null: nullpx
Coronavirus

¿Se puede ir a la iglesia en la cuarentena? El pulso de unos pastores contra las medidas para combatir el coronavirus

Líderes religiosos protestantes en al menos tres estados alegan que la prohibición a congregar multitudes para detener la pandemia del coronavirus atenta contra el derecho a la libertad de culto consagrado en la Constitución.
Últimas noticias del coronavirus: sigue aquí nuestro liveblog.
4 Abr 2020 – 11:57 AM EDT

A la hora de poner en práctica las restricciones para evitar la propagación del coronavirus, las autoridades se han topado con un problema entre algunas comunidades religiosas e incluso, en algunos lugares, han recibido 'dispensas' oficiales para mantener sus misas y congregaciones, aunque vayan en contra de las recomendaciones de salud.

Líderes religiosos protestantes en al menos tres estados aseguran en que las restricciones ordenadas por las autoridades para evitar la propagación del coronavirus violan el derecho a la libertad religiosa consagrado en la Constitución de Estados Unidos.

La Enmienda I de la Carta Magna estadounidense reza que "el Congreso no hará ley alguna por la que adopte una religión como oficial del Estado o se prohíba practicarla libremente, o que coarte la libertad de palabra o de imprenta, o el derecho del pueblo para reunirse pacíficamente y para pedir al gobierno la reparación de agravios".


¿La prohibición de que se formen grupos mayores a 10 personas viola ese derecho constitucional?

Algunos líderes religiosos así lo creen, y al menos dos han asumido las consecuencias por desobedecer las restricciones, pese a que el presidente Donald Trump declaró el mes pasado una emergencia nacional para controlar un virus que ya ha contagiado a más de 250,000 personas y ha causado más de 3,500 muertes en Estados Unidos.

Tres pastores del área de Texas y el activista republicano Steven Hotze interpusieron la semana pasada una demanda pidiendo a la Corte Suprema de Texas anular la orden emanada el 24 de marzo por la jueza del condado Harris, Lina Hidalgo, según la cual los servicios religiosos "sólo pueden ser proporcionados por video y teleconferencias".

Los pastores Juan Bustamante, de City on a Hill Church; George García, de The Power of Love Church; y David Valdez, de World of Faith Center of Houston, y el activista Steven Hotze alegan que su derecho constitucional y el de sus congregantes estará proscrito mientras se mantenga vigente la orden emanada por Hidalgo.

Ian Millhiser escribió en Vox que si bien tiene escaso fundamento legal porque busca darle prioridad a los intereses de unos pastores y sus congregaciones por encima de la salud de la comunidad en general, la demanda tiene una posibilidad remota de prosperar porque los nueve magistrados de la Corte Suprema de Texas son republicanos.

En este estado, ya se han confirmado 6,059 casos y 104 han muerto, según los datos de la Johns Hopkins University.

En Louisiana, el pastor Tony Spell celebró la noche del martes un servicio religioso apenas horas después de que las autoridades en la ciudad de Central lo ordenaran a comparecer por violar seis veces durante las últimas dos semanas una prohibición de reunir multitudes, según reportó el medio local The Advocate.

Spell dijo a mediados de marzo que la pandemia del coronavirus tiene una "motivación política", según informó la estación local CBS .

De ser hallado culpable, Spell podría pasar seis meses en prisión.

"No estamos violando ninguna ley", dijo Spell en un video que él publicó justo después de que policías le entregaran el citatorio judicial el martes en el templo que dirige, la Life Tabernacle Church.

"Este es un abuso de gobierno. No están pidiendo que dejemos de practicar nuestra libertad religiosa. Yo seguiré haciendo lo que estoy haciendo", agregó.

Lousiana acumula 10,297 casos confirmados de coronavirus, incluyendo 370 muertes.

Y en Florida, la policía del condado Hillsborough arrestó el lunes al pastor Rodney Howard-Browne de la River Tampa Bay Church por celebrar repetidos servicios religiosos a los que acudieron cientos de personas.

Este es el hospital de campaña disponible en Miami-Dade si empeora el brote de coronavirus

Loading
Cargando galería


“Nuestra meta aquí no es impedir a nadie que profese su religión, pero la seguridad y el bienestar de nuestra comunidad debe ser prioridad siempre", dijo el alguacil Chad Chronister.

El bufete Liberty Counsel dijo que el arresto de su cliente Howard-Browne fue injustificado porque las familias asistentes mantuvieron una distancia apropiada dentro del templo y en el mercado al aire libre, todos los empleados usaron guantes, los asistentes recibieron un esterilizador de manos, y la iglesia invirtió 100,000 dólares en un sistema purificador.

"Ni la Constitución ni la ley de Florida que protegen a las iglesias y al libre ejercicio de la religión desaparecen" durante las prohibiciones a las multitudes por el virus, señaló el presidente del bufete Mat Staver.

Pocos días después del arresto de Howard-Browne, el gobernador republicano de Florida, Ron DeSantis, emitió un decreto ordenando a los residentes del estado a mantenerse en sus hogares, aunque se les permite salir para realizar cuatro actividades definidas como "esenciales".

DeSantis, quien emitió el decreto apenas horas después de conversar son Trump, estipuló en su decreto que la primera de cuatro excepciones para salir de casa es "asistir a servicios religiosos celebrados en iglesias, sinagogas y templos".

El tema religioso durante esta crisis también se hizo presente en la Casa Blanca, donde un empresario invitó a la población estadounidense a leer la Biblia mientras permanecen en sus hogares desde el podio oficial que llevaba el sello de la presidencia, algo que algunos consideraron una violación de la separación entre religión y Estado establecida en la Constitución.

Mike Lindell, presidente de la empresa MyPillow, dijo además que "Dios nos dio gracia el 8 de noviembre del 2016 para cambiar el rumbo en el que estábamos", la fecha en que Trump ganó sorpresivamente la elección presidencial.

Acto seguido, Trump aseguró que "yo no sabía que él iba a hacer eso, pero es un amigo y lo agradezco".

Y no hay dudas de que el presidente tiene razones para agradecer ese tipo de expresiones, considerando que el voto evangélico es uno de los sectores más importantes en la coalición que llevó a Trump a la Casa Blanca.


Más contenido de tu interés