CityLab Vida Urbana

El mapa mundial de la homofobia

Las sociedades más desarrolladas económicamente tienden a ser más abiertas, pero Estados Unidos está aún por debajo de otros países como Canadá, España o Alemania.
Logo CityLab small
13 Jun 2016 – 5:01 PM EDT

Estados Unidos todavía trata de hacer sentido de lo que pasó este fin de semana en Orlando, en el tiroteo en la discoteca gay. Y, mientras las policías investigan y van surgiendo nuevos detalles del supuesto culpable del hecho, el debate aumenta en tres bandas: el control de armas, la lucha contra el terrorismo y la discriminación a la comunidad gay.

Este último tema es uno de los factores más importantes que no se debe olvidar al rememorar lo que sucedió en la discoteca Pulse. A pesar de que, de acuerdo al Centro Pew, un 60% de los estadounidenses dicen que la sociedad debería aceptar la homosexualidad, los crímenes de odio en el país siguen siendo sumamente comunes.

La homofobia sigue muy presente en todo el mundo, como lo explicó este artículo del investigador y cofundador de CityLab Richard Florida. En él, se describe que otros países desarrollados tienen un mejor trato de las minorías sexuales que Estados Unidos, de acuerdo a cifras del Centro de Investigación Pew. En Canadá, por ejemplo, un 80% de la población dice que la sociedad debería aceptar la homosexualidad, y en España y Alemania el número llega a casi el 90%. De acuerdo a estos datos, el Medio Oriente, el sudeste asiático y África presentan los menores grados de tolerancia a la población LGBT.

En Latinoamérica, de hecho, Argentina lidera en cuanto a aceptación de la homosexualidad (74%), mientras que países como Bolivia y El Salvador la mayoría de la población desaprueba de las minorías sexuales.

Tolerancia en América
Porcentaje de personas que respondieron afirmativamente a la pregunta de si la sociedad debería aceptar la homosexualidad.
FUENTE: Pew Research Center | UNIVISION

En 2015 Florida y su colega Charlotta Mellander, del Martin Prosperity Institute, analizaron los datos mundiales, incluyendo una encuesta de 140 países hecha por Gallup, y otras informaciones, para generar el siguiente mapa, donde explican dónde viven mejor las personas que se identifican como LGBT. En rojo se ven los países menos tolerantes y en verde oscuro los países donde la comunidad gay vive mejor.


Florida explicó así la situación global:


La conexión entre las actitudes hacia los homosexuales y lesbianas y el desarrollo económico no puede ser más evidente. Existe una estrecha correlación estadística entre las actitudes tolerantes hacia los homosexuales y lesbianas y la producción económica per cápita, el indicador básico de desarrollo económico (0.72).

El siguiente gráfico muestra la relación entre la economía (la tasa de crecimiento del PIB) y la tolerancia hacia las minorías sexuales.

Florida también explica que existe una relación entre la tolerancia a la comunidad LGBT y otros indicadores de progreso económico y social, como la iniciativa empresarial, bienestar general, satisfacción con la vida, desarrollo humano y urbanización. “Las naciones que son más tolerantes con los homosexuales y lesbianas también tienden a ser menos corruptas, más libres y a tener una mayor igualdad de género”, explicó el investigador.

De acuerdo al investigador, la relación entre tolerancia y desarrollo económico funciona en ambos sentidos y existen numerosos trabajos que han señalado cómo una mejor economía estimula actitudes más abiertas hacia distintos grupos. Pero, además, la tolerancia y un actitud abierta atrae a más talentos y más ideas que incentivan el crecimiento económico (ver el trabajo de Ronald Inglehart). Así lo explicó Richard Florida en CityLab:

En un estudio detallado a nivel nacional, Marcus Noland y Howard Pack del Instituto Peterson de Economía Internacional descubrieron que las actitudes hacia la homosexualidad también se correlacionan con la globalización y el desempeño económico de las naciones, controlando otros factores. Al igual que Silicon Valley se beneficia de la afluencia de personas de todo el mundo (los estudios muestran que de un tercio a la mitad de sus empresas de nueva creación tienen en su equipo fundador a alguien que nació fuera de Estados Unidos), las naciones más tolerantes y abiertas también pueden atraer a empresarios, trabajadores capacitados, e incluso atletas dotados, o a las familias que los producen.

Publicidad