CityLab Vida Urbana

Buscando a los Pedros de Nueva York

Para demostrar la diversidad de la inmigración mexicana en la Gran Manzana, una fotógrafa recorrió la ciudad retratando a tocayos con distintas historias.
Logo CityLab small
31 Ago 2016 – 11:32 AM EDT

El primer Pedro apareció fuera de una bodega mexicana en Sunset Park. Corrió hacia afuera de la tienda con su delantal todavía puesto, gritándole a la mujer que estaba tomando fotos del edificio.

“¡Oye!”, le dijo riéndose. “¿Tómame una foto a mí, no?”.

La fotógrafa era Sofía Muñoz Boullosa, una recién llegada de México y estudiante en la Escuela Internacional de Fotografía (ICP) en Nueva York. Le contestó en el idioma que los dos mexicanos comparten. “¡Sí, claro!”, dijo en español. Tomó las fotos y luego los dos se sentaron a hablar por horas, principalmente sobre cosas que Muñoz no comparte con la gente estadounidense que conoce en Nueva York: la cultura y comida mexicana, y cómo extraña a su patria. El hombre era el propietario de la bodega que ella estaba fotografiando y se llamaba Pedro.

Algo de ese nombre (tan común en la cultura mexicana) sembró una idea en la mente de Muñoz. “Pensé, ‘¿y si busco a todos los Pedros mexicanos de Nueva York? Creo que, a través de ellos, puedo decir mucho sobre la inmigración y sobre los mexicanos en Estados Unidos”, dice la fotógrafa.

Pedro Cruz fue el primero de los "Pedros" que Muñoz fotografió. Cruzó la frontera ilegalmente a los 16 años. Desde 1986 es residente, luego de participar en la amnistía del presidente Reagan (Sofía Muñoz Boullosa).


Entonces empezó su búsqueda, recorriendo redes sociales como Facebook y Twitter buscando a Pedros en la ciudad, y caminando por barrios mexicanos preguntándole a la gente si conocían alguien llamado Pedro. Conoció a siete Pedros mexicanos hasta el tiempo de su exposición final en el ICP, donde colgó todas las fotos juntas en la pared como su proyecto final, llamado simplemente “Pedro”.

Las fotos son reveladoras en su diversidad. Los Pedros tienen vidas y sueños extremadamente distintos. Uno es un barman que sueña ser entrenador de box; otro es un bailarín de ballet que quiere tener un exitoso blog de moda. Pero Muñoz dice que todos comparten el mismo sueño de tener una nueva vida en Estados Unidos. Todos la sorprendieron con su deseo de compartir su historia, especialmente los que viven en el país sin papeles.

“Yo pensé que algunos no iban a querer que les sacara fotos. Pero, al contrario, cuando les contaba el objetivo del proyecto, se emocionaban mucho. Todos lo hicieron para levantar su voz por México”, dice Muñoz.


Pedro Guillermo Curiel afuera del minimercado SoHo, en la Avenida de las Américas. Su pasatiempo favorito en NYC es jugar fútbol los domingos en Flushing (Sofía Muñoz Boullosa).


El clima político en que surge este proyecto fotográfico está totalmente presente en la mente de Muñoz, así como en las mentes de sus sujetos. Ella llegó a EEUU justo cuando los comentarios de Donald Trump sobre inmigrantes mexicanos criminales y violadores estaban dominando el discurso político. Antes de empezar este proyecto, ella daba clases de fotografía a jóvenes indocumentados de Latinoamérica, y después de esa experiencia, decidió que su trabajo en este país iba a tratar con temas de identidad e inmigración. Quería presentar una narrativa diferente de lo que era tan común en el mundo político. Quería tratar a cada inmigrante como un ser humano individual.

“Creo que hay mucha gente que no reconoce los inmigrantes como [individuos], piensan en los inmigrantes como un todo. Y esa es la idea, mostrar la humanidad de la inmigración mucho más allá de cualquier estatus”, dice Muñoz.

Su proyecto también ha unido a sus sujetos, creando un profundo sentido de afinidad entre ellos. En su exposición este verano, varios de los Pedros se conocieron, caminando por la multitud y mirando sus propios rostros destacados en la pared. Hace unos días, Pedro Cruz, su primer sujeto, la llamó en la mañana para decirle que había visto su foto en el Washington Post. Un amigo se lo había enseñado, y se emocionó mucho.

“Me dijo que ojalá que [el proyecto] cambie la mentalidad de mucha gente”, dice Muñoz. “Y que llegue a la gente que lo necesita ver”.

Los Pedros de Nueva York

Loading
Cargando galería
Publicidad