null: nullpx
Abusos

Las 5 confesiones más potentes de Salma Hayek sobre los abusos de Harvey Weinstein

La actriz relata en primera persona cómo fue convivir con los acosos, amenazas y presiones del productor de cine en lo que fue el tortuoso rodaje de la película 'Frida'.
14 Dic 2017 – 08:33 PM EST

El estremecedor relato de Salma Hayek publicado este miércoles por The New York Times es, quizás, uno de los testimonios más detallados sobre cómo operaba con sus víctimas el caído productor de Hollywood Harvey Weinstein.

El cineasta no solo acosaba a las mujeres e intentaba someterlas sexualmente sino que, si recibía un rechazo, las amenazaba y agredía verbalmente.

En el sentido relato hecho en primera persona, la actriz mexicana cuenta su seguidilla de negativas a los acosos de Weinstein y cómo sus 'no' convirtieron la filmación de la película 'Frida' en una tortura. En el artículo describe a Weinstein como su "monstruo".

Hayek explica por qué le tomó tanto tiempo denunciarlo públicamente: "Me oculté de la responsabilidad de hablar con la excusa de que había suficientes personas involucradas para dar explicaciones sobre mi monstruo. En realidad, estaba tratando de salvarme de contarle muchas cosas a mis seres queridos".

A continuación, cinco de las confesiones más fuertes de Hayek:

"No dejé que me hiciera sexo oral"

Hayek cuenta que Weinstein hizo numerosos avances para tener contactos sexuales con ella, desde aparecerse en mitad de la noche en sus cuartos de hotel hasta ofrecimientos de sexo oral, a los que ella respondió con un "no".

"No a abrirle la puerta a cualquier hora de la noche en hotel tras hotel donde se aparecía inesperadamente. No a bañarme con él. No a dejarlo que me viera bañarme. No a dejarlo que me diera un masaje. No a que un amigo suyo, desnudo, me diera un masaje. No a dejarlo que me hiciera sexo oral. No a desnudarme junto a otra mujer. No, no, no, no, no", cuenta Hayek.

"Con cada rechazo surgía la ira maquiavélica de Harvey. No creo que hubiera algo que (Weinstein) odiara nada más que la palabra no".

"Te voy a matar"

Hayek asegura que el productor amenazó con matarla. Cuenta que, agotadas sus "tácticas de persuasión", pasó de hablarle "dulcemente" a intimidarla.

"Sus tácticas iban desde hablar dulcemente y prometer cosas, hasta aquella vez que en un ataque de ira dijo las palabras más temibles: “Te voy a matar, no creas que no puedo”.


"Me dio una lista de tareas imposibles"

Cuando Weinstein agotó sus intentos de tener contacto sexual, la actriz cuenta que comenzaron las estrategias de presión. Primero dijo que le había ofrecido el papel de 'Frida' y el guion –escrito por ella–, a otra actriz.

"Para entonces tuve que recurrir a abogados, no para abrir un caso de acoso sexual sino por mala fe, pues había trabajado demasiado en la película (...) Intenté salirme de su empresa", relata.

Weinstein prosiguió con sus aprietes: "Para librarse legalmente (de mí), como yo lo vi, me dio una lista de tareas imposibles con una fecha límite apretada: conseguir que se reescribiera el guion sin algún pago adicional; recaudar 10 millones de dólares para financiar la película; contratar a un director de primer nivel; asegurar que actores conocidos interpretaran cuatro de los roles más pequeños".

"Para la sorpresa de todos, incluida la mía, lo logré (...) Ahora Harvey Weinstein no solo escuchó mis rechazos sino que tuvo que hacer una película que no quería hacer".

"Yo era solo un cuerpo"

La actriz cuenta que Weinstein la degradaba profesionalmente diciéndole que su valor como actriz solo residía en sus atributos físicos.

"Él dijo que mi nombre como actriz no era suficientemente conocido y que como productora era incompetente", relata Hayek. " Para él yo era una nadie, solo un cuerpo".

"(Weinstein) Le pidió a todos en la sala que salieran, excepto a mí. Me dijo que la única cosa que tenía a mi favor era mi atractivo sexual y que en esta película no tenía nada de eso. Entonces me dijo que la iba a cancelar porque nadie querría verme en el papel".


Me obligó a hacer una escena de desnudo con otra mujer

Como Weinstein la consideraba solo "un cuerpo", según Hayek, la actriz recuerda que el productor le dijo que la dejaría terminar la película "si aceptaba hacer una escena de sexo con otra mujer". Las presiones del cineasta por "más piel" y "más sexo" en el film llevaron a una escena sexual forzada que la actriz describe como un "sin sentido".

"Llegué al set el día que debíamos filmar la escena (...) por primera vez tuve un ataque de nervios: comencé a temblar incontrolablemente, mi respiración se cortaba y lloraba sin parar (...) Como los que me rodeaban no sabían nada de mi historia sobre Harvey, estaban sorprendidos", recuerda Hayek. " No era porque estaría desnuda con otra mujer. Era porque estaría desnuda con ella por Harvey Weinstein. Pero no podía decirles eso entonces".


Violaciones, acoso y miedo: los 52 relatos de terror de las mujeres que denuncian a Harvey Weinstein

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:AbusosAcoso SexualSalma HayekAcoso
Publicidad
Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.