null: nullpx
Arrestos

La activista comunitaria Nestora Salgado fue liberada

Salgado fue absuelta de los delitos de secuestro que le fueron imputados en 2013, mientras dirigía la policía comunitaria de Olinalá
18 Mar 2016 – 10:46 PM EDT


La líder comunitaria del sureño estado de Guerrero Nestora Salgado dejó el viernes la cárcel femenina de Tepepan al ser absuelta de los delitos de secuestro y homicidio.

El caso se ha convertido en un símbolo para activistas y militantes comunitarios que ven en su encarcelamiento una forma de reprimir a los movimientos populares legales que cuestionan el poder del Estado y de las distintas policías.

"Soy libre", expresó Salgado ya en las afueras del penal, donde fue recibida por la policía comunitaria de su municipio y por familiares que gritaban "¡presos políticos, libertad!".

"Vamos a seguir luchando para que no nos sigan reprimiendo", señaló la activista.

"Si es necesario esto -dijo alzando un rifle-, a esto vamos a llegar, pero no vamos a dejar que nos sigan pisoteando, compañeros", añadió.

Arropada por familiares y amigos Nestora exhibió a su salida de la cárcel, además del rifle, una playera verde, los dos símbolos de la guardia comunitaria de Olinalá, de la que formaba parte.

Los seguidores de la activista, que esperaban su salida de la cárcel tras más de dos años, la acogieron con pancartas en las que se leían lemas como "El fin de la impunidad comienza con tu libertad"



Salgado, de 45 años, fue detenida en agosto de 2013 después que personas detenidas por la policía comunitaria que lidera denunciaron que habían sido secuestrados. Un juez federal mexicano desestimó esos cargos contra Salgado en 2015, pero varios cargos estatales sobre el mismo asunto la mantuvieron tras las rejas.

Salgado tiene la doble nacionalidad estadounidense y mexicana, pero en 2004 dejó la ciudad de Seattle para volver a su México natal donde se unió a la policía comunitaria para participar en un movimiento de defensa legal que organiza patrullas para proteger a los residentes de la corrupción y el crimen organizado.

En febrero pasado, un grupo de trabajo de Naciones Unidas concluyó que su detención fue arbitraria e ilegal.

El panel del organismo internacional analizó las respuestas ofrecidas por el Estado mexicano y concluyó que la detención fue arbitraria e ilegal y exigió su liberación inmediata como una "compensación apropiada" por las numerosas violaciones a sus derechos humanos.

Asimismo, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) había pedido en febrero del 2015 que el Estado mexicano adoptara medidas cautelares para proteger la vida de Salgado, debido a que se hallaba en un precario estado de salud.

Guerrero es uno de los estados más violentos de México y en los últimos años se han dado algunas de las peores matanzas por la violencia del crimen organizado, como la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa. En distintas poblaciones han surgido movimientos de autodefensa.

Publicidad