null: nullpx
CityLab Vida Urbana

Una mirada al interior de los 'moteles del amor' de Brasil

Estos santuarios para parejas en busca de sexo muestran las distintas maneras que utilizan las personas para encontrar espacios para la intimidad.
Logo CityLab small
29 Sep 2016 – 11:44 AM EDT

En Brasil, donde los jóvenes suelen vivir en espacios muy reducidos con mamá, papá y otros miembros de sus familias hasta que se casan, no es fácil conseguir un poco de intimidad con una pareja. Pero esto sí es posible en los "moteles del amor". Estos son santuarios, a veces descuidados, a veces increíblemente lujosos, para aquellos que buscan sexo.

La directora artística holandesa Vera van de Sandt había oído hablar de estos moteles durante sus viajes a Brasil. Estaba intrigada por todas las formas y tamaños que tenían, y quería ver cómo lucían por dentro. En 2014, leyó que algunos de los moteles en Río de Janeiro iban a ser transformados en viejos y aburridos hoteles regulares para los Juegos Olímpicos de 2016. Antes de que todos fueran transformados, ella y el fotógrafo Jur Oster se dieron a la tarea de documentarlos.

Visitaron Río y muchas otras áreas del país en dos viajes en 2014 y 2015. Con la ayuda de los residentes locales, encontraron algunos moteles verdaderamente extravagantes que no aparecen en línea. "Se pueden encontrar moteles en todas partes, incluso en la aldea más pequeña" , dice van de Sandt. "Son fáciles de detectar, principalmente por sus nombres, que a menudo son muy sugerentes", añade. "Pensamos que eran sólo para engañar y prostituirse, pero en el camino nos enteramos que los moteles del amor satisfacen una necesidad social". Ella y Oster fingían ser pareja para entrar, y luego tomaban imágenes de la arquitectura y la decoración interior de estos edificios. Han compilado sus imágenes en una serie llamada " Love Land Stop Time".

Hay uno que parece un casino, con brillantes luces de neón que gritan su nombre, "Capri", en la oscuridad. Otro se asemeja a un cibercafé soso y apenas se nota en medio del ajetreo de un popular distrito comercial. Desde adentro, uno de los moteles bien podría ser la casa de la abuela de alguien, con agradables cortinas de encaje y retratos de anónimos ramos de flores. Algunos tienen comodidades: tubos de pole dance, sofás de dos asientos, columpios del amor. En Salvador, uno de ellos está diseñado en un estilo que yo llamaría " glamour prehistórico" (próxima foto). Tenía paredes rocosas, cascadas y camas hundidas. Parece un lugar que Pedro y Vilma Picapiedra podrían frecuentar, siempre que necesiten reavivar su romance.

(Jur Oster & Vera van de Sandt)


En realidad, no se ve gente en estas imágenes. Eso es intencional: van de Sandt y Oster no querían violar la intimidad de nadie. Además, la mayoría de los lugares tenían entradas discretas, para que los clientes pudieran llegar directamente a sus habitaciones sin encontrarse con otra persona. En cualquier caso, el proyecto se enfocó sólo en los lugares y con ellas había más que suficiente para ver. "El intento de romance a menudo se aprecia en los detalles, y esperamos que la gente que vea nuestras fotos puedan imaginar sus propias historias sobre lo que ocurre en este tipo de habitaciones de motel", dice van de Sandt.

Ella y Oster hablaron abiertamente sobre su proyecto con los brasileños que conocieron en sus visitas al país. Muchos residentes locales consideraban los moteles del amor una necesidad cotidiana. "A la mayoría de las personas les pareció muy gracioso que estuviéramos interesados en este tema, porque para ellos, una visita a un motel del amor es tan normal como ir al supermercado", dice van de Sandt. "Les pareció mucho más gracioso cuando les explicamos que estábamos tan interesados porque los moteles del amor no existen en los Países Bajos. Una de las preguntas más frecuentes fue: 'Si no hay moteles del amor, ¿dónde tienen sexo?'".

Van de Sandt espera que la serie motive la aparición de algunos de estos moteles en los Países Bajos, donde ella vive. Inspiraría a las personas a "pensar en diferentes formas de experimentar el amor y el romance", dice ella.

Écheles un vistazo a algunas de las imágenes a continuación. Un folleto con más de 60 de estas imágenes se puede encargar directamente a lovelandstoptime@gmail.com.

(Jur Oster & Vera van de Sandt)


(Jur Oster & Vera van de Sandt)


(Jur Oster & Vera van de Sandt)


(Jur Oster & Vera van de Sandt)


(Jur Oster & Vera van de Sandt)


(Jur Oster & Vera van de Sandt)


(Jur Oster & Vera van de Sandt)


(Jur Oster & Vera van de Sandt)


(Jur Oster & Vera van de Sandt)


(Jur Oster & Vera van de Sandt)

(Jur Oster & Vera van de Sandt)


(Jur Oster & Vera van de Sandt)

(Jur Oster & Vera van de Sandt)

(Jur Oster & Vera van de Sandt)


(Jur Oster & Vera van de Sandt)

(Jur Oster & Vera van de Sandt)


Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

Publicidad