null: nullpx
Regional Mexicano

Les 'robaron' el nombre y así lo recuperaron: los casos más sonados del regional mexicano

Desde Bronco hasta Julión Álvarez, algunos de los artistas y agrupaciones del regional mexicano han tenido que enfrentar batallas legales para poder usar su propio nombre.
4 Ago 2017 – 12:34 PM EDT

Artistas como Grupo Bronco, Julión Álvarez y Espinoza Paz, han enfrentado batallas legales para ser dueños de su nombre artístico, el mismo que adquirieron valor y fuerza comercial gracias a su carrera profesional, pero que en sus inicios fue registrado por alguien más. Con el tiempo, esto les causó tremendos dolores de cabeza. Hacemos un recuento de estos sonados casos en el regional mexicano.

Cuando Bronco fue El Gigante de América

En 1997 Bronco se despidió temporalmente de los escenarios, pero cuando quisieron regresar en 2003 se dieron cuenta de que su nombre le pertenecía a su exrepresentante Óscar Flores. Si querían recuperarlo tendrían que beneficiarlo a él, por lo que decidieron usar el nombre de El Gigante de América, uno de los apelativos que el público les puso en su época de mayor auge.

“No tiene la culpa la persona que lo tenía, la culpa la teníamos nosotros por ser buenas personas, por ser gente que confía, por ser gente de alma transparente, pero esta vida no es así, tan fácil”, dijo Lupe Esparza, líder de la agrupación, en entrevista telefónica con Univision Entretenimiento.

Finalmente, en el 2017 resolvieron legalmente las diferencias y pudieron volver a llamarse Bronco, lo que celebraron con el lanzamiento de un disco en vivo en el que participaron artistas como Julieta Venegas y Cristian Castro. Sobre esta mala experiencia, Lupe Esparza les da un consejo a las nuevas agrupaciones:


Estas bandas nos emocionan solo con oír sus nombres: el regional mexicano no existiría sin ellas

Loading
Cargando galería

Julión Álvarez pudo haber sido solo Julio

Cuando Julio César Álvarez Montelongo inició su carrera como solista adoptó el nombre de Julión Álvarez y la oficina que lo representaba en Monterrey, México, a cargo de Domingo y Germán Chávez, se ofreció a realizar los trámites legales para que quedara registrado. El nombre de Julión lo registraron bajo su propiedad, y no bajo la del cantante, por lo que este tuvo que firmar un contrato por cinco años para poder recuperarlo, ya cuando había ganado fama y su nombre tenía un peso importante.

Al término de los cinco años del contrato fue cuando se desataron los problemas pues los hermanos Chávez querían extender el contrato por dos años más y Julión, sin nada que temer, expuso la situación a través de sus redes sociales. “ Somos abusados por mucha gente que ya se la da de trucha y de inteligente a puro joder gente”, afirmó.


Meses después de haber iniciado el conflicto, el intérprete de ‘ Pongámonos de acuerdo’ llegó a una solución legal con Germán y Domingo Chávez, recuperando su nombre artístico. Además, Julión Álvarez y su Norteño Banda pudieron presentarse en Monterrey, plaza de la que estuvieron austentes por el tiempo que duró el contrato.

Espinoza Paz fue víctima de su representante

El cantautor Isidro Chávez Espinoza, mejor conocido por todos como Espinoza Paz, enfrentó problemas con su exrepresentante Martín Fabián, lo que llevó al cantante a cancelar diferentes presentaciones y a luchar por ser él quien se quedara con su nombre artístico.


Según la información que trascendió de la batalla, Martín Fabián tenía un contrato que le daba el derecho de quedarse con el 30% de las ganancias de Espinoza Paz en todas sus presentaciones, incluyendo las regalías de sus canciones, por un término de 20 años. Esto llevó a ambas partes a corte y aunque no se supo la resolución definitiva del caso, Espinoza comentó a El Gordo y La Flaca lo que pasó:

“El nombre siempre ha sido mío. Dios me ha dado muchas cosas. Yo registré el nombre hace mucho tiempo, ya se arreglaron las cosas” agregó antes de enfatizar que regresaba a los escenarios en EEUU en el 2014, tras una ausencia de dos años que le dejaron estos problemas.

Cuando Espinoza se enteró de la batalla que enfrentaba Julión Álvarez, semejante a la de él, no dudó en manifestarse al respecto: “El problema es lo que ahora representa el nombre de Julión en la música. Yo puedo llamarme Espinoza Paz pero si nadie me conoce, quién va a pelear por mi nombre. Sin embargo, el de Julión vale mucho y están aprovechando esa coyuntura”, dijo el cantautor sinaloense según publicó El Universal.

Límite también se llamó Euforia y LMT

Aunque es un caso diferente a los ya descritos, Grupo Límite también ha tenido que enfrentar cambios en su nombre. Alicia Villarreal formó la agrupación en 1994 y permaneció como su vocalista hasta el 2001, cuando decidió iniciar su carrera como solista. En ese momento, los músicos de Límite permanecieron unidos, pero tuvieron que cambiar su nombre, primero se hicieron llamar Euforia, integrando a Karla Flores y Cirilo como sus vocalistas.

Euforia no estaba funcionando por lo que en el 2006 decidieron recobrar una parte de su nombre original llegando a ser LMT. Sus vocalistas manejaban una imagen muy parecida a la de Alicia Villarreal pero para el público ellas no eran lo mismo que ‘La Güerita Consentida’.

Tras un acuerdo con Alicia Villarreal, los músicos volvieron a usar el nombre de Límite en el 2012 aunque su vocalista original no regresaba y después de tener cinco vocalistas, el futuro de Grupo Límite parece lejos del éxito que tuvo en sus inicios.

También te puede interesar:

Las colaboraciones más raras del regional mexicano

Loading
Cargando galería


Más contenido de tu interés