null: nullpx
Auto Shows

Pekín 2016: T-Prime Concept GTE representa la nueva apuesta híbrida de Volkswagen

Se trata de un prototipo que delinea el futuro de Touareg y que el fabricante describe como una utilitaria de clase premium.
25 Abr 2016 – 06:27 PM EDT
Reacciona
Comparte

Con el monumental desafío de dejar en el pasado el capítulo más deshonroso en su historia, Volkswagen se presenta en el Auto Show de Pekín 2016 con el T-Prime Concept GTE, una SUV híbrida enchufable que zanja el sendero por el cual avanzará el modelo Touareg. Se trata del concept del cual el fabricante alemán había adelantado algunos detalles días atras y que ahora describe como una SUV de clase premium.

Compartiendo segmento con la Tiguan 2017, otra utilitaria híbrida enchufable de Volkswagen, el concept presentado en el evento chino da cuenta de un tipo de vehículo con protagonismo en los planes de la empresa germana y que es respuesta a un mercado que avanza hacia modelos amigables con el medio ambiente con un público que cada vez más se vuelca hacia la propuesta de las SUVs.

T-Prime Concept GTE cuenta con un motor turbo de 4 cilindros y 2.0 litros en posición delantera, y uno eléctrico con una batería de ion litio de 14.1 kWh que, en conjunto, son capaces de entregar 375 caballos de fuerza. El motor eléctrico ofrece 258 lbs-pie de torque, mientras que el de gasolina (TSI) asciende a los 273 lbs-pie de torque. De esta forma, en modo GTE el sistema entrega un total de 516 lbs-pie de torque. Esta SUV logra ir de 0 a 62 mph en 6 segundos y alcanzar una velocidad máxima de superior a las 139 mph, contando con tracción integral 4Motion.

Loading
Cargando galería

En modo eléctrico, la autonomía supera las 31 millas con emisiones cero en áreas urbanas. En marcha híbrida, su consumo es de 29 mpg.

Al interior del T-Prime Concept GTE es donde se evidencian las señas más futuristas, algo que los prototipos se pueden permitir. Allí reina la digitalización así como los comandos verbales y gestuales. Con ese objetivo dispone de un cuadro de instrumentos de 12 pulgadas por sobre el volante, una pantalla adicional curvada de 15 pulgadas, y otras de 10,1 pulgadas en las plazas traseras, además de una central de 9,6 pulgadas dedicada al sistema de climatización. A todos estos displays se añade un volante que cuenta con botones táctiles en la zona central en reemplazo de interruptores. Por otra parte, el cambio automático de 8 marchas se opera desde un cilindro virtual que no se conecta en forma mecánica con la caja.

Con una agresiva mirada de sus faros LED y un cuerpo musculoso que viste el habitáculo de 4 asientos, para este prototipo se ha empleado la plataforma MLB de Audi, lo cual supone que comparte muchas de las señas que exhibe el Q7 fabricado también por esa marca del Grupo Volkswagen. Se espera que la versión de serie adopte configuraciones de 5 y 7 plazas, en línea con la propuesta del Audi Q7.

Reacciona
Comparte