null: nullpx
Abuso Policíaco

13 días de tensión en Baton Rouge tras la muerte de Alton Sterling

El asesinato de tres policías en esta ciudad de Louisiana llega en momentos en que las autoridades están en máxima alerta por varios acontecimientos que involucran a las fuerzas del orden: manifestaciones, disturbios y arrestos por "amenaza creíble" contra agentes.
17 Jul 2016 – 5:47 PM EDT

El tiroteo que dejó al menos tres policías muertos y tres heridos este domingo en Baton Rouge ocurre en medio de la tensión que existe entre la comunidad y las autoridades de esta ciudad de Louisiana, donde hace poco menos de dos semanas murió el afroestadounidense Alton Sterling, de 37 años, a manos de policías blancos tras un forcejeo.

Varios episodios en los que han sido blanco las fuerzas del orden han incrementado la alerta en la ciudad, donde no se han detenido las protestas, disturbios y arrestos vinculados a "amenazas creíbles" en contra de los funcionarios, que han obligado a fortalecer por estos días las medidas de seguridad.

Alton Sterling murió el 5 de julio y desde ese día Baton Rouge no ha tenido paz. La escena de su asesinato, captada en video, impactó y se multiplicó en las redes sociales, levantando una ola de indignación y protestas contra el uso excesivo de la fuerza por parte de la policía con motivos raciales. La situación se vio agravada cuando, al día siguiente, en Minnesota un joven también de raza negra, Philando Castile, murió por los tiros que le propinó un oficial dentro de su auto y su novia lo transmitió por Facebook Live.

La muerte de estos dos afroestadounidenses reavivó el debate racial en el país y desencadenó numerosas manifestaciones en diferentes ciudades del país, lideradas por el movimiento ‘Black Live Matters’. Dos días después, en medio de una las protestas contra la violencia policial en Dallas, un veterano del Ejército estadounidense de raza negra perpetró una matanza contra policías movido por odio racial, que se saldó con cinco oficiales muertos.

Este tiroteo incrementó la tensión y encendió las alertas de las autoridades en todo el país, donde en al menos otros tres estados se registraron agresiones contra agentes del orden. A pesar de eso, las protestas continuaron y el pasado fin de semana miles de personas salieron a las calles en Baton Rouge para condenar la muerte de Sterling. Cientos de manifestantes se concentraron frente al cuartel policial obstruyendo el paso.

En esa ocasión unas 200 personas fueron arrestadas, ocho armas de fuego fueron confiscadas y un oficial perdió varios dientes en medio de los enfrentamientos entre autoridades y manifestantes, según un reporte del diario The New York Times en el que cita a la Policía.

Y ahí no se detuvo la crisis. El pasado martes, tres sospechosos fueron arrestados por presuntamente haber robado varias armas que utilizarían para atacar a policías en esta misma ciudad. La Policía aseguró que descubrieron el plan mientras investigaban un robo en una tienda de empeños y advirtieron que existía "una amenaza sustancial creíble" contra sus funcionarios.

Autoridades en alerta máxima

El motivo del tiroteo de este domingo en Baton Rouge no ha sido confirmado, pero justo sucede tras un cambio en las leyes de Louisiana que aumenta la protección a los agentes del orden. A finales de mayo, el gobernador del estado John Bel Edwards, informó que atacar a un policía será considerado un "crimen de odio" según la reforma legislativa.

El gobernador justificó esta medida en la defensa que necesitan las autoridades. “Son verdaderos héroes y merecen todas las protecciones que podemos ofrecerles", aseguró. Por su parte, el representante estatal Lance Harris, el autor del proyecto de ley, señaló que tras tener conocimiento de una aparente “campaña para aterrorizar a los oficiales” quiso darle un nivel extra de protección a las personas que los protegen.

En total, y contando las muertes de este domingo, 31 policías han caído víctimas de tiroteos en Estados Unidos durante este año, según el sitio Officer Down Memorial Page, que lleva la cuenta de los agentes de policía muertos en servicio. Por estados la lista está encabezada por Texas con 12 y Louisiana, donde cuatro policías respectivamente han sido abatidos durante este año.

En 2015, 124 oficiales murieron en labores, de acuerdo con el Fondo Nacional en Memoria de las Fuerzas del orden (National Law Enforcement Memorial Fund), citado en un informe del diario Washington Post.

El presidente estadounidense, Barack Obama, quien había sido criticado en sus anteriores pronunciamientos por no referirse directamente a los constantes ataques a las fuerzas del orden, fue mucho más específico en su declaración de este domingo. “Nada justifica la violencia contra los agentes de la ley”, aseguró.

"Por segunda vez en dos semanas, los agentes de policía que ponen sus vidas en riesgo cada día por nosotros, estaban haciendo su trabajo cuando fueron asesinados en un ataque cobarde", dijo Obama y prometió que se hará justicia.

Lea también:

Publicidad