null: nullpx
Caso Ayotzinapa

¿En qué difieren las investigaciones sobre el caso Ayotzinapa?

Los resultados de las pruebas genéticas realizadas a los restos del basurero de Cocula serán clave para esclarecer contradicciones entre la CIDH y la PGR
5 Abr 2016 – 01:53 PM EDT
Comparte
Peritos forenses mexicanos (archivo) Crédito: Notimex

Ha pasado un año y medio tras la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, y tras la divulgación de los resultados del último peritaje sobre lo ocurrido la noche del 26 de septiembre de 2014, lejos de esclarecer los hechos, los expertos que analizan el caso y la fiscalía se han enfrascado en una guerra de declaraciones y descalificaciones sobre los métodos de investigación.

Este martes, el Instituto de Medicina Legal de la Universidad de Innsbruck entregará los resultados de las pruebas genéticas realizadas a los restos recuperados en el basurero de Cocula, que será clave para esclarecer las interrogantes sobre si los estudiantes fueron calcinados en ese lugar, como asegura la Procuraduría General de la República, pero que dudan los expertos de la CIDH.

A través de los restos recuperados por la Fiscalía mexicana en una bolsa del Río San Juan, cercano al basurero de Cocula, la Universidad de Innsbruck identificó en diciembre de 2014 a uno de los 43 estudiantes, Alexander Mora.

Meses más tarde, el mismo laboratorio halló indicios en estos mismos restos del estudiante Jhosivani Guerrero, aunque otros expertos afirmaron que la coincidencia genética no permitía determinar si se trataba del joven.

Los nuevos resultados serán entregados al subprocurador mexicano de Derechos Humanos, Eber Betanzos, en la ciudad de Innsbruck, Austria, pero se harán públicos hasta el próximo jueves en presencia de los padres de los estudiantes desaparecidos.

Aquí te presentamos, punto por punto, en qué difieren los expertos sobre la investigación del caso:

Los puntos en los que difieren

· El tercer peritaje del fuego

Tras un nuevo peritaje que realizó la CIDH, se reveló que en el basurero fueron quemados "al menos 17 seres humanos adultos", un resultado similar al que había anunciado la PGR meses atrás.

Pese a los resultados, el grupo de expertos aseguró que se hizo alusión a partes del contenido de un informe provisional "que ni siquiera han sido analizadas por el GIEI" ni explicadas.

La CIDH denunció que la fiscalía había violado los acuerdos a los que ambos habían llegado sobre la forma de divulgar los resultados del nuevo peritaje. La PGR, aseveró el GIEI, ha pasado a una dinámica de "decisiones unilaterales", dejando a un lado el diálogo y el consenso, por lo que consideró "roto el acuerdo de trabajo sobre el tema del basurero".

· Cremación a la intemperie:

En todos los reportes que ha publicado la PGR, concluye que los estudiantes fueron asesinados la misma noche del 26 de septiembre y la madrugada del siguiente día, sus cuerpos fueron quemados en un basurero del municipio de Cocula.

Los expertos del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la CIDH cuestionan que, de haber sucedido así, sería muy complejo realizar una cremación masiva a la intemperie. Además, aseguran que científicamente no existe evidencia que apoye la hipótesis del gobierno, que fue generada solo a base de testimonios, que los jóvenes fueron incinerados.

Por su parte, Integrantes del Equipo Argentino de Antropología Forense aseguraron, después de un año de investigación, que no se encontró evidencia científica de que en el lugar fueron quemados los 43 estudiantes. En la investigación , lo expertos argentinos determinaron que las evidencias científicas recolectadas en la zona y los peritajes hechos en el basurero no respaldan la hipótesis.

· Cómo quemaron los cuerpos:

La PGR dice que los asesinos de los estudiantes declararon haber utilizado materiales como gasolina, diesel, madera, de 10 a 15 llantas y plásticos. De acuerdo con los estudios realizados por expertos de la fiscalía, se confirmó los materiales quemados, que alcanzaron temperaturas de entre 900 y 1,600 grados centígrados. También asegura que la quema empezó a medianoche y terminó entre las 14:00 y las 15:00 horas del día 27.

El último informe publicado por el GIEI asegura que la temperatura para quemar un cadáver en un horno es de entre 800 y 1,000 grados Centígrados, pero para lograr esa temperatura al aire libre, serían necesarios 900 kilogramos de madera por cada cuerpo quemado. Los especialistas indican que, estando a la intemperie, un solo cuerpo necesitaría unas 12 horas para quemarse, mientras que 43 requerirían al menos 60.

· ¿Pudo ser visto el incendio?

El gobierno mexicano asegura que el fuego no puso ser visto por los habitantes de Cocula debido a la distancia que hay entre el basurero y el poblado, que es de 8.1 kilómetros.

El GIEI asegura que la llama de un incendio como el que describe la PGR habría tenido una altura aproximada de siete metros, por lo que la columna de humo que habría llegado a los 300 metros, habría sido perceptible. También señalan que la vegetación alrededor de la zona no presenta el daño que habría causado un fuego de la magnitud descrita por la PGR.

Los expertos argentinos coinciden y advierten que no hay evidencias de un fuego de la magnitud que se requiere para calcinar a más de 40 personas y que incluso se encontró vegetación sin daños.

· El quinto autobús

Los expertos de la CIDH vieron los videos de seguridad de la terminal de autobuses y notaron que los normalistas se llevaron cinco autobuses de pasajeros para asistir a la marcha de la Conmemoración Anual de la Matanza Estudiantil de Tlatelolco, ocurrida el 2 de octubre de 1968. Varios testimonios señalan que las autoridades que persiguieron y detuvieron este camión no eran sólo policías municipales sino también agentes estatales y federales.

En un inicio la PGR detalló que el grupo de normalistas llegó a la ciudad de Iguala y tomó cuatro autobuses. Después, cuando se hizo énfasis en la existencia del quinto autobús, el gobierno aseguró que la unidad fue destruida de manera inmediata por los normalistas. No obstante, en declaraciones del propio chofer del autobús, aseguró que después de que los estudiantes lo tomaron, regresó a la terminal debido a una falla mecánica.

Los expertos del CIDH aseguran que es importante acotar que existen antecedentes importantes de tráfico de drogas desde Iguala hacia Estados Unidos, empleando camiones de pasajeros.

· La participación de militares

La PGR asegura que no hay evidencia de que el Ejército mexicano haya intervenido. La Secretaría de la Defensa Nacional agregó que los elementos del 27 Batallón de Infantería, asentado en Iguala, se mantuvieron acuartelados y ajenos a los hechos que se desarrollaron ese día.

El GIEI obtuvo declaraciones de agentes de inteligencia militar, quienes reconocieron haber estado en algunos de los lugares donde se desarrollaron los ataques como la zona aledaña al Palacio de Justicia de Iguala, lugar donde fueron retenidos dos de los cinco camiones que tomaron los normalistas.

Lea también:


Comparte

Más contenido de tu interés