CityLab Vida Urbana

Más generaciones que nunca están viviendo en la misma casa

Una cantidad histórica de 60.6 millones de estadounidenses están viviendo con sus abuelos.
Logo CityLab small
19 Ago 2016 – 3:19 PM EDT

En 2014 más jóvenes estaban viviendo con sus padres que con una pareja o cónyuge. Y muchos de los padres de estos millennials están cohabitando con sus propios padres también.

Un nuevo análisis de Centro Investigativo Pew halló que una cantidad histórica de estadounidenses —60.6 millones, para ser exacto— estaban viviendo con sus abuelos en 2014. Se trata de un 19% de la población total estadounidense en ese año, casi tan alto como en 1950, cuando un 21% de la población (unos 32 millones de personas en aquel tiempo), vivían con sus abuelos.


Este incremento en casas multigeneracionales (es decir, con dos generaciones adultas o más, o bien abuelos y nietos bajo el mismo techo) es una tendencia reciente. En 1980 sólo un 12% de los estadounidenses tenían múltiples generaciones adultas bajo un mismo techo. Dicho porcentaje se incrementó un poco en la década de los 1990 pero realmente se disparó después de la Gran Recesión de 2008.


Aquí se puede ver la tendencia con forma de "U", que se ha dado desde los 50.


El dinero (o más bien la falta del mismo) ayuda a explicar por qué esta situación doméstica ha estado en auge. Los problemas económicos de los finales de la década de los 2000 hicieron que muchos adultos regresaran como bumeranes a las casas de sus padres. Pero la tendencia también tiene que ver con la inmigración y la diversificación de la población estadounidense.

Es más probable que los hogares de personas nacidas en el extranjero sean multigeneracionales que los hogares de estadounidenses nacidos aquí. Entre los inmigrantes a EEUU, los dos grupos más grandes son asiáticos e hispanos; de hecho, se proyecta que los asiáticos sobrepasarán a los hispanos como el grupo inmigrante de más rápido crecimiento. Estos dos grupos de inmigrantes han reconfigurado a la composición demográfica de los Estados Unidos.

En la población general (tanto los estadounidenses nacidos aquí como en el extranjero), los asiáticos e hispanos están creciendo a un ritmo más rápido que los blancos no hispanos, y ambos grupos tienden a favorecer situaciones domésticas en que múltiples generaciones viven juntas. En 2014 un 28% de los asiático-estadounidenses vivían en tales casas multigeneracionales, en comparación con un 25%, respectivamente, de hispanos y afroestadounidenses. En cambio, el porcentaje de blancos no hispanos viviendo en casas multigeneracionales fue mucho menor: de sólo un 15%.

Esta tendencia no ha agarrado por sorpresa a los promotores inmobiliarios. El periódico The Wall Street Journal ha dicho que los departamentos para suegros — llamados in-law apartments en inglés, básicamente unas unidades agregadas a las casas donde viven las generaciones mayores— son “la comodidad más popular en bienes raíces”. Algunas nuevas casas enormes construidas para múltiples generaciones se diseñan con entradas separadas, cuartros de lavar adicionales y segundas cocinas equipadas con hornillas de wok para acomodar a las necesidades de los que tengan la mayor probabilidad de usarlas. Dependiendo de las leyes locales de urbanismo, algunas casas pueden optar por instalar granny pods —cabañas preconstruidas que son diseñadas para personas de tercera edad— en sus patios. Muchas familias prefieren estas cabañas a las opciones de vivienda asistida. Y es probable que habrá más ideas para ayudar con la vivienda multigeneracional en los próximos años. Dado las tendencias demográficas, no desaparecerá la necesidad de acomodar una gama de edades bajo un solo techo.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

Publicidad