CityLab Vida Urbana

Este carnicero hispano muestra cómo los latinos se han integrado en Carolina del Norte

Un documental nos abre el mundo de una tienda donde blancos, afroestadounidenses e hispanos se unen a través de la comida.
Logo CityLab small
23 Jun 2017 – 4:17 PM EDT

Hace 18 años, Cliff Collins –un carnicero en Carrboro, Carolina del Norte– se dio cuenta de que su clientela estaba cambiando. “Entraban preguntándome por cosas de las cuales no sabía los nombres”, relata en una grabación el dueño de la tienda Cliff’s Meat Market. “ No sabía suficiente español para preocuparme de los clientes hispanos”.

Así llegó a trabajar con él Gerardo 'Tolo' Martínez, un mexicano de Guanajuato que hasta hoy lo apoya en el trabajo en la carnicería. Ambos son los protagonistas del documental breve Un buen carnicero, de la periodista Victoria Bouloubasis, el cual sigue el trabajo de ambos hombres el día previo al 4 de julio.

“Me gusta utilizar la comida como medio”, explica Bouloubasis a CityLab. “La comida es un elemento igualador y lo utilizo para que la persona se relacione con otros temas”. Y eso es justamente lo que sucede de manera estremecedora en este documental: a través de lo que sucede en esa jornada –el ocupado día antes de los asados del 4 de julio– se habla de la diversidad de un pueblo sureño, de la cuidadosa labor del carnicero, de inmigración y del Sueño Americano.

Mira el documental completo, producido por Vittles Films y Southern Foodways Alliance, aquí:


En la historia conocemos cómo Tolo tiene un inglés que él mismo califica como “muy country”, cómo fue aprendiendo su trabajo y cómo hoy él, de hecho, responde a una nueva diversidad, la que se ve en Carrboro y en Carolina del Norte. De acuerdo al Centro Pew, en el condado de Orange, donde está ubicada la carnicería, los hispanos han crecido de apenas 680 personas en 1980 a 11,767 en 2014.

“Este es el lugar donde todos los sureños vienen a comprar carne y ahora, con el cambio poblacional, ves otras cosas: chorizo, carne marinada al pastor, limones y tamarindos”, dice Bouloubasis. “Para muchos esto es algo inesperado en el sur, pero para mí, que he crecido acá, es normal”.

La cinta fue grabada hace más de dos años ya, pero, con todo lo sucedido en Estados Unidos en el último año, sigue teniendo fuertes connotaciones y es hasta esperanzadora. “Creo que muchas veces cuando nos presentan historias de indocumentados, esperamos cosas extraordinarias, pero yo creo que el punto es otro, y es que cada ser humano se merece ser feliz, tener una familia, tener un sueño”, comenta la directora del documental. “Tolo, aunque contribuye mucho a su comunidad, vive una existencia simple y eso debería ser suficiente”.


Las diez ciudades más felices de Estados Unidos en 2017

Loading
Cargando galería
Publicidad