null: nullpx

Los maestros tuvieron que dejar las aulas para protestar y esto fue lo que consiguieron

¿Qué está ocurriendo con los educadores en Estados Unidos y por qué debería importarnos? Conoce las causas de estos paros, las reacciones de los senadores y las acusaciones de algunos gobernadores.
15 Abr 2018 – 12:55 PM EDT
Comparte
FRANKFORT, KY - APRIL 13: Kentucky Public school teachers rally for a "day of action" at the Kentucky State Capitol to try to pressure legislators to override Kentucky Governor Matt Bevin's recent veto of the state's tax and budget bills April 13, 2018 in Frankfort, Kentucky. The teachers also oppose a controversial pension reform bill which Gov. Bevin signed into law. (Photo by Bill Pugliano/Getty Images) Crédito: Protesta de maestros piden no cortar fondos para educación.

La reciente protesta organizada por el principal sindicato de maestros de Oklahoma terminó después de nueve días consecutivos, pero ellos no han sido los únicos en manifestarse: para los docentes de distintas localidades de Estados Unidos el año comenzó con paros para exigir mejores sueldos, la modernización de recursos de enseñanza y mejoras en las condiciones laborales.

Desde febrero, la inconformidad ha servido para que también West Virginia, Kentucky y Arizona alzaran sus voces con el objetivo de alcanzar sus metas. Este recuento agrupa lo acontecido hasta ahora.

West Virginia: donde todo comenzó


El salario promedio de un maestro que no está contratado por el estado es de 45,000 dólares al año. Con el ingreso más bajo del país, este verano entrará en vigencia un plan de salud más costoso. Este nuevo programa incluye la descarga de una aplicación que cuenta los pasos al caminar. Si los maestros no alcanzan un determinado numero de pasos, podrían ser penalizados con multas hasta de 500 dólares.

La huelga comenzó el jueves 22 de febrero, un día después de que el gobernador republicano Jim Justice firmara una legislación que tiene previstos tres aumentos para maestros, personal de escuelas y policía del estado: dos por ciento a partir de julio, uno por ciento en 2020 y otro uno por ciento en 2021. Para los docentes, estos aumentos no cubren el costo de vida. Además, en declaraciones a Vox, aseguran que este proyecto de ley no trata temas como los seguros de los empleados públicos, los costos de atención médica y las deducciones de impuestos.

A propósito de las huelgas en West Virginia, el reportero del Huffington Post comentó que se libraron en un estado donde "no se supone que los trabajadores del sector público tengan poder colectivo".


Las protestas, que llegaron hasta el capitolio en Charleston, mantuvieron las escuelas cerradas por varias semanas, hasta que el gobernador ofreció un aumento del 5% para el primer año, siempre y cuando fuera aprobado por los legisladores del estado en la nueva ley. El paro terminó, aunque el senado lo bajó a un 4%.

De acuerdo con Educacion Week, fue una huelga caótica y poco ortodoxa, pero inspiró a los docentes de todo el país a preguntarse si esto también podría suceder en sus propios estados.

Todavía queda mucha tela para cortar. El senador republicano Mitch Carmichael ha expresado públicamente sus dudas sobre el aumento de sueldo y la capacidad del estado para pagar por él, sugiriendo en su lugar que cualquier ingreso adicional sea destinado al programa de seguro de salud del estado.

Oklahoma anunció su huelga


Oklahoma fue el segundo estado en organizar una prolongada huelga de maestros en todo su territorio. El 2 de abril fue el primer día de sus protestas. Los docentes de este estado ganan 45,000 dólares en promedio y tienen 10 años sin recibir un aumento.

Los maestros protestaron en el Capitolio y luego de nueve días de manifestaciones vuelven a clases con algunos logros.


Aunque la gobernadora republicana Mary Fallin el 28 de marzo había aprobado un aumento de 6,100 dólares, en Los Angeles Times aseguran que comparó a los maestros que desean mejores recursos con "un adolescente que quiere un automóvil mejor".

Alicia Priest, presidenta de la Asociación de Educación aseguró que las 700,000 razones para protestar eran sus alumnos. “Oklahoma es mejor que esto y los educadores continuaremos luchando para lograr el acuerdo que nuestros estudiantes se merecen”.

En The Conversation, consideran que la huelga en Oklahoma buscaba ir más allá de un aumento de sueldo. Ha sido un movimiento contra una década de políticas económicas fracasadas y la falta de financiamiento en educación. El salario promedio de sus maestros ocupa el puesto 49 entre 50 estados.

Los maestros de Oklahoma están decepcionados con su legislatura. El aumento que habían exigido era de 10,000 dólares. No solo fue menor el incremento acordado, sino que el Senado local no aprobó el proyecto de ley que lo financiaría.

A este problema se suma también que Oklahoma tiene una escasez crítica de maestros, con casi 500 cargos eliminados y más de 500 vacantes. Los educadores migran a otros estados buscando mejores condiciones salariales y de trabajo.

Estos maestros han publicado en redes sociales imágenes de sus libros de texto y algunos parecen tener décadas de antigüedad. Otro profesor contó que gastó más de 5,000 dólares en suministros para su salón de clases en los últimos dos años. Algunos también se quejaron de tener hasta 50 niños en el aula.


Aunque esta huelga terminó después de nueve días, el sindicato de maestros más grande del estado le aseguró a CNN que continúan comprometidos a seguir luchando por más fondos escolares y por un salario mucho mejor.

Kentucky en medio del escándalo por su gobernador


En promedio, los maestros de Kentucky ganan cerca de 52,000 dólares al año y actualmente reciben beneficios que se suponen inviolables, según las leyes del estado. Sin embargo, un nuevo proyecto de ley respaldado por los republicanos podría modificar su plan de pensiones.

En cuestión de días organizaron su huelga y mantuvieron cientos de escuelas cerradas.

El día de ayer, su gobernador Matt Bevin los acusó de los “inevitables ataques a los niños que se quedaron solos en sus casas”, durante el paro. Sin hacer mención a casos específicos, en una improvisada conferencia de prensa afirmó que “…en algún lugar de Kentucky un niño fue agredido sexualmente… porque no había nadie allí para vigilarlo”.


Reseña el Huffington Post que el gobernador republicano no perdió la oportunidad para desacreditar a los maestros y a la huelga, que según él solo sirvió para que se tomaran el día libre.

Stephanie Winkler, presidenta de la Asociación de Educación de Kentucky, lo desmintió y manifestó estar “consternada” por sus declaraciones, sobre todo porque los organizadores avisaron con tiempo suficiente el cierre de las escuelas.

Arizona no se quedó atrás


Los educadores de Arizona ganan 47,000 dólares al año y enfrentan los mismos problemas de sus colegas en otros estados. Por eso no sorprendió que fueran los siguientes en esta ruta de protestas y paros por mejoras salariales.

La semana pasada, miles de maestros se congregaron en el capitolio del estado para exigir un aumento salarial del 20 por ciento y 1,000 millones de dólares para financiar el sistema escolar público. En la última década, Arizona ha recortado más fondos escolares que cualquier otro estado.

El gobernador republicano Doug Ducey aconseja a los maestros que no se hagan ilusiones porque la legislación del estado está debatiendo un presupiesto que los les aprobaría un aumento del 1 por ciento.

The New York Times reseñó que cientos de padres y estudiantes se unieron a los maestros en estas protestas, durante la semana pasada en Chandler.


Bajo la presión de los maestros que amenazaron con retirarse, el gobernador dijo el jueves pasado que ofrecería el esperado 20 por ciento para 2020, sin aumentar los impuestos.

No serán las últimas huelgas


Para muchos maestros que han recibido el apoyo de organizaciones benéficas como Donors Choose y GoFundMe, el sistema educativo no puede depender de la amabilidad de extraños.

Las redes sociales han sido plataformas masivas fundamentales en la difusión de las protestas. Reseña Los Angeles Times que los maestros de Oklahoma, Kentucky y Arizona iniciaron sus protestas en páginas privadas que rápidamente ganaron miles de seguidores. En esos grupos encontraron un espacio para quejarse por los bajos salarios y publicar fotos de las condiciones en que están sus aulas.

Un estudio predictivo


¿Qué sigue? ¿Cuáles serán los próximos estados en sumarse a las protestas? Un estudio realizado por The Brookings Institution en Washington DC, hizo un análisis de las recientes protestas y determinó sus causas comunes, para poder predecir manifestaciones en otros estados.

Michael Hansen, autor de la investigación, tomó en cuenta los factores económicos que están detrás del malestar docente:
1) Bajos salarios en promedio.
2) Reducciones en los salarios ajustados a la inflación, con la recesión de 2007.
3) Reducciones de gastos por alumnos, también por causa de la recesión.
4) Cronogramas de salarios determinados por cada estado.

Esto le sirvió para identificar varios estados con condiciones económicas similares para una huelga de maestros. Mississippi y Carolina del Norte encabezan la lista de Hansen. Mississippi tiene el salario salarial promedio más bajo, detrás de Oklahoma, mientras que Carolina del Norte ocupa el lugar 41 de salarios bajos.

Otros siete estados identificados como posibles focos de protestas serían: Alabama, Georgia, Idaho, Nuevo México, Carolina del Sur, Dakota del Sur y Utah.

Ya en Carolina del Norte los maestros anunciaron que están planificando protestas frente al capitolio del estado para el 16 de mayo.

Loading
Cargando galería
Comparte
RELACIONADOS:Educación

Más contenido de tu interés