Guerras

Reino Unido invadió Irak sin agotar las vías pacíficas

El Informe Chilcot, una investigación de más de siete años, critica al exprimer ministro Tony Blair y sostiene que la invasión se realizó con datos de una "inteligencia defectuosa".
6 Jul 2016 – 12:39 PM EDT

Reino Unido se sumó a la invasión de Irak en 2003 sin "haber agotado todas las opciones pacíficas" y tomó la decisión en función de una "inteligencia defectuosa". Estas son dos de las conclusiones del informe Chilcot, presentado este miércoles y que critica duramente la actuación del entonces primer ministro inglés, Tony Blair.

Según la investigación, que se ha realizado durante los últimos siete años y consta de 12 volúmenes, las pruebas de que Sadam Hussein tenía armas de destrucción masiva se presentaron como "una certeza que no estaba justificada".

"No se cuestionaron y debieron de haberse cuestionado" las evidencias o pruebas que utilizaron tanto Estados Unidos, Reino Unidos como España para liderar la coalición internacional que invadió el país, ampliamente contestada por las poblaciones de dichos países.


La investigación, liderada por el diplomático John Chilcot (de quien toma el nombre el informe), supone un duro golpe para el legado de Tony Blair. Según señaló Chilcot, el exprimer ministro, que estuvo al frente del país desde 1997 a 2007, se lanzó a la guerra antes de acabar con todas las vías pacíficas y sin haber evaluado las consecuencias pese a haber “advertencias explícitas”.

El diplomático resumió la planificación de la situación en Irak en solo dos palabras: “totalmente inadecuada”.

El informe destaca que Hussein, al que califica como “indudablemente un brutal dictador”, no suponía ninguna amenaza en el momento en el que se decidió lanzar la invasión, a la que Reino Unido participó con 30,000 soldados. Según los documentos, Blair llegó a prometer al presidente George Bush seguirle “pasara lo que pasara” en julio de 2002, meses antes de la invasión.

Chilcot recordó que 200 británicos murieron por la guerra en Irak. Además, puso de manifiesto que la actual situación de Irak dista mucho de considerarse pacífica. De hecho, comenzó recordando que este pasado fin de semana fallecieron centenares de personas por una ola de atentados.

Blair "volvería a tomar la misma decisión"

Tony Blair no tardó en reaccionar. Pese a que en ya ha pedido perdón por haber tomado la decisión de invadir el país, el exprimer ministro se reafirmó en su decisión. “Creo que tomamos la decisión correcta. El mundo está mejor y es más seguro”, afirmó.

Pese a que reconoció que siente “más pena, arrepentimiento y disculpas de lo que nunca llegaréis a saber o imaginar”, Blair dejó claro que “volvería a tomar la misma decisión”.


Blair, de 63 años, aceptó las conclusiones del informe y llegó a admitir y asumir “la responsabilidad de los errores en la planificación y el proceso. Acepto mi entera responsabilidad por aquellos errores, pero eso no es contradictorio con lo que digo, que creo que tomamos la decisión correcta”.

La guerra de Irak ha dejado desde el 2003 cerca de 251,000 personas fallecidas, según el recuento realizado por Iraq Body Count.

Publicidad