Adultos Mayores

Algo que puedes (y debes) hacer para reducir el riesgo de padecer demencia: controlar tu presión arterial

Ya se sabía que mantenerla en los parámetros normales era necesario para prevenir infartos y ACVs. Ahora un nuevo estudio comprueba que también contribuye a evitar el riesgo de deterioro cognitivo asociado con la edad.
15 Oct 2018 – 1:55 PM EDT

Para la mayoría de las personas que padecen de hipertensión no es ningún secreto que controlar su presión arterial es necesario para prevenir infartos y accidentes cerebrovasculares. Lo que no se sabía era qu e también reduce el riesgo de sufrir Alzhéimer, tal y como acaba de comprobar un nuevo estudio.

“Nunca imaginé que controlar mi presión arterial podría protegerme de padecer demencia”, declaró a la revista Time Arthur Lane (89) uno de los más de 9,300 participantes de esa investigación titulada Sprint Mind.

Según las proyecciones, se espera que para 2050 haya en el mundo 150 millones de personas con demencia, una condición en la que la genética y la edad -ambos factores no controlables- juegan un papel preponderante y para la cual todavía no existe un tratamiento efectivo.

Este estudio, financiado por varias agencias del Instituto Nacional de Salud, viene a demostrar que sí hay algo que las personas pueden hacer para aminorar el riesgo de padecer declive cognitivo. No es poca cosa si se toma en cuenta que tan sólo en EEUU más de 70 millones de personas son consideradas hipertensas.

De acuerdo a la Asociación del Alzheimer, los hispanos tienen un riesgo mayor que los blancos no hispanos de sufrir esta enfermedad y otros tipos de demencia. Se piensa que la longevidad y el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares podrían explicar ese fenómeno.

"La gente debe saber cómo puede reducir la probabilidad de desarrollar demencia en la vejez. Con lo que sabemos ahora, controlar la hipertensión debe estar de primero en esa lista", aseguró Walter Koroshetz, director del Instituto de Desórdenes Neurológicos y ACVs del Instituto Nacional de Salud, como parte de la campaña de ese ente destinada a incentivar a la gente a controlar su presión arterial.


Proteger la mente y el corazón


Durante el estudio se les pidió a 9,300 personas mayores con problemas coronarios o riesgo de desarrollarlos debido a tensión alta, que redujeran su presión arterial a menos de 120 mm HG, o 140 mm Hg sistólica. Ambos grupos fueron sometidos apruebas durante tres años para evaluar sus habilidades cognitivas, memoria y procesamiento de información nueva.

Se encontró que aquellas personas que tuvieron controlada su presión arterial en menos de 120 mm, había reducido su riesgo de desarrollar MCI (mild cognitive imperiment, por sus siglas en inglés; que en español significa deterioro cognitivo leve) o demencia en 15% en comparación con aquellas que mantuvieron la tensión en 140 mm Hg. Según nuevos lineamientos de la Asociación Estadounidense del Corazón, se considera hipertensa a toda persona que tenga la tensión en 130/80 o más.


Para el doctor Jeff Williamson, jefe de medicina geriátrica del Wake Forest School of Medicine y líder del estudio, es lógico que la presión arterial afecte la demencia. “Con el tiempo, la presión arterial alta puede deteriorar las paredes de las arterias frágiles que llevan sangre al cerebro y eso produce ciertas coas que asociamos con la demencia: inflamación y pequeños accidentes cerebrovasculares”, dijo a Time.

“Ahí donde hay procesos inflamatorios, aumenta la probabilidad de tener Alzheimer en los últimos años de la vida”, contó a Univision Noticias William Vega, director del Edward R. Roybal Institute on Aging de la Universidad del Sur de California.

“Controlar la presión arterial no es sólo bueno para el corazón sino también para el cerebro”, reitera Williamsom.

Aunque la investigación sólo encontró una reducción en las posibilidades de padecer demencia probable, no quiere decir que los resultados no apliquen para la demencia más avanzada ya que los resultados se midieron en poco tiempo y los casos de deterioro cognitivo avanzado tardan más en desarrollarse.

En tus manos


Por primera vez hay evidencia en un estudio controlado y riguroso de que hay algo que la gente puede hacer para deducir el riesgo de sufrir demencia. “Esto provee motivación a la gente para que se aseguren de controlar la presión arterial porque es una de las cosas que ahora sí puedes hacer”, dijo Willliamson.

No siempre es necesario tomar medicamentos para controlar la presión arterial. Los cambios en el estilo de vida como controlar la dieta y hacer más ejercicio son vitales. "Ninguna pastilla es tan efectiva como incorporar cambios como limitar la ingesta de alcohol, dejar el cigarrillo y bajar el consumo de sal (lo que no quiere decir que basten por sí solos en todos los casos)", dijo a Univision Noticias Martha Gulati, jefe de cardiología de la Universidad de Arizona Univision Noticias.

Ya otro estudio publicado en la revista Neurología había encontrado que la gente con tensión alta tendía a tener más lesiones cerebrales o áreas de tejido muerto en el cerebro en la que los nervios habían perdido la capacidad de comunicarse entre sí. También que tenían mayor presencia de una proteína que es considerada indicador de Alzhéimer y que tiende a aparecer cuando la enfermedad está desarrollada.

Mientras se encuentran nuevos tratamientos que logren no sólo controlar los síntomas del Alzhéimer sino también detener su progresión o incluso revertirla (hay algunos ensayos clínicos promisorios, pero muchos otros han fallado en el pasado), el hecho de que haya un factor del estilo de vida que sí se pueda controlar para reducir el riesgo es una excelente noticia.


Cuidar a un familiar con alzheimer es una labor de amor que puede generar cansancio y estrés

Loading
Cargando galería
Publicidad