona de 5 pies de alto califica para una cirugía si pesa a partir de 180 libras”, dijo Del Mazo a Univision Noticias.

“Vemos cada vez que la población está creciendo en proporción de peso y aplica a la comunidad latina. Es normal ver a diario a personas que califican para esta cirugía, pero no se nota porque ya vemos normal que la población sea grande”, destacó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad