null: nullpx

Una mujer acusa al senador demócrata Al Franken de manosearla y besarla sin consentimiento

La presentadora Leeann Tweeden ha relatado que, durante una visita a las tropas estadounidenses en países del Medio Oriente en 2006, el entonces comediante la besó a la fuerza en una ocasión y en otra le tocó los senos mientas ella dormía.
16 Nov 2017 – 12:34 PM EST
Comparte
Leeann Tweeden y Al Franken Crédito: KABC

La presentadora y modelo Leeann Tweeden ha denunciado que el senador demócrata por Minnesota Al Franken la besó a al fuerza y la manoseó sin su consentimiento durante un viaje en 2006 para visitar a tropas estadounidenses en Medio Oriente.

"Me besaste a la fuerza sin mi consentimiento, me agarraste los pechos mientras dormía y alguien te sacó una foto haciéndolo, sabiendo que lo vería más tarde y con vergüenza", escribió Tweeden, que ha compartido su testimonio en un artículo para la estación de radio de Los Ángeles KABC en el que también publicó una imagen en la que Franken aparece mirando a cámara, con sus manos encima de los senos de la presentadora.


Según la presentadora, Franken había preparado unos sketches cómicos con bromas de tinte sexual para los soldados. En una de ellas, el guion incluía un beso con Tweeden. La víspera de la representación, durante los ensayos, el senador le dijo que tenían que practicar el beso.

"Hicimos la línea anterior al beso y vino hacia mí, puso su mano en la parte posterior de mi cabeza, aplastó sus labios contra los míos y agresivamente metió su lengua en mi boca", escribió Tweeden. "Inmediatamente lo empujé con ambas manos contra su pecho y le dije que si alguna vez me volvía a hacer eso, no sería tan amable".

La presentadora dice que se sintió "asqueada" y "violada". Luego, durante el viaje de vuelta en el avión, Tweeden escribió que se sentía exhausta y que se quedó dormida. Una vez en Estados Unidos, cuando recibió un CD con las fotos del viaje que había tomado un fotógrafo, se encontró con una imagen de Franken agarrando sus senos: "Me sentí violada de nuevo. Desconcertada. Denigrada. Humillada".


Franken, entonces comediante y presentador de radio, fue elegido para el Senado dos años después del viaje, en 2008. En un comunicado, el demócrata ha pedido disculpas: "Ciertamente, no recuerdo el ensayo de la obra de la misma manera, pero le envío mis más sinceras disculpas a Leeann. En cuanto a la foto, claramente estaba pensada para ser divertida, pero no lo es. No debería haberlo hecho".

En un segundo comunicado más extenso, el senador aseguró: "Estoy pidiendo que se realice una investigación ética y yo cooperaré de buena gana”.

"La verdad es que lo que la gente piense de mi a la luz de esto es mucho menos importante que lo que la gente piense de las mujeres que siguen saliendo a contar sus historias. Ellas merecen ser escuchadas y que se les crea. Y ellas merecen saber que yo soy su aliado y apoyo. Las he dejado mal y estoy comprometido a compensarlas".

Ya el líder de la mayoría republicana Mitch McConnell había anunciado que pediría abrir una investigación al Comité de Ética de la Cámara Alta.

"Como con toda acusación creíble de acoso o asalto sexual, creo que el Comité de Ética debería revisar el asunto. Espero que el líder demócrata (Charles Schummer) se una a mí en esto. Independientemente de partidos, acoso y asalto sexual son completamente inaceptables, en el área de trabajo o en cualquier otra", dijo McConnell.

El presidente de EEUU, Donald Trump, que se vio duramente criticado durante la campaña electoral por numerosas acusaciones de acoso sexual y tocamientos indeseados a mujeres, criticó al senador a quien se refirió como Al Frankenstein, haciendo un juego de palabras con su apellido (en alusión al personaje de terror cuyo nombre correctamente escrito es Frankenstein).

Trump considera que "La fotografía de Al Frankenstien (sic) es algo muy malo, vale más que mil palabras". Y cuestiona si hubo más fotos de este tipo. "¿Dónde estaban sus manos en las fotos 2,3, 4, 5 & 6 mientras ella dormía?".


El relato de Tweeden se suma a una oleada global de testimonios de mujeres que están denunciando incidentes de acoso sexual tras el escándalo del productor de Hollywood Harvey Weinstein.

Las historias de las víctimas no se han limitado al mundo del espectáculo, sino que también han salpicado la política, principalmente con las acusaciones contra el candidato republicano a senador por Alabama, Roy Moore, quien es señalado de haber tenido "relaciones impropias" con mujeres menores de edad cuando él estaba en sus treinta años, cuatro décadas atrás, y sobre las que Trump no ha comentado.

Todo el debate en torno a Moore complica la situación de Franken, por lo delicado del momento en el que se revela el caso de Tweeden. Si republicanos han sido tan duro con uno de los suyos para mostrara que no toleran comportamientos abusivos de sus miembros, es de esperar que lo sean igualmente agresivos con un senador demócrata.

Esta semana, la Cámara de Representantes del Congreso empezó a estudiar la posibilidad de imponer un entrenamiento obligatorio para legisladores y miembros de sus equipos para evitar casos de acoso sexual, siguiendo la medida que ya adoptó el Senado a raiz de varias denuncias de mujeres que han sufrido acoso por parte de legisladores.

En otras esferas de la política, seis mujeres han acusado al expresidente George H.W de toquetearlas de forma inapropiada mientras posaban en fotos con él y el republicano Jeff Hoover ha renunciado como portavoz de la Asamblea de Kentucky, después de que se hiciera público un acuerdo judicial por acoso sexual con una empleada del capitolio estatal.

Comparte

Más contenido de tu interés