Este chico de 16 años fue el único de su escuela que salió a protestar contra las armas

De los cerca de 700 estudiantes de una escuela secundaria de Carolina del Norte, solo Justin Blackman salió a la calle a protestar a las 10 de la mañana. No fue el único alumno que se quedó solo en una escuela.

"Es el National Walkout Day y soy el único de mi escuela aquí fuera", dijo mirando a la cámara de su celular Justin Blackman, un estudiante de 16 años. Lo tuiteó y esperaba que con suerte seis personas lo vieran. En tan solo horas, el video sumó más de dos millones de visionados.

Su historia ha conmovido en las redes. A las 10 de la mañana, cuando estaba convocada una protesta estudiantil contra las armas en todo el país, él salió tranquilamente de su clase de español con el profesor Méndez.

"No han dicho nada, salvo mi maestro. Estoy en clase de español ahora mismo y él me dejó salir aquí fuera. No le importa mucho", dijo en su video desde una escuela secundaria de Carolina del Norte. "Nadie aquí salvo yo", comenta escéptico.

Pero pese al silencio en el exterior de su escuela, miles de estudiantes en todo el país protestaban para conseguir más seguridad en las aulas y leyes que sean más duras con la compra y posesión de armas.

"Voy a estar aquí fuera tranquilamente en los próximos 15 minutos", dijo para acabar el video. La protesta estaba convocada durante 17 minutos, uno por cada víctima mortal de la masacre de Parkland, perpetrada en Florida hace justo un mes.

Una estudiante de la Stoneman Douglas, donde se produjo el tiroteo, le contestó en Twitter, llamándolo "líder". "Cada pequeña cosa hace una gran diferencia".

Viendo la dimensión de su acto, Blackman dijo después: "Soy joven y tengo voz", entre exclamaciones.

Más solitarios

En New Jersey, un distrito escolar no dejó que los estudiantes se unieran al National Walkout Day. Pero una estudiante desobedeció.

Según los medios locales, Rosa Rodríguez, de la escuela secundaria Sayreville War Memorial High School, salió del edificio de la escuela a las 10 de la mañana. Dijo que no le importaba ser castigada porque el asunto del control de armas es suficientemente importante.

En California, pasó con otro estudiante hispano, Leonardo Aguilar, el único de su clase de segundo grado en protestar. Se unió a los chicos mayores de una escuela secundaria.