null: nullpx
Regional Mexicano

No lo conoces, pero cantas sus canciones: la historia del inmigrante deportado que triunfó en EEUU

Miguel Gastelum, creador de éxitosos como ‘La captura del Chapo Guzmán’, ‘La borrachera del Mayo’ y ‘El corrido del Chicharito’ ha tenido una vida digna de plasmar en un corrido.
21 Ago 2017 – 5:41 PM EDT

Quizás el nombre de Miguel Gastelum no le suene mucho a los aficionados del regional mexicano, pero si decimos que este señor, originario de Culiacán, Sinaloa, es el autor de muchos éxitos de bandas como Los Buchones de Culiacán, Los Titanes de Durango o del mismísimo Larry Hernández, la cosa cambia.

Y es que Gastelum desde niño descubrió que era bueno para componer, siempre le han gustado las noticias y cuando sucedía algo en su pueblo o en el país, de inmediato buscaba papel y lápiz para escribir una canción del acontecimiento.

A pesar de ese talento nato, la meta de Miguel era ser cantante y como todo joven con ilusiones salió de su pueblo natal en busca del sueño americano sin imaginar que, a partir de esa decisión, su vida se convertiría en una aventura digna de un corrido.

Miguel Gastelum: compositor cuya propia vida es digna de un corrido

Loading
Cargando galería


“Yo escribo canciones desde los 90, pero lo hacía como hobby, de gusto yo quería cantar pero fue por el año 2000 cuando decidí mejor ofrecer mis temas con algunos artistas que venían a California a tocar, pues ya llevo 30 años viviendo en Coachella, pero me costó que me hicieran caso, me rechazaban bien feo y así me pasé casi ocho años”, le platicó en entrevista a Univisión Entretenimiento.

Mientras llegaba el éxito, Miguel se dedicó a vender cócteles de camarón y mariscos en la calle para vivir, hasta que se le ocurrió grabar sus canciones y llevarles un disco a los artistas y productores, uno de los cuales se fijó en una canción titulada ‘Números de prisión’. Desde ese momento, comenzó a escribir para ellos.

“Me fui metiendo hasta que los Twins Valenzuela, en el 2010, me dieron ‘jale’ y le compuse temas a Los Buitres de Culiacán y a Los Buchones de Culiacán, a Los Nuevos Elegantes y por fuera me grabaron La Banda Sinaloense de Mazatlán, Los hijos de Barrón y ya de ahí en adelante empecé a darme a conocer”, comentó.

Drogas, deportación y cárcel

Sin embargo, para que todo esto sucediera, tuvieron que pasar muchas amargas experiencias en la vida del compositor mexicano, pues los vicios y las malas compañías, le hicieron vivir momentos que no se los desea a nadie.

“Yo llegué a Estados Unidos a la edad de 17 años, vine para ayudarle a mi apá en el campo, con la alfalfa y ya en el año 2000 me puse a vender camarones en la calle, haciendo cócteles de mariscos, pero antes de eso pues como todo ‘plebe’, me fui del lado malo, andaba en los vicios, la droga y el alcohol y a raíz de eso surgieron los problemas con la ley”, dijo.

Esos problemas en los que se metió, no sólo lo llevaron a la cárcel, sino que también fue deportado dos veces a México: “Toqué fondo la verdad y yo sabía que andaba mal y solo me desahogaba componiendo canciones de todo lo que me pasaba, pues no podía ni hablar con mi familia. Entre el 97 y el 2000 fui a parar a la cárcel y ahí escribí el tema ‘Dolor de padre’ que más tarde me grabaría Larry Hernández”.

Así que luego de dos deportaciones y varios años en la cárcel, Miguel Gastelum decidió que ya era tiempo de darle un giro a su vida y dedicarse de lleno a lo que más amaba, la música y su negocio de mariscos.

“Nunca me despegué de la composición, era mi refugio y luego de tantos trancazos me di cuenta que no me convenía seguir con esa vida y con esas amistades que tenía, así que desde que salí de la cárcel me dediqué a mi negocio y afortunadamente ya tengo mi restaurante. Desde entonces, todos los días estoy al pie del cañón y, poco a poco, he ido corrigiendo mi vida”.

Este cambio de vida le trajo frutos, tantos, que quien es famoso creador del cóctel de camarones en un coco, poco a poco se ha dado a conocer en el regional mexicano por sus composiciones, principalmente los temas que le ha compuesto a personalidades del deporte, del espectáculo, así como a varios narcotraficantes mexicanos; temas que, por cierto, menos le gusta componer.


Fue por eso que decidió alejarse del llamado movimiento alterado, porque sabía que estaba haciendo algo que no le gustaba, que no le llenaba y sobre todo que nunca le pagaron. “Me ponían a escribir canciones de descuartizados, de muertes, de pistolas, balaceras, los mismos Buitres me grabaron varias canciones de ese estilo, puro corrido de violencia y a final de cuentas, ni me pagaron nada”, manifestó.

Gastelum comentó que otros de los temas que le han funcionado son los que les ha dedicado a personajes de la política, el deporte y los espectáculos, pues asegura que le encanta estar informado y en cuanto sabe que hay una nota que ‘brinca’, tanto en las redes sociales como en la televisión o la radio, la convierte en canción.

“Luego de que me entero que pasa algo me nace la idea, la letra y la música, es algo que ya traigo de pequeño, por eso le he hecho corridos y canciones a gente como Donald Trump, al Chicharito Hernández, a la mismísima Ruby y sus XV años, al Pirata de Culiacán y pues ahora con lo que le pasó a Rafael Márquez y a Julión Álvarez”, narró.

Explicó que en unos cuantos minutos les compuse su corrido, pues un conocido locutor de radio le llamó y le preguntó si ya había compuesto ese corrido, le dijo que no, pero que no tardaba en hacerlo, "lo hice, se lo mandé y al tercer día ya estaba en las redes sociales y por todos lados”.

Finalmente, Miguel confesó que luego de haber tenido una vida complicada, ahora el camino se ha aclarado y poco a poco su sueño de brillar como compositor se le ha ido cumpliendo, pero lo más importante para él es que asegura ser un hombre nuevo, que recuperó a su familia, el respeto de sus amigos, a sí mismo y que su apodo de 'El Patrón' es ahora sinónimo de música y de mariscos.

También te puede interesar:


Más contenido de tu interés