CityLab Trabajo

Las latinas ganan un 42% menos que los hombres blancos no hispanos

Más allá del género, los hispanos son el grupo étnico que gana menos por hora, relativamente hablando.
Logo CityLab small
6 Jul 2016 – 11:28 AM EDT

La economía norteamericana ha venido recuperándose paulatinamente, pero si uno conversa y les pregunta a los votantes, ya sean republicanos o demócratas, se hace difícil creer en esa mejoría.

Hay evidentes razones para el descontento. Los sueldos ajustados a la inflación han permanecido constantes por décadas, pero la productividad (entendida como los bienes y servicios que producen los trabajadores por hora) ha crecido sostenidamente. Esto significa que la gente está siendo compensada por debajo de lo que debería de acuerdo con el trabajo que realiza. Y no se puede decir, ni de cerca, que estos trabajadores estén, entre sí, en pie de igualdad. El 1% más rico gana 25 veces más que el resto y, a pesar de las mejoras, las desigualdades raciales y de género simplemente se niegan a desaparecer.

Una indagación reciente del Centro de Investigaciones Pew avala lo anterior. Los investigadores compararon los salarios por hora medios de hombres y mujeres pertenecientes a grupos raciales distintos de los hombres blancos no hispanos, el grupo demográfico más extenso dentro de la fuerza de trabajo de Estados Unidos (y, además, el más histórica y económicamente privilegiado).

En su informe, los autores revelan que los hombres negros ganaron solo un 73% de lo que su contraparte blanca en 2015; y, por otro lado, que los hombres hispanos ganaron apenas un 69% de lo que lo hizo el segmento de hombres blancos por hora. Sólo a los trabajadores asiáticos les fue mejor: con 24 dólares por hora, como promedio, ellos consiguieron 3 dólares más por hora que los hombres blancos (lo que representó un 117% de los salarios por hora de los blancos).


Entre las mujeres, las asiáticas ganaron un 87% de lo que consigue el grupo de hombres blancos, seguidas de las mujeres blancas, quienes registraron un 82%. Las trabajadoras negras e hispanas acabaron rezagadas con un 65% y 58%, respectivamente. Esto quiere decir, que comparado el sueldo por hora de un hombre blanco, una latina gana en promedio 42% menos.


Algunas de estas diferencias (como se muestra en la gráfica publicada por Pew a continuación) se están acortando, pero no lo suficientemente rápido. Y factores medibles como la disparidad en la educación, las habilidades o las características de la industria no explican satisfactoriamente la tenaz persistencia de esta realidad. “Las brechas que permanecen sin poder ser explicadas por estos factores concretos a menudo se atribuyen, al menos en parte, a la discriminación”, sostiene el informe de Pew.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.


Publicidad