publicidad
En algunas zonas, las inundaciones causaron víctimas fatales.

Necesitamos más tecnología para enfrentar inundaciones

Necesitamos más tecnología para enfrentar inundaciones

Sistemas más modernos, pero no por eso especialmente caros, podrían haber salvado vidas y dinero en Houston.

En algunas zonas, las inundaciones causaron víctimas fatales.
En algunas zonas, las inundaciones causaron víctimas fatales.

Las más de 15 pulgadas de lluvia que abrumaron a Houston hace dos semanas —matando a ocho personas— demostraron lo vitales que pueden ser las advertencias tempranas de inundaciones.

En todo Estados Unidos, el Servicio Metereológico Nacional emite advertencias de inundaciones a nivel de condados y de ciudades cuando está claro que va a caer mucha lluvia. Sin embargo, estos anuncios generales tienden a ser demasiado amplios y resulta difícil que los ciudadanos puedan reaccionar ante ellos de manera práctica, según dice Philip Bedient, profesor de Ingeniería en la Universidad Rice y un experto en los sistemas de aviso sobre inundaciones. Él está tratando de remediar esta situación con una combinación de cámaras, radares, medidores de lluvia y modelos digitales. Tal conjunto de dispositivos ya le ahorró al Texas Medical Center (Centro Médico de Texas) muchísimos daños debido a las lluvias. La implementación más extendida podría reducir las muertes provocadas por inundaciones, y las pérdidas, en otras partes de Houston y alrededor del mundo.

publicidad

La topografía desempeña un gran papel en determinar cuáles edificios son seguros y cuáles terminan sumergidos, por lo que un sistema de alerta realmente útil tiene que ser más específico que uno que se emita para todo el condado. Imagínate si Google Maps sólo te alertara de la presencia de tráfico en tu condado: eso no te podría ayudar a decidir cuál calle tomar.

“Durante estas inundaciones recientes en Houston recibimos alertas bastante generales en nuestros iPhones diciendo que el condado había activado una advertencia de inundación, pero el condado mide unas 1,700 millas cuadradas”, dice Bedient. “Para el tiempo en que te des cuenta que el agua está en tu calle y tiene 6 pulgadas de profundidad, es probable que ya sea muy tarde”.

(AP-NFL).
(AP-NFL).

Las ciudades pueden alcanzar un nivel mayor de detalle con tecnología fácilmente accesible. El sistema de defensa que Bedient desarrolló para el centro médico ha estado operando desde 1998 y ha funcionado en 50 tormentas de gran escala, dice. El sistema calibra radares de tiempo con datos de medidores de lluvia y usa un modelo informático para predecir la velocidad a la que subirá el agua.

Nada de esto importa a no ser que los datos conduzcan a una recomendación factible. La mayoría de la gente tiene poca comprensión de cómo la lluvia y su flujo se traducen en fuerzas del mundo real: ¿en qué punto pasan una molestia a una corriente que puede llevarse su auto? La plataforma de Bedient condensa todas las complejas observaciones hidrológicas en un sistema de semáforos que es fácil de usar. Sólo necesitas saber que “rojo” significa que no es seguro salir. Para el centro médico esto significa que inician un cierre de emergencia para mantener las aguas fuera de sus edificios.

Houston tiene muchas otras áreas bajas que pudieran beneficiarse de este tipo de sistema de alerta: Bedient ya ha trabajado en sistemas para Sugar Land y Austin. Tiene sentido empezar con puntos de alto valor —y alto riesgo— como los hospitales y proceder desde ahí. Por supuesto, el peligro es que las poblaciones pobres no reciban acceso a esta tecnología que puede salvar vidas. Resulta todavía más posible esa eventualidad porque —tal como señaló mi colega Kriston Capps en una nota el año pasado— Texas tiene poca planificación para el control central de inundaciones, a pesar de tener la segunda mayor gasto en reembolsos por inundaciones en todos EEUU. La falta de estrategia y fondos distribuidos a nivel estatal significa que las ciudades tienen que solucionar el problema por sí solas.


Por tanto, la pregunta es: ¿por qué las ciudades no están pidiendo un sistema como el del Centro Médico de Texas? Bedient dice que puede implementar uno por sólo $100,000.

“No hay razón por la que no podríamos implementarlo para cada pantano de la ciudad”, dice James Blackburn, profesor de Ley Ambiental en la Universidad Rice y codirector (con Bedient) del Severe Storm Prediction, Education and Evacuation from Disasters Center (Centro de Pronósticos sobre Tormentas Severas, Educación y Evacuación de Desastres). “Debe ser inmediatamente adaptable para todas las áreas urbanas principales de los Estados Unidos”.

publicidad

Sin embargo, hay algunas limitaciones técnicas. Los sensores necesitan energía, por lo que deben ubicarse cerca de la red eléctrica o tener baterías. Además, las barreras políticas son más prominentes.

Así está Houston 24 horas después de las mortales inundaciones

Para empezar, un sistema automático de monitoreo aún requiere mano de obra humana para mantenerla y asegurar que esté accionada, dice Elizabeth Basha, profesora de Ingeniera Eléctrica e Informática en University of the Pacific. Cuando era estudiante de doctorado en Massachusetts Institute of Technology, Basha ayudó a construir un sistema automatizado para la detección de inundaciones en la parte rural del noreste de Honduras (un proyecto que terminó cuando el socio local perdió interés en el mismo). Al igual que cualquier otro equipo, si está colocado en medio de la naturaleza durante meses y meses sufrirá desgaste. Es necesario inspeccionarlo periódicamente para asegurar que las herramientas estén funcionando bien en el caso que se dé una verdadera inundación. Eso requiere la asignación de fondos presupuestarios a largo plazo, tal como se haría con cualquier otra inversión en infraestructura.

Persuadir a los gobiernos a adoptar una nueva tecnología puede ser difícil, pero resulta todavía mas difícil cuando la tecnología marca la diferencia entre la vida o la muerte. “Hay un alto costo por equivocarse”, dice Basha, por lo que los líderes tienen que estar seguros que el nuevo sistema funcionará tan bien o mejor que el enfoque actual (y menos específico). Hay motivos por pensar que sí será mejor pero aún no contamos con datos abundantes que confirmen esto.

publicidad

Tal vez el mejor enfoque sería que más instituciones de calibre como el Centro Médico de Texas inviertan en esta tecnología para sus vecindarios, para así acumular un historial que las ciudades puedan revisar. Las ciudades estadounidenses ya cuentan con muchos más recursos para advertir sobre inundaciones que sus homólogos en los países en vías de desarrollo, pero aún no están tan avanzados como podrían estar. A medida de que un clima cambiante haga más comunes las inundaciones como la de Houston, quizás los residentes empezarán a demandar más prevención.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad