null: nullpx
CityLab Medio Ambiente

Siete preguntas esenciales para tener energía solar en tu hogar

CityLab te presenta una guía práctica para instalar paneles en tu casa y ahorrar energía.
Logo CityLab small
12 Abr 2016 – 12:03 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

La nueva y creciente presencia de la energía eléctrica solar presenta un reto. Si ahora quieres comprarte un auto, por ejemplo, ya hay muchas personas que lo han hecho y te podrán explicar cómo funciona el proceso. En cambio, instalar paneles solares en el techo cuesta tanto como un auto nuevo, pero el grupo de compradores con experiencia al respecto es mucho más pequeño. Y hay todavía menos personas que han sido dueños de paneles solares durante todas sus vidas útiles, para explicar cómo es la cosa a largo plazo.

Además, hay mucho que está en juego: después de todo, estos paneles irán en tu techo. “Se trata de una decisión importante. No es [una situación] en que puedes decir, ‘Bueno, si meto la pata, la próxima vez sabré mejor’”, explica Jane Weissman, presidente y CEO

del Interstate Renewable Energy Council (Concejo Interestatal de Energía Renovable o IREC por sus siglas en inglés), el cual acaba de publicar una lista de verificación para consumidores, junto con otros recursos para obtener paneles solares.

El costo de la energía solar sigue bajando y la cantidad de instalaciones sigue subiendo, por lo que CityLab decidió charlar con unos cuantos expertos en energía solar para ofrecer a nuestros lectores las respuestas a las preguntas más importantes a considerar antes de hacer el cambio a la energía solar

A photo posted by @ailey_solar_electric_chicago on

1. ¿Tienes un techo que sea adecuado paneles solares?

Esto es crucial. Si tu techo está bajo sombra durante la mayor parte del día a lo largo del año, quizás no tenga una “ventana solar” lo suficientemente favorable para justificar el costo de instalar los paneles. Debes evaluar esto antes de seguir. Ahora bien, si tu techo no se presta para energía solar o si la decisión no es tuya porque alquilas un departamento o vive en un edificio de múltiples unidades, todavía tienes opciones.

En vez de instalar tus propios paneles, investiga la posibilidad de obtener paneles compartidos o comunitarios. Con esta opción, varios clientes diferentes pueden comprar intereses en una instalación solar y recibir créditos en sus facturas de electricidad. Ahora bien, si tienes un techo que recibe suficiente luz solar, asegúrate de que esté bien a nivel estructural, aconseja Weissman. Hoy en día las instalaciones solares vienen con garantías de 20 a 25 años. Si tu techo necesitará arreglos en unos cuantos años, será más fácil resolver esto antes de instalar los paneles. De tal modo no tendrás que pagar más ni perder tiempo para desconectar los paneles durante la renovación del techo y luego volverlos a instalar. Y, mientras que estés viendo esta opción, asegúrate que no vayas a violar ningún acuerdo de asociaciones de propietarios que prohíben paneles solares por razones estéticas.

Por último, trata de prever el futuro de tu patio. Si ahora tu techo no tiene obstrucciones pero acabas de sembrar un montón de robles frondosos alrededor de tu propiedad, a lo mejor tengas problemas en unos cuantos años. Tienes que estar dispuesto a podar tus árboles para que sus ramas y hojas no cubran los paneles.



2. ¿Hiciste todo lo posible para mejorar la eficiencia energética en tu casa?

La cantidad de energía solar que necesitas producir depende de cuánto utilizas, por lo que tiene sentido reducir tu consumo energético todo lo que puedas antes de pagar por aquellos paneles. Empieza con una auditoria de energía y explora las mejoras de eficiencia que puedas realizar antes de empezar con las heliografías de proyecto de los paneles solares.


3. ¿Qué tipo de energía solar te conviene?

Hay dos tecnologías solares dominantes: la primera es la fotovoltaica, la cual usa paneles de celdas para convertir la luz solar en electricidad. La segunda es la térmica, la cual usa la luz solar para calentar aire o agua para usarse dentro de la casa. Si tu casa usa mucha energía para la calefacción o si vives en un lugar donde el combustible de calefacción es caro en comparación con la electricidad, la opción térmica podría permitir pagar el sistema antes, según dice el ingeniero Timothy Wilhelm, quien da clases sobre la instalación de paneles solares y es coordinador del programa de tecnología eléctrica de Kankakee Community College en Illinois. Pero Wilhelm agrega que el sistema solar térmico se usa con menor frecuencia en las casas, por lo que puede ser difícil encontrar un profesional calificado para instalártelo.

4. ¿Cómo te conectarás a la red eléctrica?

Los detalles varían según donde vivas, pero hay muchos aspectos a considerar al conectarse con una empresa de servicio público. ¿Tienes que pagar una cuota? ¿Cuánto tiempo tomará para que la empresa de electricidad se conecte con tu nuevo sistema? En cuanto ya te conectes, ¿cómo y cuándo recibirás créditos por la electricidad que generes?

El último punto se refiere a net-metering, sistema que permite a la compañía de electricidad reembolsar al cliente por el uso de los paneles solares de acuerdo a la energía que no utilicen y que otros podrían usar en el sistema. Se trata de un tema que varía de acuerdo a las políticas de cada estado. Algunos, como Nevada, han adoptado políticas en que las empresas de energía pagan menos por la energía solar excedente, lo cual hace que sea más difícil recuperar el costo de la instalación. Para obtener una guía practica sobre las posiciones de diferentes estados en este aspecto, revisa la siguiente evaluación solar de los estados.

5. ¿Es confiable tu instalador?

Esto aplica en todo momento en que contrates a alguien a trabajar en tu casa, pero los paneles solares tienen las complicaciones logísticas de un proyecto de remodelación del hogar, así como los riesgos de los proyectos eléctricos. Los acreditaciones y las referencias resultan particularmente importantes.

“No contratarías a un electricista que nunca ha realizado proyectos eléctricos para que entre a tu casa y empecie a cambiar cosas”, dice Kelly Laron, un contratista eléctrico en California con veinte años de experiencia realizando instalaciones de paneles solares. En particular, debes averiguar si el instalador tiene una acreditación de la North American Board of Certified Energy Practitioners (Cámara de Profesionales Energéticos Certificados o NABCEP por sus siglas en inglés). Y, como se trata de una inversión significativa, no debes dudar de obtener varias cotizaciones antes de firmar un contrato.

Si bien es más difícil de predecir, idealmente lo que quieres es una empresa que seguirá operando durante toda la vida útil de tu instalación. Dado que células solares no tienen piezas que se mueven, tienden a necesitar poco mantenimiento, dice Laron. Sin embargo, si acaso algo deja de funcionar durante el período de garantía, no querrás enterarte en ese momento que tu instalador quebró y que no podrá hacerte las reparaciones necesarias.

A photo posted by Rooflife (@rooflifenl) on


6. ¿Arrendar o comprar?

Cada hogar necesita llevar a cabo su propio análisis de costos y beneficios respecto a esta opción. Comprar tu propio sistema de paneles cuesta más, pero rinde mayores dividendos después. Arrendar te ayuda acceder a electricidad más barata sin una inversión muy alta o incluso sin pagar, pero a su vez los beneficios son más limitados con esta opción.

Al arrendar, la empresa con la cual firmas el contrato es propietaria del sistema. A esa le pagas una tarifa para la electricidad y cuando expire el contrato, podrían llevarse sistema. Cuando eres dueño del sistema, puede que siga funcionando mucho después de que hayas recuperado el costo de comprarlo en primer lugar. Asegúrate que compares el costo total de la vida útil del arreglo de arrendamiento y que lo sopeses contra los beneficios que obtendrías como dueño del sistema.

En tu análisis financiero, debes tomar en cuenta que los paneles pueden funcionar durante décadas, según dice Wilhelm, pero otros equipos electrónicos del sistema —entre ellos el inversor de corriente— tienen una vida útil más corta. Así que, cuando vayas a hacer el presupuesto del proyecto, no te olvides de considerar el costo de repuestos para los otros componentes del sistema.

7. ¿Qué debes ver en tu contrato?

El contrato que firmes debe especificar todos los detalles de financiamiento, propiedad y expectativas en cuanto a rendimiento. Además, debido a que estos sistemas pueden incluir dispositivos habilitados para el internet, debes verificar si alguien está recolectando datos en cuanto al uso y la producción de energía en tu casa y quién tiene acceso a dichos datos.

Son muchos detalles para tomar en cuenta. IREC recopiló otros documentos adicionales que ofrecen aún más detalles. Cuando tengas dudas, no debes tratar de buscar las respuestas solo, dice Weissman: “Si no estás obteniendo las respuestas que necesitas, entonces probablemente sería mejor buscar asesoría legal”.

Este artículo apareció originalmente en inglés en CityLab.com.

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Publicidad