null: nullpx
CityLab Vida Urbana

Las innovaciones que buscan crear los alcaldes de América Latina

A través de una iniciativa de Bloomberg Philanthropies, veinte municipalidades están tratando de financiar proyectos en temas como transporte, educación y transparencia. Pero lo más interesante puede ser la red que están generando.
Logo CityLab small
10 Nov 2016 – 2:21 PM EST

¿Cómo construir una red de colaboración entre ciudades dispersas a través de más de 10,000 km? Ésta es la misión del Reto de los Alcaldes de Bloomberg Philanthropies para este otoño, conforme aborda la que podría ser su tarea más ambiciosa hasta la fecha.


En las dos rondas anteriores del reto, los alcaldes presentaron brillantes soluciones para problemas de ciudades estadounidenses en primer lugar y posteriormente europeas, y cinco ganadores de cada ronda recibieron importantes financiamientos y tutorías para sus proyectos. Este año el reto se traslada a América Latina y el Caribe, y tendrá que lidiar con un nuevo entorno sociopolítico.


No es sólo que la región en cuestión es vasta y diversa. Si analizamos más detenidamente, los desafíos son, en todo caso, mayores de lo que parecen a primera vista. Como señala Juan Felipe López Egaña, director ejecutivo del Laboratorio de Gobierno de Chile y uno de los jueces del reto, el problema no es sólo que las ciudades solicitantes son todas muy diferentes unas de otras. Se trata también de que los datos necesarios para comprender sus diferencias y hacer comparaciones útiles a menudo no existen. Encontrar lo que los economistas llaman "vecinos estadísticos", ciudades con condiciones lo suficientemente similares como para poder hacer comparaciones justas y útiles entre ellas, es muy difícil en América Latina.


"Si se desea ser riguroso, entonces realmente no se pueden hacer comparaciones entre las ciudades de América Latina, porque los datos simplemente no existen. Cuando existen, hay una enorme diversidad entre las formas en que los municipios los recopilan", dice López. "Para dar un ejemplo del problema, una ciudad finalista para el Reto de los Alcaldes, Asunción, Paraguay, tiene como proyecto la creación del primer censo en 15 años".

Gestionando la desigualdad


Esta diversidad difícil de representar no impide que surjan algunos temas claros este año. Las candidatas latinoamericanas parecen especialmente interesadas en la gestión de las consecuencias de la desigualdad social. Los enfoques específicos varían enormemente: las propuestas finalistas se centran en aumentar las oportunidades de educación y capacitación para los grupos marginados, hacer más accesible el transporte y luchar contra la corrupción que perpetúa las divisiones sociales. Bajo todo esto se encuentra una iniciativa para aliviar una brecha de riqueza continental que tiene una relación directa con la inestabilidad.


Como expresa claramente López, este desequilibrio afecta todas las esferas de la sociedad y tiene el efecto continuo de perturbar la vida cotidiana de forma generalizada.


"Se puede encontrar evidencia de la desigualdad en América Latina en el acceso a los servicios, a la educación, a la salud de las personas, así como en los ingresos. Como resultado, tenemos una sociedad muy turbulenta", dice. "Para cualquier autoridad local, los grupos marginados son siempre un foco, no sólo como objetivo de las políticas, sino también como una forma de reducir las tensiones políticas y brindar soluciones capaces de canalizar el conflicto".


Enfrentar un desequilibrio social global mediante proyectos locales puede parecer mucho pedir. Pero, como dice el economista mexicano Salvador Medina Ramírez a CityLab, esta desigualdad a menudo se siente de forma más aguda en los servicios cotidianos sobre los que las ciudades tienen un control importante. El transporte es un ejemplo clave, un área donde la desregulación caótica en las ciudades (o la falta absoluta de regulaciones) creó profundas divisiones entre pasajeros ricos y pobres.


"A menudo, las ciudades ofrecen concesiones a operadores privados de autobuses, línea por línea, en lugar de pedirles que cubran todo un sistema y, luego, regular su servicio", dice él. "En una región tan desigual como América Latina, esto significa que las compañías de transporte simplemente no ofrecen servicios decentes en las zonas más pobres, porque no les es rentable ofrecer más que el servicio más básico. Eso deja muchas áreas con autobuses viejos, inseguros, llenos y altamente contaminados".

Colombian Streets

Bogotá quiere destinar carriles durante las horas pico a autobuses escolares para acortar los desplazamientos, a menudo agotadores, de los estudiantes. (Edgar Zuniga Jr./Flickr)


Esto puede sonar abrumador, pero las propuestas del Reto de los Alcaldes que abordan el tema del transporte demuestran un nivel de inventiva e innovación que estimula el optimismo sobre el futuro. Bogotá, por ejemplo, planea reservar carriles en determinados momentos del día para autobuses escolares, a fin de acortar los desplazamientos, a menudo agotadores, que experimentan muchos niños. Otras, como Caracas y Curitiba, están proponiendo programas destinados específicamente a mejorar las opciones de transporte para personas con necesidades especiales, un grupo que enfrenta desafíos especiales para su movilidad.


Esta determinación para reducir brechas de inequidad entre las solicitantes se traduce en proyectos relacionados con el mercado laboral. Por ejemplo, la ciudad brasileña de Barueri quiere crear una red digital y física para ayudar a los ciudadanos con discapacidad a participar en el mercado de trabajo. Mientras tanto, en Chile, la comuna Estación Central, parte de la región metropolitana de Santiago, planea ofrecer capacitación y apoyo para ayudar a los nuevos inmigrantes en el área a acceder a más empleos y oportunidades empresariales. Una propuesta procedente de Kingston, Jamaica, busca dotar a jóvenes desempleados de habilidades para trabajar en los sectores de la cultura y la música. Y en Pudahuel, Chile, un plan que facilitaría el cuidado infantil para las familias de ingresos bajos pretende conectar a los padres que trabajan con niñeras de la tercera edad.

La lucha contra la corrupción y el fomento de la confianza


Por último, varias ciudades quieren abordar un problema que posiblemente sea el más cercano: la corrupción en el seno de los propios organismos oficiales. Como señala Ramírez, muchos organismos oficiales han demostrado buena fe al intentar combatir las prácticas corruptas dentro del propio gobierno, pero a menudo los mecanismos y las instituciones necesarias para implementar esta buena fe son débiles o inexistentes.


"La transparencia es una de las cuestiones más importantes que las ciudades necesitan abordar. Ahora, por ejemplo, ya existe información sobre permisos de construcción. Pero está en la base de datos de algún burócrata y no tenemos acceso a ella", dice. "Del mismo modo, algunas ciudades están intentando controlar la corrupción porque los políticos responsables han decidido hacer de esto un objetivo, pero es una decisión política más que una evidencia de que las propias instituciones están intentando prevenir el abuso".

Guadalajara, Mexico, Jul-2015

Guadalajara, México, quiere crear una plataforma donde los ciudadanos puedan examinar más de cerca la construcción de la ciudad. (Mitch Altman/Flickr)


Varias ciudades candidatas al Reto de los Alcaldes están intentando facilitar el acceso a los datos públicos y denunciar los abusos. La ciudad mexicana de Guadalajara, por ejemplo, quiere crear una plataforma pública para publicar información de construcción, lo que les permitirá a los ciudadanos monitorear desde las ubicaciones de lugares hasta los financiadores en toda la ciudad. En el sur de México, Tuxtla Gutiérrez espera crear una aplicación que les permita a los ciudadanos vigilar a los funcionarios más fácilmente y crear una plataforma anónima para informar sobre transacciones corruptas como sobornos o comisiones clandestinas. Y, en un asalto a la corrupción no oficial, Medellín, Colombia, quiere establecer un fondo de microcréditos que les permitirá a los ciudadanos evadir los servicios de usureros explotadores cuyas tasas de interés ilegalmente altas sumen a los prestatarios en un ciclo de pobreza.

Aprovechando los activos locales


Al abordar problemas como estos, las ciudades latinoamericanas pueden enfrentar obstáculos importantes, pero también tienen algunos activos clave bajo la manga. Por ejemplo, cuando se trata de participación ciudadana, muchas ciudades realmente marchan a la vanguardia. Una consecuencia de la turbulencia política y social de la región es que ha creado un público que suele ser muy consciente y comprometido, aunque con una desconfianza generalizada de las instituciones, y por necesidad se ha vuelto muy adaptable a las nuevas situaciones. Las ciudades candidatas al Reto de los Alcaldes saben esto perfectamente. Aunque las propuestas previas estadounidenses tendían a inclinarse hacia el aumento de la eficiencia y la calidad del servicio al cliente y las propuestas europeas se inclinaban más hacia la lucha contra el desempleo y la contaminación, las finalistas latinoamericanas de este año tienen más en común que la preocupación de reducir la desigualdad. También abrumadoramente sugieren la participación ciudadana y la divulgación como una herramienta básica para alcanzar sus metas, un proceso que los ganadores previos de otros lugares han demostrado que es vital.


Si el reto tiene éxito mediante la creación de una red de ciudades que normalice la forma en que desarrollan proyectos innovadores y evalúan su impacto, el efecto positivo podría ser potencialmente enorme. De hecho, como señala Juan Felipe López Egaña, la región está realmente llena de empleados públicos que sólo esperan recibir las herramientas necesarias para lograr un impacto.


"Cuando los profesionales latinoamericanos tienen oportunidades audaces, concretas y transparentes, pueden alcanzar un nivel muy bueno", dice. "Por eso creo que Bloomberg está haciendo algo realmente importante. No se trata sólo de habilidades, y formas en que las ciudades pueden ofrecer mejores servicios. Se trata también de orgullo, de la esperanza de que podemos lograr cosas buenas que tengan un impacto sostenible".


Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

Publicidad