null: nullpx
Donald Trump

11 hombres nos contaron sus conversaciones de vestidor y ninguno habla como Trump

Hombres desde Colombia hasta Guatemala, Madrid y Estados Unidos, nos contaron de qué hablan cuando están lejos de las mujeres.
10 Oct 2016 – 07:04 PM EDT
Comparte
Futbolistas, boxeadores y atletas se han levantado contra las declaraciones de Donald Trump Crédito: Scott Halleran/Getty Images

Donald Trump insistió en el segundo debate en que el audio revelado por el Washington Post no era más que una conversación de vestidor. De inmediato, varios deportistas en redes sociales reaccionaron con indignación.

Quisimos saber de qué hablaban los hombres normales, los que van a gimnasios o centros de entrenamiento de cualquier disciplina deportiva, y nos encontramos con que hablan más de otros hombres, rutinas y esteroides que de agarrar a las mujeres de tal o cual manera.

“En este momento, un par de señores cubanos, los dos gorditos, hablan de rutinas. Uno de ellos le da consejos al otro más nuevo sobre dieta, ejercicios, no comer azúcar, como si él tuviera todo bajo control“.
Sergio Gómez, Miami.

“Hoy en el gym se habla de cómo les fue el fin de semana, que si vienen golpeados de la fiesta, que si vieron a la chica guapa que entró a la clase, y que parece que es extranjera“.
Camilo Castillo, Ciudad de Guatemala.

“Una vez escuché a un hombre contándole a otro que la esposa de su amante lo había visto tirando a él –es decir, al amante– en la cama matrimonial“.
Elkin Rivera, Bogotá.

“Hoy hay un hombre que le dice a otro ‘estás tirando buenos ganchos y cruzados, pero estás bajando mucho las manos‘“.
Rodrigo Cáceres, Ciudad de Guatemala.

“Una vez llegó un tipo nuevo al gym, muy musculoso, muy grande. Pasó un tiempo y se hizo amigo de un amigo mío. Ese amigo dejó de ir varios días, se desapareció por un tiempo. Cuando volvió, me contó que estaba en el turco con el tipo nuevo y que se le había insinuado. Nos dio mucha risa porque muchas mujeres decían ‘huy, qué hombresote‘. Les gustaba mucho“.
José Santiago Ochoa, Medellín.

“La más rara que oí fue de dos tipos hablando sobre las cremas de piel. Habría sido menos chistoso si no fueran de esos que son todos hormonados. Me apuré para irme rápido, no hacer contacto visual y no reírmeles en la cara“.
Oskar Ortíz, Panamá.

"Con los que juego fútbol ahora son músicos, entonces hablamos de música. Y antes que jugaba con guionistas, de películas. También se habla de las camisetas de los equipos o si alguno lleva botas nuevas o alguna camiseta friqui. Se habla muy poco de mujeres".
Juan José Rueda, Madrid.

“Yo fui durante tres años a un gimnasio y aquello era un aburrimiento, olía mal de vez en cuando y alguna vez sí que oí alguna conversación sobre conquistas. Recuerdo a un señor de 50 hablando de sus encuentros sexuales como si tuviera 15, una conversación muy de 'bros'. El público es distinto por la mañana y por la tarde, por la mañana los mayores amigos entre ellos y por la tarde los petados con los cascos que no se hablan”.
Juan Jesús Gómez, Madrid.

“En el vestier del gimnasio he hablado de todo tipo de temas. Una vez llegó un tipo que se había operado todo el cuerpo. Le habían marcado el abdomen, se había puesto silicona en el pecho y en los bíceps. Su cuerpo se veía horrible, parecía un muñequito, todo fabricado. Otro tipo era muy espiritual y tenía muy buen cuerpo, entonces le pedíamos consejos y nos decía que teníamos que cultivar la mente, que el alma era la que hacía que le fluyeran los músculos. Él trabajaba con esas cuestiones del aura y la meditación y yo creo que quería buscar clientes. Otro tipo viajaba mucho a Venezuela y allá compraba ‘chuzos‘, como se le conoce en el argot de los gimnasios a los esteroides. Entonces el tipo empezó a ponerse muchos esteroides y se volvió muy grande un momento para otro. Me acuerdo que nos contaba que esa droga le había aumentado el deseo sexual, pero que en el momento de acostarse con una mujer no le funcionaba para nada“.
Anderson Díaz, Medellín.

“He ido a dos gimnasios en mi vida. Uno en el que practicaban boxeadores de alto rendimiento, peleadores de jiu jitsu, etc. Allí todo el tiempo se contemplaban unos a otros, enamorados de sí mismos, hablando de cuánta grasa debían perder y en dónde y qué tan grandes estaban y cómo habían crecido tanto. Después, estuve en un gimnasio de barrio, al que iban hombres más viejos y la conversación siempre era sobre sus mujeres, qué hacer para que no les dieran órdenes y demostrarles quién mandaba en casa“.
Guillermo López Linares, Madrid.

“En general, muchos de los tipos se recomiendan proteínas o aminoácidos. Siempre hay uno que cree ser el más conocedor en el tema y es el que les recomienda a los otros qué tomar. Hace unos días había uno que estaba diciendo que quería participar en un concurso de fisiculturismo y que tenía que ‘le tenía que dar duro‘ desde ya para estar preparado para el próximo año. También decía que estaba yendo dos veces al día, que antes de entrenar se tomaba un polvo que le daba energía y luego tomaba proteína y aminoácidos“.
Jonathan Montoya, Medellín.


Comparte
Publicidad