Buick

La Buick Enclave 2018 busca ser una verdadera alternativa a las camionetas de marcas foráneas

Después de 10 años Buick finalmente renueva su popular crossover grande llenándola de belleza, lujo y tecnología.

En abril de 2007, cuando un joven y desconocido senador por el estado de Illinois comenzaba a generar titulares como un contendor serio por la presidencia de Estados Unidos, Buick la marca de autos de semi-lujo de General Motors (GM), presentaba una lujosa crossover familiar de tres filas de asientos cuyo éxito aseguró su supervivencia en el portfolio de marcas del asediado gigante automotriz estadounidense.

Al senador hoy lo llamamos ex-presidente Barack Obama, mientras que a la crossover, que sigue siendo el mismo automóvil de una década atrás, le decimos Buick Enclave. Un ciclo de vida de 10 años es inusual para un modelo y suele ser un síntoma de una compañía en problemas. En los últimos 10 años GM entró en un procedimiento de quiebra, recibió prestamos federales para su supervivencia y perdió cuatro marcas de su portafolio. Pero también durante ese tiempo la compañía estableció una presencia importante en China, desarrolló una excelente plataforma para autos eléctricos, pagó todas sus deudas y se convirtió en una empresa apta para competir en el siglo XXI, prueba de ello es la nueva Buick Enclave 2018 que tuvimos oportunidad de probar en Georgia y que está llegando a los concesionarios de la marca al momento de escribir estas líneas.

Buick aprovechó bien esos 10 años. La nueva Enclave tiene un estilo moderno, elegante y lujoso sin separarse mucho de su exitosa predecesora. La nueva camioneta sirve también como el vehículo con el que Buick inaugurará su sub-marca Avenir, con la que pretende acercarse a los autos de lujo como Cadillac, Lincoln o Lexus.

El diseño de la nueva camioneta mantiene un excelente balance visual gracias a acertadas líneas y al esfuerzo en evitar caer en la tentación de crear grandes protuberancias en sus extremos. Una práctica común en el diseño de vehículos de tracción delantera medianos y grandes que suele lastrarlos visualmente al tratar de hacerlos ver más sustanciales, usualmente sin éxito. Para ello, las 2.3 pulgadas de ganancia en longitud fueron concedidas la distancia entre ejes, ahora de 120.9 pulgadas, lo cual redundó en puertas traseras que permiten un acceso más cómodo a las dos filas de asientos traseras. La nueva camioneta es también más ancha y naturalmente cuenta con más espacio en la cabina.

La cabina de la versión Avenir que probamos es lujosa y sus acabados de cuero en asientos, tablero y puertas son suaves y de alta calidad. La atención al detalle es intensa, algo nuevo para Buick, lo que va a sorprender a sus compradores tradicionales y conquistara a otros. Otros aspecto que deberá complacer a la mayoría de las personas en la belleza del diseño integral de la cabina y la calidad de la gran parte de los acabados. El sistea de aire acondicionado cuenta con un ionizador de partículas que elimina partículas contaminantes y causantes de alergias.

El corazón de la nueva Buick Enclave es una versión mejorada del V6 de 3.6 litros con cámaras sobre cabezales, galardonado en el 2016 como uno de los motores del año por Wards Automotive. Bajo el capó de todas las versiones de la Enclave 2018, este motor produce 310 caballos de fuerza y 266 lbs.-pie de torque, potencia más que suficiente para las labores que el 100% de sus dueños la harán cumplir y para encarar a su competencia natural encarnada camionetas como la Acura MDX (290 caballos de fuerza) y la Infiniti QX60. La Buick Enclave 2018 también está equipada con una transmisión automática de 9 velocidades muy asertiva que en combinación con el sistema de tracción integral de doble embrague, presente en el modelo Enclave Avenir que probamos, proporciona un poder balanceado y suave en cualquier circunstancia. Buick ofrece también un sistema de tracción integral de embrague simple así como una opción de tracción delantera. Finalmente cuando se la equipa con el paquete de remolque a un precio de 650 dólares la Buick Enclave es capaz de remolcar hasta 5,000 libras.

La experiencia de manejo tras el volante de la nueva Buick Enclave 2018 fue muy buena. La entrega de poder es uniforme gracias a una transmisión de cambios precisos que logra con éxito evitar la agonía de la pérdida de impulso que experimentamos tantas veces con el modelo saliente. La dirección, sin hacer ningún esfuerzo por imitar la de un auto deportivo, responde bien y ofrece una importante sensación de control en todas las instancias. El modelo que probamos estaba equipado con un sistema de suspensión con amortiguación adaptable por traslado de fluidos, que sin mostrar la agresividad de la suspensión de control magnético de Cadillac ofrece un paseo suntuoso y calmado. El vehículo que probamos contaba con un modo de manejo deportivo que con un programa de cambios más apretado y mayor conectividad en la transmisión que hace las cosas más interesantes, sobretodo en carreteras con curvas y caminos más agresivos.

Los precios de la Buick Enclave 2018 arrancan en 40,970 dólares por el modelo básico. El nivel Essence que incluye tapicería de cuero, alertas de punto ciego y tráfico cruzado trasero comienza en 45,190 dólares, mientras que el modelo Premium tiene un precio inicial de 48,990 dólares y aparte de todo el equipamiento del nivel Essence, incluye mejoras como sistema de audio Bose con 10 cornetas, subwoofer y asientos perforados con calefacción (ventilación en los delanteros). Finalmente la Buick Enclave Avenir, que cuenta con un precio de arranque de 54,390 dólares es prácticamente un auto separado con ruedas exclusivas de 20 pulgadas, moonroof doble, todos los equipamientos de seguridad activa disponibles para la línea Enclave, incluyendo una cámara retrovisora cuya imagen se proyecta en el espejo retrovisor interior, con excepción del frenado automático de emergencia y el sistema de suspensión con amortiguación adaptables que son parte de un Paquete de Tecnología exclusivo para el modelo Avenir 2,095 dólares. La Buick Enclave Avenir también cuenta con un cuadro de instrumentos digitales exclusivo, materiales y patrones internos exclusivos. El modelo que probamos costaba unos impresionantes 60,035 dólares.

La pregunta que queda por hacer es si la nueva Buick Enclave es la camioneta con la que finalmente la industria automotriz estadounidense será capaz de retar creíblemente a la competencia europea y japonesa en el terreno de las camionetas de lujo. Sus precios sugieren que al menos Buick así lo cree. La respuesta solo la tienen ustedes, los consumidores.

Lea también:

RELACIONADOS:CrossoversCamionetasSUV