null: nullpx
CityLab Vida Urbana

Atlanta quiere tener su propio Times Square

Mediante la creación de un 'barrio de letreros luminosos', la urbe quiere incentivar el tráfico peatonal, los negocios y la densidad en el centro de la misma. Pero especialistas en alumbrado urbano señalan algunos inconvenientes.
Logo CityLab small
29 Nov 2016 – 12:18 PM EST

Times Square en Nueva York, Piccadilly Circus en Londres y el cruce de Shibuya en Tokio son, por solo citar algunos, prototipos de barrios agitados, cuya intensa iluminación dota a estas megalópolis de una identidad tal que sus visitantes, hipnotizados por la energía que desprenden los letreros, se funden en el frenético espectáculo de la luz.

Recientemente algunas pequeñas ciudades estadounidenses han tratado de imitar esta estética, aunque en menor escala, con la esperanza de estimular el desarrollo económico en un más ajetreado centro de la ciudad. El distrito de teatros de Denver, por ejemplo, proyecta anuncios publicitarios en una pantalla gigante, buscando vender lo último en cuanto a productos y entretenimiento. Y Atlanta, que no quiere rezagarse, está en pleno proceso de levantar un área similar en una sección de su centro urbano.

La organización Central Atlanta Progress (CAP, por sus siglas en inglés) encabeza los esfuerzos por distender las restricciones concernientes a los letreros y las señales públicas, de modo que los dueños de establecimientos crezcan tanto en visibilidad como en bonanza económica. “En este momento, los reglamentos de urbanismo en el centro de Atlanta no permiten señales mayores a 200 pies cuadrados y nuestros anuncios están varados en el tiempo”, sostiene Jennifer Ball, vicepresidente de CAP para la Planificación y el Desarrollo Económico. “Estamos previendo un incremento no solo en el tamaño de los carteles, sino también en la capacidad para proyectar videos y anuncios en pantallas LED”. La Alcaldía de la ciudad de Atlanta es muy probable que vote la medida en enero.


Este mapa preliminar del nuevo distrito de Atlanta muestra cómo este abarcaría una parte considerable del centro de la ciudad (Central Atlanta Progress).

Parte del propósito de todo esto es sacarle el máximo provecho a dichas vallas durante los eventos deportivos que, muy pronto, tendrán lugar en esa zona de la urbe, particularmente los campeonatos de fútbol americano universitario en 2018, el Super Bowl en 2019 y las finales del básquetbol universitario, la Final Four de la NCAA en 2020. Las compañías de medios, a cambio del beneficio que recibirían por los letreros, estarían instadas a publicitar ciertos productos o servicios que patrocinen los eventos deportivos.

Pero el empeño a largo plazo pasa también por atraer a más personas hacia esa zona de la ciudad y promover recorridos a pie antes que en auto. Atlanta es conocida por su increíble expansión urbana, cuyos barrios, digamos, más caminables se encuentran dispersos a lo largo de la ciudad y, por ello, accesibles con facilidad solo en automóvil.

La ciudad quiere densificarse y abrirse a una mayor efervescencia peatonal, de manera que el futuro distrito es, según Ball, “una pieza del rompecabezas”. Para complementar la labor de los letreros y cumplir este objetivo, el nuevo enclave incluiría más viviendas, centros de negocios y restaurantes. “Atlanta quiere tener un centro fuerte que sea caminable y transitable en bicicleta, y que tenga el nivel de densidad suficiente para soportar un estilo de vida donde uno no tenga la necesidad de andar, todo el tiempo, en su auto”, añade Ball.

Es medular que la estrategia sea multipropósitos, dado que, como apuntan expertos en alumbrado urbano, no basta con iluminar por iluminar para atraer a más personas al centro, o para seducir a los dueños de negocios. Margaret Petty, decana de la Facultad de Diseño de la Universidad de la Tecnología de Queensland, Australia, e historiadora de alumbrado eléctrico, indica que no existe evidencia que sugiera que el alumbrado por sí mismo atraiga a las personas hacia sí, a menos que esa área sea, como es el caso de Times Square, “icónica”.

Por su parte, Josiane Meier, profesora de la Universidad Técnica de Berlín y co-editora de Urban Lighting, Light Pollution, and Society, añade que el modelo “si se construye, vendrán” no funciona realmente en términos de iluminación y densidad. “La interdependencia se da en el otro sentido”, agrega. “La densidad es un prerrequisito para la existencia de barrios con luces de ciudad”.

El centro de Atlanta, incluida Peachtree Street (en la foto), podría ser el lugar con más carteles lumínicos y pantallas mediáticas (Ken Lund/Flickr).

A su vez, Petty y Meier advierten que la intensidad de tal iluminación –bajo la forma de anuncios estridentes y dantescas pantallas– afecta negativamente el medioambiente. Tales barrios contribuyen a la contaminación luminosa y la quema de combustibles fósiles. Además, interrumpen los ritmos circadianos y causan desorientación en insectos y animales. “No nos hará más seguros”, refiere Petty. Meier, en cambio, hace notar que un problema podría estar asociado a la seguridad del tránsito, debido a eventuales distracciones y encandilamientos con el brillo de las luces. Si bien Ball sostiene que esos problemas no son un “impedimento” para los planes de Atlanta, “se trata de algo que queremos considerar y sopesar debidamente. Para luego tomar sabias decisiones”.

Petty exhorta a las ciudades a pensar más sostenible y creativamente en materia de su iluminación. “Deberíamos estar preguntándonos, antes que por la publicidad, cómo el sistema del alumbrado pudiera enfatizar lo que es importante para una ciudad”, señala, y añade que algunos diseñadores de luces contemporáneos están incluso intentando devolver más oscuridad a las ciudades, para así reducir la contaminación luminosa y promover una estética distinta. “Estos barrios comerciales cargados de luces datan de hace más de un siglo”, acota. “El hecho de que sigamos edificándolos, cada vez más luminosos, no refleja una evolución en nuestras ideas acerca del espacio urbano”.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

Publicidad