CityLab Trabajo

Dónde están los mejores empleos en Estados Unidos

El crecimiento del trabajo sigue concentrado en un pequeño número de áreas metropolitanas de alto rendimiento.
Logo CityLab small
8 Sep 2016 – 11:10 AM EDT

La buena noticia es que Estados Unidos está generando empleos. La mala noticia es que muchos de ellos son empleos de salarios bajos, y la mayoría de ellos se concentra en un número relativamente pequeño de áreas metropolitanas.

Ésos son los grandes aportes de mi detallado análisis de la geografía del crecimiento del empleo en las 100 mayores áreas metropolitanas de Estados Unidos entre 2011 y 2016, basado en datos de Josh Wright y sus colegas de la firma de modelos y datos económicos Emsi. Taylor Blake del Martin Prosperity Institute mapeó los datos que veremos a continuación.

La economía estadounidense sumó casi 12.2 millones de empleos entre 2011 y 2016, aumentando de aproximadamente 130 millones a más de 140 millones de empleos, lo que representa un aumento global de aproximadamente un 9%. La otra buena noticia es que los empleos de salarios altos constituyen el mayor número de empleos totales: 52.8 millones o un 37% del total del mercado laboral estadounidense.

Pero los empleos de salarios bajos representaron el mayor aumento en nuevos empleos entre 2011 y 2016, sumando 4.5 millones de empleos, en comparación con los 4.1 millones de empleos de salarios altos y 3.5 millones de empleos de salarios medios. Los empleos de salarios bajos representaron un 34% de los empleos en el año 2016 (un total de 48.2 millones de empleos), mientras que los trabajos de salarios medios representaron un 29% (un total de 40.7 millones de empleos).

¿Dónde se están creando estos empleos?

Por supuesto, el mayor número empleos en bruto proviene de las áreas metropolitanas con mayor número de personas. El área metropolitana de Nueva York sumó más de 740,000 empleos entre 2011 y 2016, un aumento de casi un 9%, llevando el número de empleos de 8.3 millones a 9 millones. El área metropolitana de Los Ángeles sumó más de 600,000 empleos, un aumento de un 11.6%.

(Taylor Blake)


Cuando se trata de las tasas más altas de crecimiento global del empleo, están en aquellas áreas metropolitanas que suelen agruparse en las costas, como muestra el mapa anterior. Los círculos más grandes indican los mayores aumentos del porcentaje. Observe los grandes círculos en California y el noroeste del Pacífico en la Costa Oeste. Lo mismo sucede en Florida y las Carolinas en la Costa Este, así como Texas, las Montañas Rocosas y partes del Medio Oeste.

Las diez principales áreas metropolitanas en cuanto a crecimiento del empleo son una mezcla de áreas metropolitanas que dependen de los servicios y de la tecnología. El polo tecnológico de Provo, Utah, encabeza la lista con un aumento del 26.8% en empleos. Austin (21.9%), San José (21.3%), San Francisco (19%) y Raleigh (18.5%) también se cuentan entre los diez primeros. Cape Coral-Fort Myers (25.8%), Orlando (19.6%), y North Point-Sarasota (18.9%), en Florida, y Riverside (19.3%) y Stockton (18.2%) en California completan los diez primeros.

Buenos Empleos/Malos Empleos

Pero hay buenos empleos y malos empleos. Para establecer su geografía, los dividimos en tres tipos de empleos según las definiciones desarrolladas por el Proyecto de Ley Nacional de Empleo (NELP, por sus siglas en inglés): los empleos de salarios altos que pagan 21.14 dólares por hora o más; empleos de salarios medios que pagan entre 13.84 y 21.13 dólares por hora; y empleos de salarios bajos que pagan 13.83 dólares por hora o menos (posteriormente NELP ha actualizado sus definiciones, pero utilizamos las definiciones de NELP de 2012 para ser coherentes con nuestra investigación previa).

Una vez más, vemos cómo el crecimiento del empleo ha sido desigual en todo el país. Básicamente, las mismas áreas metropolitanas de alto rendimiento que encabezan la creación de empleos en general tienden a encabezar las tres categorías de empleos. En el año 2013, demostré la estrecha correlación entre el crecimiento de los empleos de salarios altos y los empleos de salarios bajos en las áreas metropolitanas, lo cual continúa sucediendo. El siguiente mapa muestra los aumentos de empleos de salarios altos, medios y bajos en las mayores áreas metropolitanas de Estados Unidos.

Esta animación muestra el crecimiento de los empleos de bajo, medio y alto sueldo en distintas partes de EEUU, comparando 2011 y 2016.


Provo es la primera en el crecimiento del empleo de salarios altos (26.6%), primera en el crecimiento de empleos de salarios medios (29.2%) y segunda en el crecimiento del empleo de salarios bajos (25.6%). Dicho esto, los polos tecnológicos tienden a encabezar el crecimiento del empleo de salarios altos con San José en segundo lugar (23.4%), Austin en tercer lugar (21.4%) y San Francisco en cuarto lugar (21%). Cape Coral es la quinta en el crecimiento del empleo de salarios altos (20%), pero la segunda en el crecimiento del empleo de salarios medios (27.4%) y primera en el crecimiento del empleo de salarios bajos (27.9%).

Denver y Charlotte también han experimentado un crecimiento considerable del empleo de salarios altos, mientras que Nashville y Grand Rapids han experimentado un crecimiento considerable del empleo de salarios medios. Orlando, North Point-Sarasota, y Riverside han experimentado un crecimiento considerable de empleos de salarios bajos y medios.

El crecimiento es bueno, pero ¿cuál es la proporción de buenos y malos empleos?

Los siguientes tres mapas explican mejor la cuestión de los buenos y malos empleos, trazando la proporción de empleos de salarios altos, medios y bajos dentro de las áreas metropolitanas.


(Taylor Blake)


El mapa de arriba muestra la proporción de empleos de salarios altos por área metropolitana. Ahora vemos el patrón familiar del Área de la Bahía y el Corredor Boston-Nueva York-Washington, conforme los principales polos tecnológicos y de conocimientos suben a la parte superior de la lista.
San José queda en primer lugar. Ahí los empleos de salarios altos representan más de un 60% de los puestos de trabajo. Luego sigue Washington DC (57.1%), San Francisco (54.7%), Bridgeport-Stamford (51.2%), Boston (50.6%), Seattle (48.3%), Nueva York (46.6%), Hartford (46.5%), Minneapolis-St. Paul (45.8%) y Denver (45.2%).


(Taylor Blake)


El patrón es muy diferente para los empleos de salarios bajos. De hecho, es en gran medida lo inverso del mapa de salarios altos. Los mayores círculos que indican las mayores concentraciones de empleos de salarios bajos están en el Sur y en algunas partes del Cinturón Industrial, y los círculos mucho más pequeños se encuentran en el Área de la Bahía o en todo el Corredor Boston-Washington DC.

McAllen, Texas, cuenta con la mayor proporción de empleos de salarios bajos, pues casi el 65% de sus empleos caen en esta categoría. El Paso (58.4%) y San Antonio (48.7%) en Texas también tienen grandes concentraciones de empleos de salarios bajos, al igual que Deltona-Daytona Beach, Florida (56.3%), Orlando (49.8%), Lakeland (49.7%), North Point-Sarasota (49.0%) y Cape Coral, Florida (48.1%). El área metropolitana con serias dificultades de Youngstown, Ohio (49.9%), perteneciente al Cinturón Industrial, también figura entre las diez áreas metropolitanas con el mayor porcentaje de empleos de salarios bajos.


(Taylor Blake)


El mapa anterior muestra la proporción de empleos de salarios medios. Hay círculos más pequeños en todo el mapa, los cuales indican la ya bien conocida historia del declive de estos empleos de salarios medios que alguna vez fueron el sustento de muchas familias.

Una vez más vemos una mezcla principalmente de áreas metropolitanas del Cinturón Industrial y del Cinturón del Sol. Allentown, Pennsylvania, tiene la mayor proporción de empleos de salarios medios (33.2%).

Otras áreas metropolitanas en este grupo de salarios medios son Grand Rapids (32.1%), Albany, Nueva York (29.9%), Las Vegas (32.5%), Nashville (32.4%), Phoenix (30.8%), Oklahoma City (30.7%) y Louisville (30.6%), junto con Seattle (30.7%) y Stockton, California (30.1%).

* * *


En conjunto, estos mapas muestran la dura realidad de la recuperación económica de Estados Unidos. No es que haya sido una recuperación sin empleos, sino que permanece dividida en un pequeño grupo de ganadores y un gran grupo de perdedores en cuanto a empleos. El pequeño grupo de ganadores —principalmente los polos tecnológicos y de conocimientos, y también algunas áreas metropolitanas orientadas a los servicios—representan la mayor parte del crecimiento del empleo en general y de los empleos de salarios altos, medios y bajos.

Es aún más preocupante que los polos tecnológicos y del conocimiento dominen la proporción de crecimiento del empleo compuesta de empleos de salarios altos, la cual está fuertemente concentrada en el área de la bahía, el Corredor Boston-Nueva York-Washington DC y otros polos de talento como Seattle, Denver, Twin Cities y Austin. En todo caso, la brecha de los empleos en Estados Unidos se ha acentuado aún más en los últimos años, y las diferencias entre una docena de grandes ganadores y el resto se hacen cada vez mayores. Estados Unidos no sólo está siendo acosado por la creciente desigualdad en los ingresos, sino que enfrenta una creciente desigualdad regional en los empleos, los salarios y las oportunidades.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

Publicidad