null: nullpx
Regional Mexicano

Las consecuencias de la tremenda caída de Alex Alvarado: mucha popularidad y una mano fracturada

El video del cantante en el momento que cae de espaldas del escenario en un baile en Oregon se convirtió rápidamente en tendencia en redes sociales.
12 Abr 2018 – 1:45 PM EDT

Hay caídas que pueden cambiar la vida de uno en segundos, tal como le ocurrió el fin de semana pasada al cantante Alex Alvarado quien luego de ser grabado en el momento que se cae del escenario durante un baile en la ciudad de Salem, Oregon, su video fue subido a las redes sociales y en cuestión de pocas horas se convirtió en tendencia y su nombre (y su caída) acapararon importantes espacios en la radio, televisión y prensa tanto en México como en los Estados Unidos.

Pero esa no fue la única consecuencia de la tremenda caída del exvocalista de la banda Astilleros, ya que luego del tremendo golpe su mano izquierda comenzó a hincharse y causarle molestias, pero “como buen mexicano” (dijo) no hizo mucho caso y solo se aplicó pomada y tomó algunos relajantes.

A estos artistas los traicionó el escenario (o el pavimento)

Loading
Cargando galería


Sin embargo ayer miércoles 11 de abril (cuatro días después del accidente) ya no aguantó los dolores y tuvo que ser llevado a urgencias de un hospital cercano a su hogar en Sacramento, California, donde luego de que le tomaron algunas placas encontraron que presentaba una fractura.

“Voy saliendo del hospital y luego de unas radiografías encontraron que tenía una fractura en mi mano luego de mi caída, la cual pues ya todo mundo ha visto. Con el peso de mi cuerpo al caer lo apoyé todo en mi mano y como traía reloj creo que eso ocasionó la fractura”, comentó en exclusiva vía telefónica Alex Alvarado a Univision Entretenimiento.


Al recordar el momento de su accidente señaló que todo fue muy rápido, instantes que cree se levantó más rápido que la caída.

“El ambiente estaba al máximo, era un evento donde había más de 10,000 personas yo estaba a punto de terminar mi actuación, era mi última canción y la adrenalina al 100, así que se me hizo fácil bajarme del escenario y vi que estaba la caja ahí y pues nunca imaginé que al pisarla se iría para adelante porque tenía rueditas. Fueron segundos, me paré de volada pues la estábamos pasando bien chingón y pues solo Dios sabe por qué pasan estas cosas y ahora aqui estoy enyesado pero con mucho ánimo”.


El cantante de 32 años de edad, originario de Guadalajara, Jalisco, comentó que el show debe continuar y ahora con el brazo enyesado se las ingeniará para ponerse los sacos para sus presentaciones, porque esa caída y toda la popularidad que le dio la tiene que aprovechar, justo ahora que está promocionando su nuevo sencillo ‘Amigos que se quieren’.


Más contenido de tu interés