null: nullpx
Inmigración

"Me voy a México, no quiero jugarme la vida aquí": empleados con visas H-2A reclaman que su empresa no los protege del coronavirus

Un grupo de choferes de Dalhart, en el Pandhandle de Texas, se queja de que la empresa para la que trabajan no ha tomado medidas suficientes para evitar la propagación del virus pese a que han comenzado a multiplicarse los casos en las últimas semanas.
12 Sep 2020 – 08:25 AM EDT
Comparte
Cargando Video...

Desde hace al menos dos semanas, el coronavirus comenzó a propagarse entre los empleados de una empresa de transporte en Dalhart, en el Pandhandle de Texas. Uno, dos... hasta siete trabajadores se sumaron a la lista de posibles contagiados con covid-19. Al final, tres de ellos fueron hospitalizados; otros cuatro fueron aislados en un hotel de la zona. Pero los que se quedaron durmiendo y comiendo en los contenedores de la compañía dijeron estar aterrados de ser los siguientes en enfermarse.

"Hay muchos compañeros con síntomas y la empresa realmente no ha tomado cartas en el asunto", reclama P.*, un trabajador que llegó en abril con una visa de trabajo temporal H-2A. Según él, la compañía de transporte de productos agrícolas en la que labora, Integrated Agribusiness Solutions, les dio las primeras mascarillas apenas tras el reciente brote de coronavirus a pesar de que Estados Unidos batalla para contener la enfermedad desde principios de año. Después de ese día —y antes también—, cada quien ha comprado su mascarilla.

Fuera de eso, denuncia que los dormitorios en los que estuvieron los contagiados no fueron debidamente desinfectados a pesar del pedido reiterado de los empleados. "Ya es psicosis lo que tenemos. No sabemos si estamos enfermos. No se sabe nada de nadie", asegura, y explica que los gerentes de la compañía no han informado sobre el estado de sus compañeros. Ni siquiera han dicho cuántos son los enfermos. Se enteran cuando no vuelven tras ser llevados al hospital más cercano, en Amarillo.

En mensajes de WhatsApp solo les han recomendado que no socialicen entre ellos, que "no le den la cara a nadie" si tienen alguno de los síntomas y que solo utilicen el camión que les asignaron para sus labores.

Cargando Video...
¿Sientes síntomas de coronavirus? Esto es lo que debes hacer


Por eso P. tomó una decisión drástica: "No me importa ganar en dólares. Prefiero irme a mi casa sano y salvo (...) Me voy a México, no quiero jugarme la vida aquí".

Con P. se marchó M.*, otro trabajador con visa H-2A. "Yo gano más con irme que quedándome", aseguró en una entrevista telefónica con Univision Noticias. "¿Para qué quiero un costal de dólares si me voy a ir al hoyo si me da coronavirus porque soy diabético?".

En Dalhart, una ciudad que vive sobre dos condados, Dallam y Hartley, viven 8,310 personas, según datos del censo hasta julio de 2019. La ciudad estima que 319 personas se han enfermado, casi 4% de su población. De ellos, siete han fallecido.


Univision Noticias contactó a Integrated Agribusiness Solutions —que tiene entre 100 y 150 empleados— para indagar en los reclamos. La empresa confirmó que siete tabajadores resultaron contagiados con coronavirus en las últimas dos semanas y que el foco pudo estar en dos de esos trabajadores que estuvieron en contacto con personas enfermas en México. Desmintió que no se tomaran medidas: dice que proveen máscaras y desinfectante de manos en la oficina.

"Me da miedo entrar a esa casa"

Además de M. y P., otros cinco empleados aseguran sentirse igual de preocupados por la inacción de la empresa. Uno de ellos, hipertenso, es de los que tiene que quedarse. Necesita el dinero para enviarlo a su familia.

I.* tampoco puede regresar a México. Como los dormitorios donde estuvieron los contagiados no han sido desinfectados, él prefirió salirse del área. Desde hace una semana duerme solo en el camarote de un tráiler descompuesto a pesar de los 4 grados centígrados que se sienten actualmente. "Me da miedo entrar a esa casa".

Con el cubrebocas puesto —que él mismo compró— entra al container solo para ir al baño o hacer la comida, pues no hay otro lugar al que acudir. Una vez allí se lava las manos a cada rato y evita el contacto con sus compañeros.

"No queremos más brote", reclama. "Mi vida vale más que nada". Como él, asegura que conoce al menos a otros dos empleados que tomaron la misma decisión. "El miedo es generalizado, se habla del tema".

Como el resto de los trabajadores entrevistados, I. considera que la empresa debe aumentar las medidas de salubridad y exigir que quienes sean traídos con visas H-2A sean sometidos a pruebas de descarte antes de viajar a Estados Unidos. A él mismo nunca le pidieron hacérsela antes de su viaje.

"Somos los que generamos dinero para esta empresa. Si uno se enferma, no trabaja y si no trabajamos, tampoco nos pagan esos días", reclama.


*Nombre cambiado por solicitud de la fuente, que teme represalias en su contra.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés