publicidad
Columbus, Ohio, tiene una gran deuda con las mujeres embarzadas, debido a sus altas cifras de mortalidad infantil.

Cómo una ciudad usará el transporte para ayudar a las madres más vulnerables

Cómo una ciudad usará el transporte para ayudar a las madres más vulnerables

Columbus, Ohio, es aplaudida por sus mejoras en calidad de vida. Sin embargo, tiene altos índices de mortalidad infantil.

Columbus, Ohio, tiene una gran deuda con las mujeres embarzadas, debido...
Columbus, Ohio, tiene una gran deuda con las mujeres embarzadas, debido a sus altas cifras de mortalidad infantil.

Columbus, en Ohio, cuenta con uno de los más altos índices de mortalidad infantil –antes de cumplir un año de nacidos– del país. Pero muchos pasan por alto esta crisis: con su creciente fuerza de trabajo joven y bien educada, la urbe del Medio Oeste se ha ganado una reputación nada desdeñable en términos de habitabilidad y tiende a figurar en puestos de privilegio en las clasificaciones nacionales de los mejores lugares para vivir.

Pero esta calidad de vida no se condice con lo que viven las madres más vulnerables de la ciudad. “Durante mucho tiempo, estuvimos solas”, me confesó en octubre Twinkle Schottke, directora ejecutiva de Moms2B, entidad sin fines de lucro que organiza reuniones de apoyo a embarazadas que habitan en barrios marginales, donde más se concentran las muertes infantiles. Sin embargo, hoy día se ha abierto un resquicio de esperanza: funcionarios de la ciudad desarrollarán un programa piloto para brindar transporte especializado a las mujeres encintas de cara a recibir mejor atención médica. Lo curioso es que la noticia llegó algunas semanas después de que un extenso informe de CityLab sacara a la luz pública el pobre compromiso, por parte de una ciudad que recibe una subvención considerable, ante al desafío de la mortalidad infantil.

Relacionado
Una imagen del desfile puertorriqueño, que se realiza en junio to...
En Nueva York, los boricuas tienen la peor salud entre los latinos


Se trata de un pequeño paso frente a un inmenso problema, y puede decirse que es una asignatura pendiente ya por algunos años. Los dirigentes de Columbus habían hecho de la mortalidad infantil un tema central de su proyecto ganador en el Smart City Challenge (Reto de las Ciudades Inteligentes), una subvención de 50 millones de dólares patrocinada por el Departamento de Transporte de Estados Unidos en 2016. Como uno de sus objetivos urbanos, Columbus propuso reducir su mortalidad infantil mejorando la movilidad hacia los centros de atención médica en uno de sus vecindarios más necesitados. Las investigaciones muestran que los factores estresantes del entorno –incluyendo la inestabilidad de la vivienda, los altos índices criminales, y la falta de transporte– están fuertemente ligados a los nacimientos prematuros, primera causa de la mortalidad infantil.

publicidad

Este énfasis en las madres vulnerables apenas se notaba cuando visité Columbus en octubre de 2017, a donde había viajado para reportar los ‘progresos’ que la subvención había hecho posibles. La ciudad había estado gran parte del último año sacando provecho del financiamiento para acelerar las inversiones adicionales correspondientes a las ‘ciudades inteligentes’ de la región, por una suma de 450 millones de dólares. En el verano de 2016, la organización Sidewalk Labs, subsidiaria tecnológica urbana de Alphabet, trabajó gratuitamente para crear un servicio que guardará claras similitudes con Uber –basado en mensajes de texto–, y que se encargaría de transportar madres afiliadas a Medicaid a sus turnos médicos. Pero, hasta octubre, la ciudad no tenía planes de poner a prueba la iniciativa.

Otras inversiones, tales como una línea de autobús rápido comunicando el casco urbano con los centros comerciales de la periferia, y semáforos con sensores integrados contribuirían “de a poco” con las madres vulnerables, me explicaron algunos funcionarios públicos. Sin embargo, activistas locales e investigadores en el campo de la salud se mostraban escépticos. “Debemos ‘súperconcentrarnos’ en las necesidades de este segmento poblacional”, aseveró Jason Reece, profesor de planificación urbana en la Universidad Estatal de Ohio, cuyo estudio contribuyó a que tomara forma la propuesta de subvención. Por su parte, Schottke lució abatida cuando le dije que la propuesta de Sidewalk Labs parecía no avanzar. “No quiero parecer ingrata”, sentenció. “Pero mis madres necesitan ayuda ahora”.

El artículo que resultó de mi informe avivó el debate local y nacional sobre el movimiento de las ‘ciudades inteligentes’. Los lectores se cuestionaron si los objetivos sociales de Columbus eran palabras vacías que se traducirían solo en tecnología rimbombante e inversiones en bienes raíces. Planificadores urbanos y catedráticos de transporte de todo el país me escribieron por correo electrónico para decirme que emplearían la historia en sus clases. En una publicación de Facebook, repleta de comentarios, un líder del grupo de desarrollo de negocios de Columbus asociado con la ciudad para invertir la subvención primero tildó la pieza de “editorializada”, pero luego concordó con que “hizo un buen trabajo describiendo nuestro caso colectivo”. Y Erika Clarke Jones, directora ejecutiva de CelebrateOne, el grupo de trabajo designado por la ciudad para paliar la mortalidad infantil, hizo circular el artículo entre los miembros de la junta, “para contribuir a mantenerlos informados”.

Mientras tanto, los índices de nacimientos prematuros en la ciudad aumentaban. Luego, a mediados de noviembre, las noticias revelaron que la ciudad había solicitado alterar su cartera de proyectos, los cuales habían sido aprobados por el Departamento de Transporte. Financiar un servicio especialmente encaminado a las mujeres embarazadas, como el desarrollado por Sidewalk Labs, nunca había sido prometido en la propuesta original enviada por Columbus, al menos no explícitamente. Pero la ciudad ahora está evaluando poner a prueba un proyecto semejante, me confió Brandi Braun, directora adjunta de innovación de la ciudad.

publicidad

“Estamos comprometidos con emprender un proyecto centrado en el transporte médico –no de urgencia– para las madres”, añadió. En el corto plazo, esto significa gastar un monto todavía no especificado de los 50 millones de dólares en el trabajo conjunto con la ciudad, el condado, el estado, y los socios privados para crear un marco que permita gestionar el servicio tipo Uber que se planea.

No existe aún un cronograma, Braun añadió, para hacer despegar el proyecto piloto. Aunque ella indicó que esto y otras modificaciones a la subvención original derivaron de una revisión por un comité de la ciudad que sesionó en otoño, teniendo en cuenta a las “partes interesadas y los usuarios finales”.

La ayuda económica en tanto ‘ciudad inteligente’ no es el único plan dirigido a resolver la crisis de mortalidad infantil. El Departamento de Vecindarios de la urbe está diseñando planes maestros de reurbanización para algunas de las comunidades donde está pereciendo la mayoría de los bebés. CelebrateOne, el grupo de trabajo especial, está buscando subsidios para un programa piloto para madres encintas, aunque enfocado en la vivienda. Entretanto, Moms2B continúa su trabajo, contribuyendo a que cientos de mujeres atraviesen su período de gestación más cómodamente, con educación para la salud, clases de cocina, y pañales y boletos de autobús gratuitos.

publicidad

La mayoría de esas mujeres dan a luz bebés sanos. Pero Schottke me ha reenviado, uno tras otro, correos electrónicos sobre una participante en particular, una mujer que con 5 meses de embarazo experimentaba mucho estrés. Ella se sintió desamparada en Moms2B, ya que el transporte provisto por Medicaid, y del que ella dependía, fallaba en aparecer rutinariamente; en una ocasión, Schottke me comentó, la mujer rompió a llorar cuando supo que nadie vendría por ella.

La semana pasada, Schottke escribió para informarme que esta mujer había dado luz con solo 19 semanas y que el bebé había muerto. Ningún viaje por encargo podría haber salvado esta vida. Pero, en ningún caso, podría haber hecho daño.

Este artículo es parte de nuestro proyecto 'The Diagnosis', el que es apoyado por una beca de la Fundación Robert Wood Johnson, y fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

Phoenix lidera la lista de las 10 ciudades que más crecen en EEUU
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad