CityLab Trabajo

San Francisco, Nashville y Madison son líderes en el crecimiento de las llamadas “industrias avanzadas”

El sector, que agrupa áreas como la tecnología y la energía, produce un 28% del empleo en EEUU.
Logo CityLab small
23 Ago 2016 – 11:10 AM EDT

Durante décadas Estados Unidos se ha estado desindustrializando a medida que la fabricación se ha ido automatizando o bien trasladándose a otros países, con mano de obra más barata. Mientras tanto, un creciente grupo de economistas cree que la economía de Estados Unidos ha entrado a un período de estancamiento continuo y que ya no es para nada tan innovadora como era antes.

Pero un reporte publicado este mes por el centro de estudios Brookings Institution encuentra que lo que dicha organización llama industrias avanzadas —las cuales abarcan los sectores de servicios tecnológicos avanzados, fabricación avanzada y producción energética— han seguido creciendo y crean empleos buenos con sueldos altos. Sin embargo, este crecimiento no ha llegado a todas partes ni en una medida lo suficientemente grande.

El estudio fue preparado por Mark Muro, Siddharth Kulkarni y David M. Hart en el Metropolitan Policy Program (Programa de Políticas Metropolitanas) en Brookings. Halla que las industrias avanzadas estadounidenses agregaron 2.8 billones de dólares a la economía en 2015, un 17% de la producción económica total de EEUU. Entre 2013 y 2015 estas industrias fueron responsables de un 60% de la exportación estadounidense. Emplearon a casi 13 millones de personas en todo el país y fueron responsables de un 11.3% del total del crecimiento laboral estadounidense en 2014 y 2015, al agregar más de 600,000 nuevos empleos.

Las industrias avanzadas también generan un estímulo económico adicional mediante sus considerables “efectos multiplicadores”: las cadenas de suministro de este sector produce 2.2 empleos adicionales por cada puesto de trabajo que crean. El estudio de Brookings encuentra que estas industrias directa o indirectamente son responsables de un total de unos 41.3 millones de empleos, es decir, un 28% del total de los empleos estadounidenses.

El trabajador promedio en industrias avanzadas ganó 95,000 dólares en 2015, lo cual fue casi el doble de lo que el trabajador promedio en otros sectores ganó (aproximadamente 53,000 dólares).


Pero no todas las industrias avanzadas están crecimiento a la misma velocidad, ni necesariamente están creciendo. El crecimiento del sector es variable y con frecuencia no es adecuado. Tal como muestra el gráfico arriba, los servicios avanzados —entre ellos las industrias de alta tecnología como el diseño de sistemas de computadoras; búsqueda en internet y publicación en línea; productos de software; procesamiento de datos y hosting; servicios de investigación y desarrollo y consultoría— han sido responsables de la mayoría de este crecimiento y por su parte, estos servicios avanzados expandieron en promedio por un 5.6% al año entre 2013 y 2015.

De hecho, la mayor parte de este crecimiento viene de un grupo pequeño de industrias de servicios avanzados en los sectores de tecnología y autos. Tan sólo siete industrias individuales —tres relacionadas con autos y cuatro con servicios digitales— produjeron dos tercios del crecimiento de las industrias avanzadas.

Durante el mismo período los sectores de fabricación avanzada como la industria automotriz crecieron con un promedio mucho más modesto de 1.7% al año entre 2013 y 2015. En medio de la caída global en el mercado energético, las industrias avanzadas energéticas como petróleo, gas y fractura hidráulica ( fracking) han bajado en promedio en un 1.8% entre 2013 y 2015.


El crecimiento de las industrias avanzadas ha sido sumamente desigual a lo largo de los 50 estados. Tal como indica el mapa arriba, el Oeste lejano, el Sudeste y partes del Medio Oeste han experimentado algunos de los aumentos más grandes con las industrias avanzadas, mientras que las pérdidas más grandes se han dado en Wyoming, Alaska, Nuevo México, West Virginia y Vermont.

El crecimiento en empleos ha aumentado en estados del Noreste con un fuerte énfasis en el sector tecnológico, entre ellos Nueva York y Massachusetts. También se ha dado en estados con “orientación tecnológica” en el Oeste, entre ellos California, Oregón, Colorado y Utah. El crecimiento en empleos ha bajado en estados con fuerte énfasis en la fabricación como Michigan, Ohio, Wisconsin, Illinois e Iowa. Y se ha ralentizado aún más en estados que dependen más del sector energético como Oklahoma y Dakota del Norte, el centro del boom en fractura hidráulica. Aunque el sur de EEUU consiste en 6 de los 10 estados donde las industrias avanzadas han crecido más —Tennessee, Georgia, South Carolina y Kentucky— esta región está empezando a ver un decrecimiento a medida de que el boom posrecesión en la fabricación de autos llega a su punto máximo.

Este patrón de altibajos y desigualdad se amplifica todavía más cuando examinas áreas metropolitanas. Las primeras 20 áreas metropolitanas fueron responsables de un 80% del crecimiento en industrias avanzadas entre 2013 y 2015, comparado con un 71% entre 2010 y 2013. Al mismo tiempo 53 áreas metropolitanas en realidad se volvieron menos especializadas en esas industrias.

El mapa abajo muestra el patrón de las áreas metropolitanas. Los puntos de color azul oscuro indican los aumentos más grandes en empleos, mientras que los puntos rojos representan los descensos más grandes (puedes probar la herramienta en línea de Brookings para comparar subsectores de la producción de la industria avanzadas y los niveles de empleo en las 100 áreas metropolitanas más grandes de EEUU).


Observa lo variado que es el patrón: muchos estados tenían tanto grandes ganadores como grandes perdedores entre sus áreas metropolitanas. Los ganadores más grandes fueron las áreas metropolitanas de San Francisco, Nashville y Madison, mientras que Bakersfield, Tucson y New Haven tuvieron los descensos más grandes. Las áreas metropolitanas enfocadas en el conocimiento y en la tecnología —como las de la región de bahía de San Francisco, las que se encuentran en la Costa Este en el pasillo entre Boston y Washington DC, Raleigh en Carolina del Norte y Provo en Utah— vieron un crecimiento considerable en empleos.

Varias áreas metropolitanas con sectores grandes de fabricación avanzada también tuvieron éxito en cuanto a empleos, entre ellas Grand Rapids, Toledo, Nashville, Boise e Indianápolis. Sin embargo, muchas más tuvieron dificultades. Las áreas metropolitanas con economías grandes basada en la industria energética —como Oklahoma City, Tulsa y Nueva Orleans— o las que tienen plantas grandes de generación energética (como Birmingham, Little Rock y Scranton) también tuvieron descensos considerables en empleo.

El reporte nota que un solo sector —los servicios de diseño en computadoras— fue la gran estrella del crecimiento de las industrias avanzadas entre 2013 y 2015. Este sector está sumamente concentrado en seis áreas metropolitanas: San Francisco, San José, Nueva York, Boston, Washington DC y Los Ángeles. Pero la industria también forma parte de una de las tres fuentes más grandes de crecimiento en empleos fomentado por la industria avanzada en 71 áreas metropolitanas.

La economía de las industrias avanzadas ha sido un poderoso impulsor de su productividad y crecimiento desde que surgió la crisis económica de 2008. Pero tal crecimiento ha sido estimulado cada vez más por sectores basados en la tecnología, mientras que la fabricación avanzada ha desacelerado y ha descendido la producción de energía. Su impacto también ha sido desigual a nivel geográfico. Ha desacelerado el crecimiento de estados y áreas metropolitanas basadas en la fabricación y han decaído los estados y áreas metropolitanas basadas en la energía. Los pilares fundamentales de crecimiento sostenible en los EE.UU. siguen siendo tecnología, conocimiento y talento. Y si bien todos estos factores están sumamente concentrados en las ciudades estrella y los centros tecnológicos de la región de la bahía de San Francisco, el sur de California y el pasillo entre Boston y Washington, hasta cierto punto muchas otras áreas metropolitanas se están beneficiando de ellos.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.


Publicidad