null: nullpx

"La muerte del rey o el fin de una dinastía": los eclipses lunares eran vistos como malos presagios

Fueron usados para aterrorizar pueblos. Los usaron también a su favor desde ejércitos ancestrales hasta Cristóbal Colón. Estos son algunos recuentos de cómo cuando la Luna se tornó roja en el cielo –como ocurrirá este domingo– los hombres lo relacionaron con preocupantes acontecimientos.
20 Ene 2019 – 10:38 AM EST
Comparte
1/17
Comparte
Este domingo 20 de enero a las 9:36 pm (ET) ocurrirá un eclipse total de luna en el que la Tierra se situará entre el Sol y la Luna, haciendo que el satélite pierda toda su luz y gane un intenso tono rojizo, lo que es conocido como luna roja o luna de sangre. Crédito: Getty Images
2/17
Comparte
Aunque en nuestros tiempos, este evento que ocurre en el cielo es comprensible, predecible y admirable, en tiempos pasados este cambio dramático y vertiginoso en la Luna y su color generó profundos miedos y fue leído como un mal augurio. Crédito: Getty Images
3/17
Comparte
El rey podía morir. En Mesopotamia –lo que hoy sería tierra de Irak– los eclipses de luna acarreaban serios presagios sobre la muerte del rey. Que la luna desapareciera del firmamento traía, en general, preocupaciones sobre la supervivencia de quién gobernaba. Crédito: Getty Images
4/17
Comparte
Por eso, en las vísperas de un eclipse lunar, los babilonios que vivían en al sureste de Mesopotamia solían nombrar unos días antes de que ocurriera el temido fenómeno a otro rey, uno falso. Elegían un rey sustituto a quien vestían con trajes, coronaban y sentaban en el trono, para que el rey verdadero no fuera llevado por el mal augurio. El rey de verdad mantendría durante esa noche un perfil bajo y evitaría ser visto. Crédito: Getty Images
5/17
Comparte
Las referencias a este ritual son múltiples. Según el libro del Siglo XIX, ‘La historia de los eclipses’, hay más de 30 menciones de este ritual en varias cartas de Asiria (norte de Mesopotamia), que datan del primer milenio a. C. El mal augurio no tendría lugar solo si el planeta Júpiter era visible durante el eclipse, esa sería una señal de que el rey estaría a salvo. Crédito: Getty Images
6/17
Comparte
Marcaría el fin de una dinastía
Las relaciones entre los eclipses lunares y los finales de los reyes no era una cosa exclusiva de Mesopotamia. Los historiadores han encontrado referencias en crónicas primitivas chinas, conocidas como ‘Anales de Bambú’, en las que justamente se relacionó un eclipse de luna con el fin de la dinastía reinante.
Crédito: Getty Images
7/17
Comparte
En un eclipse lunar que habría tenido lugar en 1059, a de C, se habrían desencadenado una serie de eventos políticos y militares que trajeron el fin de la dinastía Shang y la transición hacia la nueva dinastía: la Zhou. Crédito: Getty Images
8/17
Comparte
Desencadenaría desastres militares
El 27 de agosto de 413 a. C., los libros antiguos registraron la coincidencia de un eclipse lunar con el desastre del ejército ateniense. Las tropas estaban en Sicilia luchando contra las fuerzas de Siracusa y lo estaban haciendo mal. La enfermedad estalló entre los soldados y su comandante Nicias decidió que los atenienses deberían abandonar la isla.
Crédito: Getty Images
9/17
Comparte
En el libro ‘La historia de los eclipses’ se puede leer cómo Plutarco dejó consignados los hechos ahí ocurridos: “Todo en consecuencia fue preparado para el embarque, y el enemigo no prestó atención a estos movimientos, porque no los esperaban. Pero en la noche sucedió un eclipse de la Luna, en el cual Nicias y todos los demás fueron golpeados con un gran pánico, ya sea por ignorancia o por superstición”. Crédito: Getty Images
10/17
Comparte
Al parecer los atenienses tenían alguna idea de lo que era un eclipse de Sol, pero no tenían una idea clara de que la Luna, cuando está llena, podía perder repentinamente su luz y asumir una variedad de colores entre marrones y rojo. Por lo tanto, lo consideraron un fenómeno extraño y sobrenatural. El ejército siracusano capturó a los aterrorizados soldados atenienses antes de que pudieran huir. Crédito: Getty Images
11/17
Comparte
Estrategia para asustar
En la víspera de los eclipses lunares, muchos intentaban valerse del particular fenómeno en el cielo para crear pánico entre el pueblo y sus gobernantes.
Crédito: Getty Images
12/17
Comparte
Cuenta la historia que, durante un eclipse registrado en 1349, una mujer considerada en la época una 'bruja', -era plena Edad Media-, quiso hacerse ver cómo la responsable de que del cielo desapareciera la luna de manera extraña. Sin embargo, el matemático y filósofo Thomas Bradwardine (arzobispo de Canterbury) que había estudiado astronomía no dejó que la amenaza proliferara retando a la mujer con que él podría predecir exactamente cuándo pasaría esa desaparición del cuerpo celeste y por cuanto tiempo, quitándole todo poder.
Crédito: Getty Images
13/17
Comparte
Otro eclipse lunar, ocurrido siglos después, en 1504, cuando Cristóbal Colón había zarpado para encontrar el nuevo mundo, fue el responsable de un cambio en los designios de la historia.
Crédito: Getty Images
14/17
Comparte
Según lo narra Duncan Steel en su libro ‘Eclipse: El fenómeno celestial’, en junio de 1503 una epidemia de gusanos estaba devorando los barcos de Colón, lo que lo obligó a aterrizar en la isla caribeña ahora conocida como Jamaica. Pero, aunque los indígenas de la isla, la tribu Arawak, los alimentó por seis meses, eventualmente, dejaron de querer renunciar a su yuca y pescado. Crédito: Getty Images
15/17
Comparte
Ante las tensiones entre marineros e indígenas por la comida, Colón tuvo que hacer algo. Tres días antes de que ocurriera un eclipse lunar, la noche del 29 de febrero de 1504, le dijo al jefe arahuaco que su dios cristiano estaba enojado y que eso se revelaría en tres días, cuando la luna desaparecería del cielo y se pondría roja de furia. Crédito: Getty Images
16/17
Comparte
Basó esto en el conocimiento de un eclipse señalado en el almanaque del astrónomo del siglo XV, Johannes Müller von Königsberg, en el que confiaban los navegantes. De hecho, tres días después, la luna desapareció y pareció sangrar. Crédito: Getty Images
17/17
Comparte
Aterrorizados, los Arawaks llegaron corriendo a los barcos españoles cargados con provisiones y suplicaron a Colón que intercediera ante su dios en su nombre. La luna apareció, y los indígenas creyeron que Colón había firmado un acuerdo de paz don su dios, por lo que los acogieron casi por un año y medio más. Crédito: Getty Images
Comparte
En alianza conCivic Science

Más contenido de tu interés