CityLab Vida Urbana

La fiebre de teleférico llega a Chicago

¿Qué podría hacer fracasar a un tranvía aéreo para turistas en la “Ciudad de los Vientos”? Para empezar, el mismo viento.
Logo CityLab small
26 May 2016 – 11:47 AM EDT

Hay muy pocas cosas que sean más desagradables que el viento de Chicago azotándote la cara en pleno invierno. Por esto, un plan para suspender residentes a unos 17 pisos de altura con vientos fuertes podría describirse correctamente como algo francamente criminal. Y, por ende, un teleférico en Chicago podría considerar un intento de homicidio.


Pero esto no importa y, a lo mejor, Chicago estrenará un teleférico de todos modos. El Chicago Tribune reporta que dos comerciantes están tratando de convencer a la ciudad que establezca el “Skyline”, un teleférico que se extendería por el río Chicago. La ciudad entonces se uniría a Brooklyn y Washington DC en el grupo elite de urbes estadounidenses que están pensando en estrenar teleféricos.

Por lo menos Chicago no se está engañando a sí mismo. Las propuestas de teleféricos en Brooklyn y Washington DC se han planteado como enlaces en una red de transporte público multimodal. Según el Tribune, los proponentes de la góndola de Chicago no la están planteando con ese propósito sino como pura atracción turística.

Si la meta es incrementar turismo, entonces no hay un mejor equipo de diseño que el que ha reunido los proponentes de Skyline. David Marks y Julia Barfield de Marks Barfield Architects, la empresa que diseñó el Ojo de Londres, fueron consultados en cuanto al proyecto, según indicó el Tribune. Y Davis Brody Bond, la empresa que diseñó el Museo del 11 de Septiembre en Nueva York, también colaboró en el proyecto. Las representaciones revelaron vagones aéreos encerrados de cristal que ofrecen vistas sin igual del río Chicago, el muelle de la Marina y potencialmente el Parque del Milenio, dependiendo de la ruta de la góndola.


Se ha estado trabajando en la propuesta desde 2013 y sus proponentes dicen que es un plan factible para la ciudad. El Tribune reporta que costaría unos 250 millones de dólares construir Skyline y a lo mejor sea factible realizarlo sin fondos públicos. Cada hora unas 3,000 personas podrían tomar un tour en las góndolas de media hora. En total, el teleférico podría atraer a unos 1.4 millones de visitantes al año.

Cabe notar que se han escudriñado —y ridiculizado— propuestas para góndolas en todos los lugares que se han planteado. Es difícil encontrarle fallas al propuesto de Skyline en Chicago (salvo que a lo mejor haya propuestas aún más excesivas para gastarse 250 millones dólares en la ciudad). Pero si financistas privados quieren poner el dinero —y la ciudad sólo sería responsable de la tierra en que se van a erigir los postes de la góndola— ¿qué tiene de malo?

Ahora bien, lo que más parece sospechoso de la propuesta es que la góndola estará abierta todo el año. La idea de que miles, cientos o hasta docenas de turistas pagarían 20 dólares para someterse a las condiciones crudas de los inviernos de Chicago durante varios meses al año es tan ridícula que ensombrece toda la propuesta.

Este artículo fue publicado originalmente en CityLab.com.


Publicidad