null: nullpx

Estudiando sin documentos

No tener papeles es un gran obstáculo para estudiar en la universidad, pero personas como José Reza demuestran que con talento y esfuerzo es posible romper esa barrera. Una vez adentro, sin embargo, tendrá que superar muchos otros retos.
15 Sep 2016 – 11:44 AM EDT





En un país ajeno y sin sus padres

Sigue la evaluación mes a mes:

Las hermanas Rosa y Raquel se superan para poder recuperar las clases perdidas, mientras otros jóvenes que también son migrantes presentan problemas académicos debido a los retos que deben enfrentar.

Uno de ellos es Roy Córdoba de 15 años. Él nació en Estados Unidos y cursa décimo grado. Roy creció hablando español porque se crio en México con sus padres.

En la misma situación se encuentran sus primos Evelyn Rodríguez, de 15 años, que también asiste al décimo grado, y su hermano Cesar Rodríguez, quien tiene 17 años y cursa el onceavo grado. Los tres jóvenes viven con su tía Nancy Vejar en las Cruces, Nuevo México.

Los padres de los menores residen en Ciudad Juárez, pero su estatus migratorio no les permite estar con sus hijos. Aunque los jóvenes están al cuidado de su tía necesitan trabajar en el campo para mantenerse y también les ayudan económicamente a sus familias en México.

En situaciones parecidas viven muchos otros menores como ellos.

El reto es doble porque académicamente están en desventaja: ya que aprenden bajo un currículo escolar diferente al de México, y además, su inglés no está al mismo nivel que el de sus otros compañeros.

En el próximo capítulo les contaré las herramientas que utilizan estos jóvenes para salir adelante y poder ingresar en la universidad.



Educación

El ingreso a la universidad

Ingresar a la universidad es cosa seria. Sigue nuestra guía y no lo hagas a ciegas.

¿Cómo debo prepararme para entrar a la universidad?

Estas son algunas de las cosas que debes tener en cuenta si piensas ingresar a la universidad.

  • Un GPA alto (por encima de 3.5) es la mejor medida del éxito académico de un estudiantes y así lo valoran todas las universidades.
  • Es muy importante tomar desde temprano materias avanzadas (honors).
  • Los cursos AP (Advanced Placement) ofrecidos por la mayoría de los high schools a sus alumnos mejor preparados, son una medida fundamental de los retos académicos que está dispuesto a asumir un estudiante y por ello es importante tomar todos los AP que sea posible.
  • Una buena preparación para los exámenes estandarizados a nivel estatal ayuda a solidificar el prestigio de la escuela y es una buena señal de la capacidad académica del estudiante.
  • Obtener un buen puntaje en el PSAT (preparado por el College Board y la National Merit Scholarship Corporation) puede ser para un estudiante el activo más valioso de sus años en el high school, ya que muchos colegios ofrecen becas generosas a los estudiantes que obtienen los mejores resultados.
  • Prepararse a conciencia para el SAT o el ACT es muy importante, porque todos los colleges tienen sus puntajes como referencia a la hora de escoger a sus estudiantes. El tomar un curso preparatorio o practicar con las pruebas de ensayo que están disponibles en la página web del SAT, puede ayudar a familiarizarse con la prueba y contribuir a obtener mejores puntajes.

¿Qué debo tener en cuenta a la hora de elegir una universidad?

  • Hay que tener muy en cuenta los intereses personales. No todas las universidades ofrecen los mismos majors. Y no todos los ambientes son iguales. Lo importante a la hora de escoger es tener los merecimientos académicos.
  • Puede ser útil informarse sobre las diferentes carreras y sobre las opciones laborales que las mismas ofrecen. Para hacerlo, es bueno conversar con el consejero del high school. Hay también recursos en línea que ofrecen información útil.
  • Hay diferentes instituciones (incluidos muchos high schools) que ofrecen la oportunidad de conocer las mejores universidades del país. Es una oportunidad que no se puede rechazar, pensando que no es posible llegar a ellas. Todas las universidades tienen páginas en internet, en las que es posible saber qué se estudia en las mismas.
  • Aunque existen programas que permiten aplicar gratis a muchas universidades, por lo general las aplicaciones tienen un costo. Por eso es importante seleccionar un buen portafolio de colleges. Comenzando por el college de los sueños (haciéndole toda la fuerza y pensando que “sí se puede”).
  • Si tus antecedentes académicos no son los mejores, incluye de todas maneras un par de las llamadas “reach schools” (aquellas que exigen, en promedio, un poco más de lo que has logrado). Muchos de los estudiantes que aplican a las reach schools son aceptados.
  • Incluye también algunas de las llamadas “match schools” (aquellas que están a la altura de tus resultados) y no dejes de aplicar a una “safety school” (aquella en la que estés seguro de que te aceptarán).

¿Qué diferencia hay entre un college y una universidad?

Un college es una institución de educación terciaria que ofrece estudios de pregrado generalmente de cuatro años, y que al final otorga un título de Bachelor. Dentro de los colleges están los community colleges, que otorgan el título de Associate después de dos años de estudios de pregrado.

Aunque los colleges son considerados instituciones universitarias, y aunque las palabras college y “universidad” suelen ser empleadas intercambiablemente, la universidad es oficialmente una institución que ofrece programas de estudios tanto de pregrado como de posgrado. Por esto, un college puede ser parte de una universidad.

Medicina, administración empresarial y derecho son algunas carreras que requieren estudios más allá del college como entrenamiento.

¿Qué se necesita para entrar a la universidad?

Esto varía mucho de universidad a universidad y de la calidad de esta, pero por lo general se necesitan estos documentos claves:

  • Formulario de aplicación (application form).
  • Pagar una tarifa de aplicación (application fee).
  • Calificaciones (academic documents or transcripts). Esta es la pieza más importante de todo el paquete de aplicación. Debe tener un carácter oficial, o sea, estar impreso en un papel donde figure el nombre de la escuela o del Ministerio. Y estar firmado por un oficial de la misma o del Ministerio (director o semejante) y tiene que estar sellado con el sello oficial de la escuela o Ministerio.
  • Exámenes (SAT, ACT, IELTS, TOEFL). Muchas universidades sólo requieren que se tome el SAT o el ACT si eres un estudiante nacional, los estudiantes internacionales están exentos. Un ensayo (essay).
  • Cartas de recomendación (letters of recommendation). Estas usualmente vienen de profesores, consejeros, líderes comunitarios o adultos que conozcan al estudiante en una capacidad más académica o profesional.
  • Formularios de la escuela en la que se ha estudiado el equivalente al high school (school forms).
  • Una lista de actividades extracurriculares.
  • Otros (depende de la universidad, pueden ser una entrevista, un portafolio, un video, récords deportivos, etc.).

Una universidad puede, por ejemplo, exigir un promedio o GPA de más de 3.0, un número mínimo de horas comunitarias, o un puntaje mínimo en el SAT o en el ACT.

¿Qué actividades extracurriculares son importantes?

La participación en las actividades escolares es un factor al que la mayoría de los colleges le dan un gran valor. Estas son algunas de las más importantes:

  • Pertenecer a un club (literario, o de ciencias, por ejemplo) es una manera muy importante de darse a conocer por fuera de la clase. Llegar a presidir alguno de los clubes o fundar un club en la escuela es una señal de liderazgo.
  • Aunque el high school no ofrezca deportes a nivel competitivo, o el desempeño deportivo no sea el mayor atributo del estudiante, pertenecer a un equipo puede ser muy importante. Ser capitán de un equipo, en cualquier deporte, es una importante señal de liderazgo.
  • Ser elegido para participar en una “sociedad honoraria” (Honors Society) agrega muchos puntos a la historia personal.
  • Establecer una relación de amistad con uno o más profesores del área de interés profesional del estudiante puede llegar a ser muy importante a la hora de conseguir una buena recomendación para el college.
  • Los consejeros escolares, son muy importantes a la hora de tener claros los pasos que se necesitan para llegar a la universidad. Es importante establecer una buena relación y visitar con frecuencia al consejero/a de la escuela desde el primer año de high school. Si no los hay, es bueno buscar ayuda de una de las múltiples organizaciones creadas para brindar ese tipo de asesoría.

¿Cómo se gestionan las horas comunitarias?

Los colleges y las universidades valoran mucho el servicio comunitario a la hora de seleccionar a a sus estudiantes y ofrecerles ayudas financieras.

Muchos high schools exigen un mínimo de horas de servicio comunitario. Hay que hacerlas, aún si la escuela no las pide. Mientras más se tengan, mejor. Algunas sociedades académicas (Honors Societies) valoran mucho el servicio comunitario e instan a sus miembros a realizarlo.

Algunos colleges, prefieren el llamado “Service Learning”, en el que el estudiante desarrolla habilidades relacionadas con su área de interés. En general, valoran mucho la experiencia ganada en este servicio.

Algunos high schools ayudan a sus estudiantes de último año a conseguir un internship relacionado con la carrera que hayan elegido cursar en la universidad. El participar en un internship, durante uno o dos veranos, es una forma excelente de desarrollar competencias académicas, de conocer más sobre un área de estudios y de desarrollar una relación con un supervisor que pueda escribir una carta de recomendación para incluir con los materiales de solicitud de admisión a la universidad.

¿Cuáles son los errores más comunes a la hora de aplicar a la universidad?

Uno de los errores más comunes, dice Juan García del ACT, uno de los dos exámenes estandarizados para entrar a la universidad, es usar una dirección de correo electrónico demasiado informal. Esto está bien para uso personal, pero todo estudiante debe tener una dirección formal que use para propósitos académicos y profesionales.

Otro error que cometen los estudiantes en su aplicación ocurre cuando alguien que no es el estudiante llena la aplicación y escribe su propia información en vez de la del estudiante, comenta García.

Una de las cosas más importantes en las que fallan los estudiantes es en pasarse de las fechas límites que exigen las universidades para entregarles los documentos de la aplicación.

¿Qué posibilidades tengo de estudiar en una universidad de élite?

Muchos estudiantes no aplican a las universidades más selectivas porque creen que no las pueden pagar. Con las ayudas financieras, sin embargo, su costo puede ser muy bajo. Para que los estudiantes que van a ingresar a la universidad tengan una idea de cuánto les pueden costar sus estudios, el gobierno exigió que todas las entidades de educación superior desplieguen en sus páginas de internet una “calculadora de precio neto”.

El “precio neto” es la cantidad que deben pagar los estudiantes para atender una institución de educación superior en un año académico después de descontar las ayudas financieras que ofrece la institución y las becas conseguidas por el estudiante, dentro o fuera de la universidad.

Antes de desanimarte por el costo de la universidad en la que has puesto tus ojos, consulta la “calculadora de precio neto” que hay en su página web.

El Departamento de Educación tiene una página en internet (en inglés) que explica en qué consisten las “calculadoras de precio neto” y te ofrece un buscador para encontrar las calculadoras de las universidades de tu elección.


  • Compartir esta evaluación:


Un reto doble

Sigue la evaluación mes a mes:


Las gemelas Raquel y Rosa Anguiano están en décimo grado y todavía les falta dos años para asistir a la universidad, pero ya se están preparando académicamente para lograrlo. Ellas aseguran que el reto es doble comparado al de los compañeritos de su edad.

El trabajo en el campo las ha rezagado muchísimo. Perdieron materias en noveno grado que aún no han podido recuperar porque viajan de un estado a otro en busca de trabajo en el campo. A pesar de que ponen todo su empeño, cuenta Rosa, una de las hermanas, tienen miedo de no cumplir la meta.

“Se siente como imposible agarrar los sueños”, dice.

Un sueño que es difícil pero no imposible si siguen los canales adecuados según el personal del programa de estudiantes migrantes de la ciudad de Las Cruces en Nuevo México. Bernardo López, reclutador de esta institución, dice que gran parte del problema es que los alumnos desconocen los recursos que tienen a su disposición.

Todos los distritos escolares del país, asegura, tienen cursos para recuperar los créditos perdidos. Los horarios son flexibles porque pueden asistir por la tarde y hasta por la noche. Incluso pueden tomar sus clases regulares al mismo tiempo que recobran los créditos.

Para obtener esta ayuda se le recomienda al estudiante platicar con el consejero de su colegio. Además de estar inscrito como un estudiante migrante y de esta manera califica y lo recibe gratis.

Las hermanas Anguiano reciben esta ayuda. Pero aún sufren las consecuencias de la brecha académica. A veces trabajan en el campo en la temporada de clases. Ellas cuentan que muchas veces están tan cansadas que ni pueden hacer sus tareas, pero que su economía no les permite otra opción. Mientras, reciben tutoría que le provee el programa para jóvenes migrantes en sus casas.

En el próximo capítulo les contaré cómo han avanzado las gemelas en sus materias. También les tendré los retos académicos y personales que enfrentan otras familias migrantes.


Educación

Manual del sistema escolar en Estados Unidos

Aprende cómo funcionan las escuelas, cómo navegarlas y qué esperar de ellas.

¿Cómo funcionan las escuelas en Estados Unidos?

La educación en Estados Unidos está descentralizada y las mayoría de reglas varían de acuerdo al estado donde se encuentra la escuela.

En la mayoría de los estados las leyes exigen que todos los niños entre los 5 y los 16 años vayan a la escuela, pero lo mejor es llamar al departamento de educación de su estado para averiguar las edades entre las cuales es obligatoria la asistencia a la escuela.

En muchos estados es posible educar a los hijos en casa, una práctica que se conoce como home schooling.

En Estados Unidos hay escuelas públicas y privadas. Cada estado decide lo que se enseña en las escuelas públicas, aunque en los últimos años se ha dado una tendencia a la estandarización de los currículos (con un programa llamado Common Core).

Las escuelas públicas son gratuitas y en ellas no hay instrucción religiosa. El dinero para pagar las escuelas públicas, que en su mayoría son mixtas, proviene de los impuestos a la propiedad.

Las escuelas privadas cobran una matrícula conocida como tuition, y muchas de ellas son administradas por grupos religiosos.

¿A qué edad tienen que entrar los niños al sistema escolar?

En general, los niños pueden empezar en un programa preescolar a los 4 años de edad (en algunos estados pueden empezar desde los 3 años). No todos los distritos escolares ofrecen programas públicos de preescolar y los padres deben recurrir a instituciones privadas (algunas de las cuales ofrecen servicios de “day care”, desde muy temprana edad).

Cuando los niños cumplen 5 años pueden ingresar a un kindergarden (que tampoco son ofrecidos obligatoriamente por todos los distritos). Los niños no están obligados a ir al kindergarden, pero es una experiencia muy valiosa y ayuda a preparar al niño para la escuela primaria o “elementary school”.

La edad es un factor muy importante en la ubicación de los estudiantes en un determinado grado. En términos generales la escuela primaria (“elementary school”), de primero a quinto grado, acoge a los niños entre los 6 y los 10 años. La escuela intermedia (“middle school”), de sexto a octavo grado, a niños entre 11 y 13 años de edad, y la escuela secundaria (“high school”), del grado noveno al doce, a niños entre 14 y 18 años de edad.

En total, los niños tienen que estudiar obligatoriamente 12 años antes de llegar a la educación superior.

¿Dónde puedo matricular a mi hijo?

En Estados Unidos las escuelas públicas están divididas en distritos, y por lo general los estudiantes asisten a la escuela del distrito escolar donde viven sus padres (por eso es tan importante tener en cuenta la calidad de las escuelas a la hora de elegir el sitio para vivir).

Si los padres están separados, el estudiante asiste a la escuela del distrito donde vive el padre que tiene la custodia (o con el que pasa la mayor cantidad de tiempo). Para saber cuál es la escuela a la que deben asistir los hijos lo mejor es llamar o visitar la oficina principal de su distrito escolar.

Si la familia se muda fuera del distrito escolar durante el año lectivo, el estudiante puede quedarse en la escuela durante el resto del semestre o pedir permiso para quedarse todo el año. De hecho, un estudiante puede presentar una solicitud para asistir a una escuela pública que esté por fuera de su distrito, aunque en algunos casos tendría que pagar una matrícula en esa escuela para ser aceptado y no siempre los cupos están garantizados.

¿Cómo es la jornada escolar en Estados Unidos?

En casi todos los estados el año escolar comienza en los meses de agosto o septiembre y termina en mayo o junio del año siguiente. Hay cerca de tres meses de vacaciones de verano en junio, julio y agosto. En algunos lugares los niños asisten a clases durante todo el año.

La jornada regular normal va de lunes a viernes, y por lo general comienza temprano en la mañana y acaba después del mediodía. La jornada escolar dura usualmente entre 5 y 7 horas. Los estudiantes almuerzan usualmente en la escuela. Muchas escuelas ofrecen almuerzo gratuito o a un precio muy reducido para los estudiantes.

Los niños deben llegar a tiempo a la escuela. Si por algún motivo van a llegar tarde, se debe llamar o enviar una nota a la escuela explicando los motivos. Las escuelas le dan mucha importancia a la asistencia de los niños (a tal punto que el “perfect attendance” es uno de sus premios más preciados).

Si tienen que salir temprano por alguna razón (ir al médico o al dentista, por ejemplo) es necesario escribir una nota a la escuela que debe ser entregada al principio de la jornada. Cuando los padres vayan a recogerlos tienen que ir a la oficina principal.

¿Cómo hacen los estudiantes para ir y volver de la escuela?

Los niños que viven cerca de la escuela en la cual fueron inscritos (y dependiendo de la zona y el clima) por lo general van caminando o en bicicleta (las escuelas suelen tener espacios para guardarlas durante la jornada escolar).

Los niños que viven lejos de la escuela usualmente utilizan un autobús escolar o un transporte público. La gran mayoría de las escuelas públicas tienen autobuses que prestan el servicio de manera gratuita. Algunas cobran una pequeña cuota por el uso del servicio.

Los autobuses escolares recogen a los estudiantes y los dejan en una parada cerca de su casa. Cuando un autobús escolar está detenido recibiendo o dejando a los estudiantes, los demás automovilistas tienen que respetar las señales de “Pare” que suelen llevan pegadas a los lados del bus. Si tu hijo toma un autobús escolar, es bueno tener el número del del autobús, el lugar y la hora donde se sube y el lugar y la hora donde se baja. Para averiguar si el estudiante tiene derecho a utilizar el autobús escolar se debe llamar a la escuela o al distrito escolar al que pertenece.

¿Qué pasa si la jornada laboral termina más tarde que la jornada escolar y no hay quién pueda recoger al estudiante?

Muchas de las escuelas públicas del país tienen los llamados programas para después de la escuela (“after school”) que se crearon para evitar que los niños permanezcan sin guía después de la escuela y puedan aprovechar el tiempo para adelantar sus tareas escolares o reforzar algunas de sus habilidades en el campo del arte y la cultura.

Estos programas son un gran apoyo para los padres trabajadores y mantienen a los niños en ambientes seguros (dentro de la misma escuela o en instalaciones especiales) y ayudan a evitar la deserción escolar.

Pregunte en la escuela donde está inscrito su hijo si existe algún programa de “after school”. La mayoría de ellos son gratuitos, pero hay algunos que piden algún tipo de contribución por parte del estudiante para garantizar su continuidad.

Los horarios son limitados y las escuelas suelen ser muy estrictas con su cumplimiento (cobrando incluso algunas multas por retrasos en la recogida de los estudiantes) para evitar que se abuse de ellos. Afterschool Alliance ofrece información sobre estos programas a nivel nacional.

¿Tengo que pagar algo por la educación de mi hijo?

Las escuelas públicas son gratuitas, pero no hay que olvidar que se pagan con los impuestos a la propiedad (ya sea que tú o tu arrendador los pague, caso en el cual hacen parte de su canon).

Pero ese no es el único pago que tendrás que hacer durante el año escolar. Usualmente la escuela facilita los libros que se necesitan a lo largo del año, pero si el estudiante los pierde o los daña, tiene que pagar por ellos. Algunas escuelas cobran una cuota por actividades extraescolares, como música o deportes. Otras cobran una tarifa básica por los almuerzos escolares (los padres de muy bajos ingresos pueden ser eximidos de este cobro).

La mayoría de las escuelas acostumbran hacer “excursiones” con sus estudiantes y los llevan de paseo por museos, zoológicos y otros lugares. Aunque no siempre lo hacen, hay ocasiones en que piden una pequeña cuota para financiar la “excursión”. Otras veces piden a los padres que colaboren de manera voluntaria para ayudar a cuidar a los estudiantes durante el viaje.

¿Todas las escuelas públicas son iguales?

No. Hay algunas escuelas públicas que ofrecen programas especiales a sus estudiantes y en las que el ingreso está determinado por los méritos de los estudiantes y no por el lugar de residencia. Hay dos tipos de escuelas en esta categoría: las escuelas Magnet y las escuelas Charter.

Las Magnet son escuelas públicas muy competitivas con altos estándares académicos, que se centran en un tipo particular de estudio, como las artes o las ciencias. Tienen alta demanda y muchas veces el ingreso se hace por sorteo. Por lo general tratan de fomentar la diversidad racial, étnica y/o económica de los estudiantes. Las escuelas Magnet nacieron el los años 60 del siglo pasado con el fin de atacar la desigualdad en la educación en las escuelas públicas.

Las Charter son también escuelas públicas que cuentan con la aprobación y algo de financiamiento por parte del estado, pero que son administradas por grupos comunitarios o compañías privadas. Estas últimas tienen clases más pequeñas y estándares académicos más altos que las escuelas públicas tradicionales. Las escuelas Charter están libres de algunas de las regulaciones de las escuelas públicas, pero deben rendir cuentas a una junta escolar local o estatal.

¿Qué pasa si mi hijo no puede terminar el high school?

En Estados Unidos los niños tienen que asistir a los grados uno a 12 para poderse graduar de high school. Los niveles de deserción, sin embargo, son muy altos, especialmente entre los latinos. En el año 2013, según un estudio, 22 de cada 100 estudiantes latinos no terminaban el high school. Pero como la mayoría de los empleadores exigen un diploma de high school o equivalente, hay varias opciones para las personas que han abandonado la escuela secundaria.

Algunos high schools tienen clases nocturnas para estudiantes que abandonan la escuela y que permiten obtener el diploma de secundaria. Existen, además, clases diurnas y nocturnas (algunas en español) para pasar la prueba de equivalente de high school (HSE o GED). La mayoría de las universidades y empleadores aceptan los diplomas HSE. Muchas bibliotecas públicas tienen información sobre las clases HSE. Aquí puede averiguar cuáles son los requisitos.


  • Compartir esta evaluación:


Las desventajas académicas y emocionales de migrar

Sigue la evaluación mes a mes:


Las desventajas académicas por mudarse de un lugar a otro debido al trabajo en el campo no es el único problema que les afecta a los hermanos Cesar y Evelyn Rodríguez. Estar separados de sus padres quienes viven en México es una situación que les genera preocupación a ellos y a su primo Roy Córdoba quien están en la misma situación.

Los tres jóvenes viven en la ciudad de Las Cruces en Nuevo México con su tía Nancy Vejar. Este ajuste ha creado un desbalance emocional para los menores. El problema es tal que se ve reflejado en el progreso académico y en sus vidas.

Pero su tía Nancy asegura que hay muchos recursos y maneras de proceder para ayudarlos.

Por ejemplo, ella recurrió a asesoría profesional para aprender a lidiar con la situación de sus sobrinos. Dice que su hogar es humilde, no tienen internet, pero esto no es obstáculo para que sus sobrinos avancen. Las tareas de la escuela las hacen en la biblioteca. Allí tienen acceso a computadoras e internet. Otro paso que le funciona a la tía es estar en constante comunicación con los maestros. De este modo sabe qué sucede con los jóvenes y como los puede apoyar. Poco a poco han avanzado y ya saben más inglés, según nos cuenta.

Nancy trata de que vean a sus padres para que el proceso sea más fácil. Cada fin de semana, si es posible, los lleva para que crucen la frontera y sus familiares los esperan en Ciudad Juárez en México. Todo con el objetivo de crearles un ambiente saludable para que logren su objetivo de ir a la universidad y convertirse en profesionales.


  • Compartir esta evaluación:

*****


RELACIONADOS:EducaciónUniversidades
Publicidad