Control de Armas

Las emotivas palabras con las que un demócrata logró abrir el debate sobre armas tras 15 horas hablando en el Senado

Chris Murphy aguantó de pie en el Senado, desde las 11:21 de la mañana del miércoles, hasta las 2:11 de la madrugada del jueves.
16 Jun 2016 – 6:51 AM EDT

El senador demócrata Chris Murphy que hace cuatro años guardó duelo por la muerte de 20 niños en la masacre de la escuela Sandy Hook en su estado, Connecticut, terminó su discurso de 15 horas en el pleno tras lograr un acuerdo con los republicanos para discutir sobre control de armas.

Murphy, de 42 años, empezó a hablar a las 11:21 de la mañana y mostraba pocos signos de fatiga las 2:11 del jueves cuando terminó su filibuster, como se conoce esta maniobra de dilación parlamentaria.

“No hace falta coraje pararse aquí en el pleno del Senado de EEUU por dos horas o seis horas o 14 horas. Hace falta coraje ver a los ojos a un pistolero y en vez de correr, poner tus brazos alrededor de un niño de 6 de años y aceptar la muerte”, dijo Murphy al final de su filibuster, recordando a la maestra Anne Marie Murphy y Dylan Hockey, quienes fueron dos de las víctimas de la masacre de Sandy Hook.

“Si Anne Marie Murphy pudo hacer eso, pregúntense a ustedes mismos qué pueden hacer para asegurarse que Orlando o Sandy Hook nunca pasen de nuevo” dijo el senador mientras mostraba fotos de Murphy y Hockey.

Cumpliendo con las normas del Senado, Murphy tuvo que mantenerse de pie en su puesto todo el tiempo para retener el control de la sala, reclamando una votación sobre medidas para el control de armas apenas unos días después de la masacre en el club Pulse de Orlando de dejó 49 muertos.

Aunque parecía improbable que pudiera alcanzarse un compromiso sobre el asunto de las armas, el senador Murphy aguantó de pie en el Senado durante su maniobra de filibusterismo prometiendo quedarse allí "hasta que tengamos alguna señal, algún indicio de que podemos reunirnos".

Cedió la palabra a las 2:11 de la madrugada, hora del este, indicando que había obtenido compromisos de líderes republicanos para llevar a cabo votaciones sobre enmiendas que busquen ampliar chequeos de antecedentes y la prohibición de la venta de armas a supuestos terroristas.

Pero es improbable que esas mociones se aprueben. Los republicanos, quienes tienen mayoría en las dos cámaras, se han negado a someter a votación algún proyecto que restrinja más el acceso a las armas de fuego.

Recordando la masacre en Newtown

Murphy dedicó buena parte de su exposición al tiroteo de diciembre de 2012 en Newtown, en la escuela elemental Sandy Hook de Connecticut, donde murieron 20 niños y seis adultos. Terminó su intervención hablando en detalle sobre uno de los niños que murieron allí.

"No les puedo explicar lo duro que es ver a los ojos de las familias de los niños y niñas que fueron asesinados en Sandy Hook y decirles casi cuatro años después que no hemos hecho nada, absolutamente nada para reducir la posibilidad de que algo así le ocurra a otra familia", señaló el congresista.

Cuando el senador llevaba más de nueve horas con el turno de palabra, sus hijos pequeños, de 4 y 7 años, aparecieron brevemente en la galería de la cámara.

"Espero que algún día entiendas por qué hacemos esto", dijo Murphy, dirigiéndose a su hijo mayor. "En definitiva, intentarlo una y otra vez e intentar hacer lo correcto es tan importante como conseguir el resultado al final".

El debate enfrenta a los férreos defensores de la Segunda Enmienda, que reconoce el derecho a portar armas, contra los que piden más restricciones a la capacidad de conseguir armas.

La petición de Murphy de celebrar las dos votaciones se producía mientras el virtual candidato republicano a la presidencia, Donald Trump, anunciaba que se reuniría con la Asociación Nacional del Rifle para plantear formas de evitar que personas en listas de vigilancia por terrorismo, o listas negras de vuelo, comprasen armas. El mismo día, Trump dijo en un mitin en Georgia: "Voy a salvar la Segunda Enmienda".

Más de 30 demócratas intervinieron durante el esfuerzo de Murphy, relevándole del turno de palabra, y muchos de ellos relataron con enfado historias de tiroteos masivos en sus estados, y pidieron medidas.

La acción de dilación de Murphy en el Senado fue respaldada de inmediato por el también senador por Connecticut Richard Blumenthal y el senador Cory Booker de Nueva Jersey.

Según reportó el sitio Politico, fuentes del bloque demócrata dijeron que desconocían los planes de bloqueo del senador Murphy.


"La próxima vez que alguien utilice un arma para matar a uno de nosotros, un arma que debió haberse mantenido lejos del alcance de un terrorista, entonces los miembros de este Congreso tendrán las manos manchadas de sangre", afirmó la senadora por Massachusetts Elizabeth Warren.

Un intento de alcanzar un acuerdo pareció derrumbarse unas horas antes de presentarse ante el Senado el miércoles, en un reflejo de las grandes dificultades para resolver el polémico tema a cinco meses de las elecciones de noviembre.

El Congreso no ha introducido cambios significativos en las leyes federales sobre armas en casi una década. En abril de 2007, el Congreso aprobó una ley para reforzar el sistema instantáneo de comprobación de antecedentes, después de que un hombre en Virginia Tech que mató a 32 personas pudiera comprar sus armas porque su historial de salud mundial no estaba en la base de datos de esa comprobación instantánea.

El agresor de Orlando, Omar Mateen, fue incluido en 2013 en una lista de vigilancia del gobierno de personas de las que se conocía o sospechaba implicación en actividades terroristas, tras una pesquisa por unos comentarios provocativos que hizo a sus compañeros de trabajo. Pero fue retirado de esa base de datos cuando se cerró esa investigación 10 meses más tarde.

Lea también:

Más contenido de tu interés