null: nullpx
Nicaragua

Ortega es el candidato único en Nicaragua tras inhabilitar al partido del último opositor en campaña

Oscar Sobalvarro, fue el 'Comandante Rubén' durante la guerra y brevemente se convirtió en candidato presidencial esta semana hasta que su partido fue eliminado por el Consejo Supremo Electoral el viernes. (Read this article in English)
7 Ago 2021 – 07:39 AM EDT
Comparte
Oscar Sobalvarro, o el 'Comandante Ruben'. Crédito: David Adams / Agencias / David Maris

Primero fueron ocho, luego uno y después ninguno.

Así se perfilan las elecciones del 7 de noviembre en Nicaragua, después de que el gobierno de Daniel Ortega detuviera e inhabilitara a todos los principales candidatos de la oposición que se presentaban contra él, incluido el último rival que le quedaba el viernes.

El Consejo Supremo Electoral (CSE) le quitó la personería jurídica al partido Ciudadanos por la Libertad (CxL) dejando fuera al último opositor, Oscar Sobalvarro, ganadero de 61 años y excomandante de la guerrilla anticomunista convertido en exportador de madera.

La fórmula de la candidato presidencial por la alianza CxL ya había sido afectada el miércoles al arrestar a la exreina de belleza de 27 años Berenice Quezada, candidata a vicepresidenta, en medio de la ola de arrestos de opositores a Ortega.


Muchos en la oposición se preguntaron por qué Sobalvarro no había sido inhabilitado.

Sobalvarro es un excomandante del ejército guerrillero antisandinista, los llamados 'Contras', que luchó contra Ortega en la década de 1980 tras la llegada del sandinismo en 1979.

"Nos enfrentamos en aquella época y hoy nuevamente nos volveremos a enfrentar, lógicamente, en otras circunstancias ahora, dentro de la lucha cívica o la lucha electoral", dijo a Univision Noticias en una entrevista vía Zoom esta semana. "He acumulado mucha experiencia y he aprendido también a vivir en este país con todas las dificultades que se nos han presentado o los retos e que se han presentado en mi vida", agregó.

Comandante Rubén

Sobalvarro se unió a la lucha contra Ortega cuando era un adolescente y ascendió en las filas de la contrainsurgencia respaldada por Estados Unidos. Conocido como el Comandante Rubén, concedió entrevistas a periodistas extranjeros en las montañas de Nicaragua prometiendo derrotar a Ortega y restaurar la democracia con el apoyo del campesinado local. Dos de sus hermanos murieron luchando contra los sandinistas y Sobalvarro perdió parte de su pie al pisar una mina.

Tras el fin de la guerra y la derrota de Ortega en las elecciones de 1990, Sobalvarro entró en el gobierno de Violeta Chamorro como parte de un programa de reinserción de antiguos combatientes de la Contra.

Dice que sólo se convirtió en un candidato accidental después de que todos los demás habían sido apartados y se acercaba la fecha límite del 2 de agosto para que los candidatos se inscribieran.

"Llegó esta oportunidad que no la esperaba porque eran otros los que estaban aspirando a ser candidatos a la presidencia (...) fueron detenidos y actualmente se encuentran en las cárceles", "Y bueno, aquí estoy ahorita dando la cara por Nicaragua, dando lo que he hecho siempre, que es tratar de servir al país luchando por esa democracia", añadió.

En lugar de hacerle el juego a Ortega, dijo que esperaba que la oposición se uniera en torno a su candidatura como una alternativa legítima. "Me tocará a mí buscar la manera de cómo unir a la familia nicaragüense, con este objetivo de llegar al 7 de noviembre y que podamos manifestarnos masivamente y que podamos hacer ese cambio", dijo.

"Yo creo que eso es un capítulo que hay que buscar cómo cerrarlo, ¿verdad? Tenemos que luchar y continuar luchando lógicamente para que nuestros presos políticos sean puestos en libertad y que los nicaragüenses que están en el exilio también puedan retornar a Nicaragua en sean parte de esta familia que necesitamos unir", agregó.

Sin embargo, su candidatura ha sido ampliamente rechazada por otros partidos de la oposición que acusaban a Sobalvarro de hacerle el juego a Ortega.

La impopularidad de Ortega hace que pocos crean que pueda ganar unas elecciones legítimas, pero el hecho de presentarse contra un excontra podría haber ayudado a motivar a las bases nacionalistas de su partido.

CxL era una de las tres alianzas políticas fuertes acreditadas por el consejo electoral para los comicios, junto con cinco partidos políticos minoritarios. Las otras alianzas son la oficialista Unida, Nicaragua Triunfa -encabezada por Ortega y el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) en el poder desde 2007- y la del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), segunda fuerza parlamentaria y aliada del gobierno.

Cargando Video...
Se recrudecen detenciones contra precandidatos y líderes opositores al gobierno de Nicaragua en los últimos días de campaña

El viernes también renunció el candidato del PLC, Milton Arcia, "asustado" después de descubrir que miembros de su partido habían solicitado la eliminación del CxL.

El CSE tomó su decisión en base a una denuncia que la presidenta del CxL, Kitty Monterrey, tiene doble nacionalidad acusando al partido de fraude.

Se consideraba que Sobalvarro tenía muchas posibilidades frente a Ortega. Había perdido el apoyo de algunos de sus antiguos compañeros de la Contra, que dicen que los abandonó en 1990 cuando terminó la guerra. "Él se fue distanciando de los Contras. Le dieron algunas propriedades. Se quedó con los mejores para él y sus aliados", dijo Luis Adán Fley, un ex Contra, conocido como Comandante Jhonson.

"Depredador forestal"

Sobalvarro también ha sido acusado de enriquecerse a través de la tala ilegal en Nicaragua, que ha despojado a sus bosques de caoba, lo que le ha valido el título de "depredador forestal."


Un informe detallado en 2006, "Emergencia en el bosque", citaba supuestas irregularidades en las operaciones de un aserradero propiedad de Sobalvarro responsable de toneladas de madera exportada.

Sobalvarro negó cualquier irregularidad, diciendo que operaba legalmente con permisos obtenidos en virtud de la CITES internacional que regula el comercio sostenible de especies. Añadió que abandonó el negocio de la tala hace 15 años para dedicarse a la ganadería.

"[Sobalvarro] se convirtió en un colaboracionista (...) Como decimos en Nicaragua, Ortega controla de cabo a rabo todas las instituciones del país, incluyendo el aparato electoral", dijo Fley, que es presidente de la Fuerza Democrática Nicaragüense (FDN), un grupo de antiguos contras que ya no creen en la lucha armada y que se han unido a la oposición civil a Ortega.

"Un circo"

Fley, que ahora tiene 70 años, se exilió en 1985 para unirse a los Contras, y se vio obligado a exiliarse por segunda vez el mes pasado tras ser puesto bajo arresto domiciliario en Managua. Se escabulló de su casa el 11 de julio y salió del país desde México, donde esperaba cruzar la frontera para pedir asilo político en Estados Unidos la semana que viene. Huyó de Nicaragua con otros dos miembros del FDN, incluyendo a Roxana Zamora, la secretaria general del partido que también escapó del arresto domiciliario el mes pasado.

Fley dice que Sobalvarro y la CxL deberían haber puesto los principios por encima del partido. "Con este Sistema no se puede convivir. Ortega sólo quiere darle un bano de legitimidad. Es una farsa, un circo".

Otros líderes de la oposición, defendieron el derecho de Sobalvarro a presentarse, aunque cuestionaron si era la decisión correcta en las actuales condiciones que ha creado Ortega. En virtud de una nueva y controvertida ley de censura, la Ley nº 1055, cualquiera que critique a Ortega o al gobierno puede ser clasificado como 'traidor a la patria' y se le prohíbe presentarse a un cargo público.


"Vemos a un régimen de orden dictatorial que destruyó el Estado de Derecho, que no está promoviendo elecciones libres, democráticas, transparentes y observadas", dijo Luciano García, presidente de Hagamos Democracia, una asociación política no partidaria que promueve la participación ciudadana y la capacitación política.

"Las entidades políticas son básicamente secuestradas por el régimen porque no tienen mucha opción para poder actuar, las tienen chantajeadas bajo la ley", añadió García de 54 años, también se vio obligado a exiliarse en Costa Rica en 2018. "Ahí no va a ser una campaña electoral pues. Obviamente, es un proceso ilegítimo", dijo.

Sobalvarro reconoció los límites de su campaña cuando Univision Noticias le preguntó sobre las sanciones impuestas al régimen de Ortega por Estados Unidos y la Unión Europea.

"Leyes represivas"

"El partido de gobierno ha dictado leyes represivas contra las personas que opinan sobre estos temas y no quisiera profundizar en eso", dijo, pasando de puntillas por el tema.

"Pero sí quiero decir que entiendo la preocupación que tiene la comunidad internacional por lo que está pasando en Nicaragua en materia de democracia y en materia de violaciones de derechos humanos. Me anima esa preocupación... porque eso demuestra que algo no anda bien por acá", agregó.

El viernes, antes de la eliminación de la candidatura de Sobalvarro, el gobierno de Biden impuso restricciones de visado a 50 familiares directos de representantes de la Asamblea Nacional de Nicaragua y de fiscales y jueces nicaragüenses "responsables o beneficiarios de los ataques del ... régimen a las instituciones democráticas." Esto se sumó a las restricciones de visado contra 100 legisladores, jueces, fiscales y familiares nicaragüenses, emitidas el 12 de julio.

Añadió que al arrestar a Quezada de CxL a principios de la semana, Ortega y su esposa, la vicepresidenta, Rosario Murillo, "demostraron una vez más que tienen miedo de enfrentarse a cualquiera que consideren que puede ganar el apoyo del pueblo nicaragüense".

Feinberg dice que, al final, es poco probable que la participación de Sobalvarro marque la diferencia. "Creo que ya hemos superado eso. Ortega tomó una decisión", dijo. "Está acabando con la democracia e instaurando una autocracia sin tapujos. Las elecciones no importan. ¿Para qué celebrarlas a estas alturas?", añadió.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés