null: nullpx
CityLab Vida Urbana

Cancelan el internet gratis en las cabinas públicas de Nueva York luego de abusos

La compañía ha cortado el servicio porque algunos usuarios se apropiaban de los puntos de Wi-Fi e incluso los usaban para ver pornografía.
Logo CityLab small
15 Sep 2016 – 11:32 AM EDT

A fines del año pasado, los nuevos quioscos de LinkNYC fueron presentados pomposamente como el futuro de las cabinas telefónicas, con capacidad para Wi-Fi de alta velocidad para todo el mundo. Esta política pública ayudaría al alcalde Bill de Blasio a lograr su meta de darle a todos los residentes y negocios de Nueva York acceso gratuito a banda ancha en 2025.

La compañía instaló 400 puntos de internet frente a las miradas escépticas de los neoyorquinos, luego de anunciar su plan en 2014, e incluso enviaron a un escuadrón de “ embajadores del Wi-Fi”, para mostrar a los peatones cómo funcionaba el sistema.

Pero pocos meses después, la empresa ha anunciado que quitará el acceso a navegar en internet de las pantallas que están ubicadas en los quiscos, porque la gente está abusando de ellas, incluso a veces instalándose con sillas a utilizarlas. Esto sucede luego de que reportes denunciaran que personas estaban usando los puntos de internet “inaporpiadamente” para ver pornografía.

“Nunca fue la intención de que los quioscos fueran para uso extendido y personal y queremos asegurar que los puntos sean accesibles y una ventaja bienvenida por los vecinos de Nueva York”, dijo la compañía en comunicado a la prensa. En realidad, la idea era que la gente pudiera ubicarse en dónde estaban o dónde iban o también que se pudieran hacer llamadas telefónicas breves, como los antiguos teléfonos públicos lo permitían.

Cuando el programa fue lanzado, también hubo preocupación de que la policía los usara como una red libre para interceptar las actividades en línea de los residentes de comunidades de bajos ingresos, quienes The Atlantic reportó que serían los que más usarían estos sistemas.

Esto, en todo caso, no marca el fin de LinkNYC (no al menos por ahora). La compañía aseguró que está trabajando con la ciudad para encontrar otras soluciones, como crear un límite de tiempo para los usuarios. Mientras tanto, otras capacidades del sistema (como hacer llamadas gratuitas, los mapas, cargar aparatos y acceder a los números de emergencia y servicios) siguen funcionando.

Y, al menos por ahora, el programa ha beneficiado a mucha gente, de acuerdo a la declaración de la compañía administradora: “LinkNYC ya ha dado acceso al internet público más rápido en Nueva York a casi medio millón de personas y ha permitido miles de llamadas telefónicas gratuitas, carga de aparatos y apoyo para llegar a lugares semana a semana”.

Este anuncio se suma a muchos otros fracasos tecnológicos que prueban que solo se necesita un puñado de gente para arruinar algo que es bueno para todos. Y esto ilustra que hay mucho por hacer antes de que la ciudad del futuro se transforme en una realidad.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

Publicidad