null: nullpx
Coronavirus

Sin tregua la crisis laboral: crece a casi 41 millones la cifra de trabajadores sin empleo en EEUU

Expertos temen que estemos ante una segunda ola de despidos en la que, además de trabajadores de empresas privadas, se están eliminando empleados públicos. Ello demoraría aún más la que ya se anticipa sea una lenta recuperación de la economía de EEUU. Sigue aquí nuestro live blog con lo último de la pandemia.
28 May 2020 – 08:30 AM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Otras 2.1 millones de personas pidieron el subsidio por desempleo en Estados Unidos en la semana finalizada el 23 de mayo, reveló este jueves el Departamento del Trabajo, en medio de temores a una segunda ola de despidos que esté comenzando a afectar también a los trabajadores públicos a pesar de las reaperturas graduales en todos los estados del país.

Ya suman un récord de casi 41 millones las personas que han buscado esta ayuda económica desde que la pandemia del coronavirus arreció en el país a mediados de marzo.

Han sido 10 semanas en las que se han eliminado todos los empleos creados en Estados Unidos desde la Gran Recesión del 2008, en una crisis que la Reserva Federal reconoce no será superada rápidamente y puede ocasionar un daño prolongado en un mercado laboral donde los más afectados son los trabajadores con bajos salarios.

"En la semana finalizada el 23 de mayo, la cifra ajustada estacionalmente de los pedidos iniciales (del subsidio por desempleo) fue de 2,123,000, un declive de 323,000 frente al dato de la semana previa", dijo el gobierno en su reporte.

Si bien ha ido bajando en las últimas semanas desde el máximo de 6.9 millones de pedidos en la semana finalizada el 28 de marzo, este indicador sigue en niveles altos en el rango de los millones debido probablemente a las demoras en el procesamiento de las solicitudes y al cierre de negocios que inicialmente no fueron afectados por las restricciones de distanciamiento físico pero han sido golpeados por la débil demanda.

A esto se le pueden estar sumando, según analistas, despidos en el sector público. Para frenar una potencial avalancha de trabajadores gubernamentales sin trabajo, economistas han advertido que es clave que el Congreso apruebe dinero para los estados en un nuevo paquete de estímulo económico del que se desconoce hasta el momento cuándo recibiría luz verde en Washington.

"Los estados se van a quedar rápidamente sin dinero porque los impuestos que van a recaudar en estos meses en esta recesión tan profunda van a ser mínimos y, en cambio, todo lo que tienen que pagar no solo se va a mantener igual sino que van a aumentar, (como por ejemplo) lo que tiene que ver con la salud pública y demás", explicó recientemente a Univision Noticias Andrés Vinelli, vicepresidente de políticas económicas del Center for American Progress.

Asimismo, "la mayoría de los estados tienen una cláusula de presupuesto equilibrado, quiere decir que no pueden gastar más de lo que recaudan, entonces ahí va a haber una crisis de falta de dinero a nivel de cada uno de los estados que va a ser brutal, y eso significa que van a tener que echar a un montón de maestros y empleados públicos. Estamos hablando de cientos de miles de personas que tienen sus empleos bajo la mira en esta situación", agregó.

Se confirma la caída económica

El informe de las solicitudes del subsidio por desempleo también ha comenzado a reflejar las solicitudes realizadas por personas que anteriormente no eran elegibles a este subsidio, como por ejemplo quienes trabajan por cuenta propia o son contratistas independientes. Estos trabajadores ahora sí pueden acogerse al beneficio porque el Congreso los contempló dentro del masivo paquete de estímulo aprobado a fines de marzo.

Los datos de las pasadas semanas presagian que mayo ha sido otro oscuro mes para el mercado laboral estadounidense. Esto después de que el reporte oficial de abril mostró que más de 20.5 millones de personas se quedaron sin sus fuentes de ingresos y que la tasa del desempleo se disparó a cerca del 15%, una debacle que no se veía desde la Gran Depresión.

Las cifras son evidencia contundente del duro golpe que ha dado la propagación del virus por todo el país, al obligar el cierre de comercios, tiendas minoristas y restaurantes que mueven buena parte del sector de los servicios, uno de lo pilares de la mayor economía del mundo.

Ello sugiere que el impacto de la crisis en el sector laboral ha sido más amplio de lo que se pensaba inicialmente y que ha salpicado otras industrias más allá de las relacionadas con los servicios, que mueven el 70% de la economía estadounidense.

Este jueves también se confirmó el duro golpe que asestó la pandemia a la economía estadounidense, que se contrajo un 5% en el primer trimestre del año, su mayor declive desde la Gran Recesión del 2007-2009.

Mira también:

📷 AT&T, Victoria's Secret y JC Penney: cierres y quiebras de tienda devastan a emblemáticas empresas de EEUU

Loading
Cargando galería
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés