null: nullpx
CityLab Medio Ambiente

Seis claves para entender la compleja crisis de contaminación del DF

Ciudad de México experimentó recientemente un peak de ozono como no había tenido desde 2002.
Logo CityLab small
4 Abr 2016 – 8:26 PM EDT

1. Luego de más de una década de mejoras, Ciudad de México volvió a tener una contingencia ambiental
El aire que respiran los chilangos ha vivido un duro comienzo de año. De los primeros tres meses, sólo se han registrado 18 días “limpios” en Ciudad de México. Este problema llegó a su punto más alto hace dos semanas, cuando se debió declarar contingencia ambiental por los altos niveles de ozono en la zona metropolitana de esta ciudad.

Una emergencia de este nivel no se producía desde septiembre de 2002. Pero lo peor podría estar por venir. Estos niveles sucedieron en época de vacaciones y este martes, con el comienzo de las clases, se declaró precontingencia.


#HoyNoCircula ampliado porque... #CDMX

A photo posted by Narz (@luisnarcio) on

2. Una de las causas de estos altos índices de ozono estaría en el clima
Esta contingencia en particular se explicaría por el clima. “El pico de alta concentración de contaminantes se debió a la meteorología, ya que las emisiones de la semana anterior y subsiguiente son las mismas, y en esos casos no hubo contingencias”, explica el científico de la UNAM José Agustín García Reynoso.

La disminución de viento y el aumento de la temperatura habrían contribuido a la generación del ozono, el que no surge directamente de vehículos o fábricas, sino a partir de reacciones químicas fruto de emisiones de estas fuentes.

A esto se suman otros factores. “La contaminación sí ha ido bajando [a largo plazo], eso es algo que no podemos ignorar”, dice Ricardo Torres, académico del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM. “Pero algo que sucedió el año pasado es que, en una acción que yo considero positiva, la Secretaría de Salud redujo los niveles que eran calificados como aceptables”.

En 2006, se activaba una pre-contingencia con 200 puntos en el índice metropolitano de calidad del aire (IMECA). Ahora, una contingencia se activa con 150 puntos IMECA. Es decir, hoy se llega a la contingencia ambiental a menores niveles de contaminación.

Sin embargo, más allá de las mejoras, el aire de la capital mexicana deja mucho que desear y, de acuerdo a la Instituto Mexicano para la Competitividad, en este país la contaminación causa al menos 5,000 muertes al año. Otras fuentes entregan números aún más abultados.

La nata #HoyNoCircula

A photo posted by Ana Velia �� (@anaveliamrm) on

3. Los automóviles han sido los principales acusados por parte de los expertos
Ciudad de México tiene uno de los parques automotrices más grandes del mundo, con 4.7 millones de vehículos. Los dardos de activistas y de otros expertos han apuntado específicamente a éstos, sobre todo al analizar la situación a largo plazo.

“En los últimos diez años ha aumentado el parque automotriz de manera impresionante”, dice Salvador Medina, coordinador del área de Desarrollo Urbano en el capítulo mexicano del Instituto para Políticas de Transporte y Desarrollo (ITDP). “Aunque tuviéramos condiciones climatológicas perfectas, igual tendríamos un problema”.
De acuerdo a las autoridades, los automóviles entregarían un 87% de los gases precursores de ozono.



4. Las políticos han respondido con una dura restricción a los automóviles
Las autoridades, a través de la llamada Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe, institución que agrupa a los distintos gobiernos de la zona del Valle de México), declararon una intensa ampliación del llamado “Hoy No Circula”, sistema que, desde los ochenta, ha estado restringiendo el uso de vehículos por turnos.

Por tres meses, todos los automóviles de la zona no podrán circular una vez a la semana y un sábado al mes. Esta restricción incluso valdrá para los autos que hayan pasado las pruebas de buena calidad de emisiones. Los únicos que se salvaron son los autos eléctricos, híbridos y las motos.

Las autoridades también han anunciado otras iniciativas, incluyendo una inversión de 40 millones de pesos mexicanos (alrededor de 2.3 millones de dólares) para mejorar el sistema de medición, un programa de reducción de entre 30% y 60% de emisiones industriales y la compra de entre 190 y 210 autobuses nuevos.



5. Para muchos, esto nunca va a ser suficiente
La profundización del ‘Hoy No Circula’ ha sido tildada de insuficiente por científicos y activistas. “Es una medida inmediata, temporal. No lleva gran repercusión. Habrá que ver qué van a hacer dentro de tres meses”, explicó el investigador Gustavo Sosa Núñez, del Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora, al medio mexicano SinEmbargo.mx.

De hecho, este tipo de restricciones vehiculares han sido criticadas por numerosas investigaciones en distintas ciudades del mundo y en Ciudad de México hay científicos que las ven como una medida inútil. Para muchos, lo único que han hecho es contribuir a encontrar trampas para evadir el sistema. Hay quienes creen que esto ha motivado el aumento del parque automotriz (gente que compra un segundo auto para evitar la restricción) y otros dicen que los puntos de control de emisiones no gozan de los mismos estándares e, incluso, en algunas zonas son fácilmente corruptibles.

“Ya hay un cuerpo de literatura científica importante que dice que sus efectos fueron de corto plazo y terminaron incentivando la compra de un segundo coche”, dice Salvador Medina. “No implicaron que la gente dejara de usar el auto y comenzara a usar el transporte publico”.

Además, se teme que un “Hoy No Circula” más draconiano sólo termine colapsando aún más el sistema de transporte público. Sin embargo, los políticos lo siguen utilizando, ya que es una medida que, al menos en un vistazo superficial, es algo tangible y concreto.


Lo mínimo que espero del #hoyNoCircula es tener todos los días una ciudad como esta. ��

A photo posted by Durden (@sdurden_) on


6. Los expertos piden encarecer el uso del automóvil

Diversos expertos están abogando para realizar reformas profundas que hagan más caro el uso y la compra de los automóviles. Tanto la gasolina como la compra de vehículos están fuertemente subvencionados en México. Más impuestos a los automóviles o el aumento de los precios de los parquímetros han sido algunas de las propuestas.

“Todas estas medidas suelen ser bastante impopulares y muchas veces el gobierno no siente que tiene el capital político, entonces termina utilizando el ‘Hoy No Circula’, que no es suficiente”, dice Salvador Medina.

También se podrían disminuir los impuestos a los automóviles híbridos o eléctricos, y, desde luego, mejorar el sistema de transporte público. Pero lo cierto es que el estado mexicano debe no centrarse en una sola área, de lo contrario el problema seguirá existiendo.

“Se necesitan políticas de largo alcance, drásticas. Es un momento de coyuntura no sólo aquí, por la contingencia, sino a nivel mundial, por el cambio climático”, explicó a SinEmbargo.mx Gustavo Sosa Núñez, quien agregó que hay que pensar en áreas verdes y también que cada persona se haga responsable del problema. “Tenemos que ir buscando un cambio de paradigma”.


Publicidad