null: nullpx
Consejos Autos

¿Qué tanto sabes de tus llantas?

Las llantas son el único punto de contacto de nuestro auto con el pavimento y hacen posible que nos traslademos de un lugar a otro.
9 Oct 2015 – 10:37 PM EDT
Reacciona
Comparte

Las llantas son el único punto de contacto de nuestro auto con el pavimento y hacen posible que nos traslademos de un lugar a otro.

La presión, rotación, alineación y desgaste son sólo algunos de los temas en los que debemos poner atención al circular día a día, pues pueden tener un impacto considerable en nuestra seguridad.

Para sacar el mayor provecho de tus llantas en cuanto a duración, rendimiento y seguridad, es necesario mantenerlas en el mejor estado y por eso nuestros amigos de Michelin nos comparten estos consejos para su cuidado y mantenimiento.

Si mantienes tus llantas con la presión correcta, reducirás los gastos de mantenimiento. Las llantas con baja presión de inflado se sobrecalientan, consumen más gasolina y se gastan más deprisa.

La medida de presión ideal de tus llantas la encuentras en la etiqueta dentro de la puerta del conductor del auto, en la tapa de gasolina o en el manual del usuario.

Revisa la presión cuando las llantas estén frías (es decir, si ha recorrido menos de 4 km).

Asegúrate de tener un medidor de presión confiable.

Aunque las llantas estén infladas con nitrógeno, hay que seguir comprobando frecuentemente su presión.

LA ALINEACI"N de las llantas consiste en poner paralelos los ejes del auto y sus llantas, y así ajustar los diferentes ángulos de las ruedas.

El momento ideal para que realices la alineación de tu auto es:

Cada 10,000 km y cada vez que se realice alguna modificación o mantenimiento en la suspensión de tu auto.

Cuando estés circulando sobre una superficie plana y recta y percibas que tu auto tiende a cargarse hacia uno de los lados; si el volante se encuentra en posición incorrecta o si éste gira más fácilmente hacia un lado que hacia el otro.

Si tu auto ha sufrido un golpe o has circulado en un camino demasiado inclemente.

Si alguna de la llantas de tu auto muestra un desgaste excesivo o irregular en alguno de sus extremos, en ambos o en el centro.

EL BALANCEO compensa el peso del ensamblado de la llanta y del rin después de que se monta la misma.

Los momentos ideales para realizar el balanceo son:

Un mal balanceo se identifica por una vibración que aparece cuando conduces a cierta velocidad, pero se quita cuando vas más lento o más rápido.

Cuando alguna llanta es reemplazada, movida, o cuando se compra una nueva.

Cuando las llantas y la suspensión tengan un desgaste excesivo.

Cuando montan por primera vez el rin de la llanta o cuando se pone nuevamente después de alguna reparación.

LA ROTACI"N regular de las llantas ayuda a extender la duración de éstas y mejorar su desempeño.

Durante la rotación, se retiran las llantas del auto y luego son colocadas en posiciones distintas para asegurar que todas se desgasten uniformemente y duren más.

Las llantas deben ser rotadas cada 6 meses o cada 10,000 a 15,000 kilómetros.

Al cambiar las llantas de posición, éstas se desgastarán mejor, ahorrando dinero y alargando su duración.

LA GEOMETRÍA de las llantas es la regulación de la caída de las llantas de un lado u otro (caída positiva o negativa), es decir, que éstas se encuentren perfectamente verticales.

Cuando las llantas tienen una buena geometría, se aumenta la vida de las mismas y se mejora la adherencia de tu auto al contacto con el suelo. Es importante que regules la geometría en los siguientes casos:

Cada vez que cambies las llantas.

Si las llantas tienen un desgaste anormal en los bordes interiores o exteriores.

Si tu auto tiende a desviarse hacia un costado al acelerar y hacia el otro al frenar.

Si la dirección se encuentra rígida y el volante no está centrado.

Si después de una curva las llantas de tu auto no regresan rápidamente a una forma de “línea recta”.

Si tuviste un golpe contra la acera al momento de conducir.

Un buen reglaje en la geometría del auto evita un desgaste prematuro de las llantas.

¿Cómo CAMBIAR una llanta?

Esperamos que nunca tengas que cambiar una llanta ponchada, pero saber cómo hacerlo es de vital importancia. Aquí tienes una guía paso a paso para que puedas continuar tu camino.

Orilla tu auto, enciende tus luces intermitentes y pon el freno de mano.

Localiza tu llanta de refacción y herramientas (usualmente una llave de cruz y gato) que normalmente se encuentran en la cajuela de tu auto; si no es así, revisa el manual de propietario de tu auto.

Para desmontar la llanta ponchada, primero retira el tapón -si ésta tiene uno-.

Desatornilla las tuercas girando la llave de cruz en dirección contraria a las manecillas del reloj. No las quites todavía, sólo aflójalas.

Consulta en tu manual de propietario cuál es el punto indicado para colocar el gato debajo de tu auto.

Acciona el gato hasta que la llanta se levante del suelo.

Retira las tuercas y desmonta la llanta con ambas manos.

Para montar la llanta de refacción, alinea los tornillos con los orificios y empuja la llanta hasta adentro.

Coloca de nuevo las tuercas, aprieta una y después la que se encuentra del lado opuesto; así hasta que todas estén apretadas para asegurar que queden ajustadas uniformemente.

Usando el gato, baja tu auto y una vez que se encuentre sobre el suelo, aprieta nuevamente las tuercas.

Si la llanta de refacción es pequeña, asegúrate de conducir a una velocidad moderada.

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Consejos Autos