Regional Mexicano

Esta es la historia del músico de Julión Álvarez que venció la obesidad y el 'bulliyng'

'El Compa Cheque' sufrió por años que lo señalaran como el ‘gordito chistoso’ hasta que por un susto de salud decidió transformar su manera de vivir.
9 Sep 2017 – 11:42 AM EDT

La historia de Ezequiel Figueroa González, ‘El Compa Cheque’, es digna de contar porque luego de llegar a pesar poco más de 150 kilos y sufrir enfermedades y el ‘bullying’ decidió darle un giro a su vida para someterse a una operación de bypass gástrico y ahora, orgulloso, presumió que ya perdió más de 60 kilos de peso.

‘El Compa Cheque’, quien además es el tubero de Julión Álvarez contó que el pasado 13 de junio de 2016, decidió someterse a una operación de bypass gástrico porque cada vez eran más los problemas de salud que le aquejaban por su sobrepeso.

Estos cantantes le ganaron la batalla al sobrepeso y el resultado salta a la vista

Loading
Cargando galería

“Tenía los niveles de glucosa muy elevados, los triglicéridos y el colesterol ni hablemos y pues ya no me sentía bien, los estudios arrojaban todo bien alto, y pues tuve varios sustos como el hecho de estar a punto de un coma diabético, así que decidí operarme y bendito Dios fue muy a tiempo”.

El gordito chistoso de los cachetitos

El músico contó a Univision Entretenimiento que desde que recuerda siempre fue un niño con sobrepeso, “yo siempre era el gordito de la calle, el de la escuela, nunca tuve un peso normal, era el gordito de los cachetitos, el que miraban como el gordito chistoso al que le daban de comer y antes no era ‘bulling’ era pura ‘carrilla’ y pues así fue mi infancia y parte de mi juventud”.

Pero además de toda esa ‘carrilla’, Cheque batallaba con otras situaciones, como la ropa, el subirse a un juego mecánico, un tobogán, la incomodidad de los aviones, los asientos en el cine, etcétera.

“Fueron muchas cosas por las que tuve que pasar para tomar la decisión de operarme, pues además existía el temor de quedarnos en la plancha o el del rebote o el del qué va a pasar después, pero finalmente me operé y creo que ha sido una de las mejores decisiones de mi vida”.

Llegó a pesar 150 kilos


Recordó que en un momento llegó a pesar 150 kilos de peso y ahora ha dado un giro de 180 grados a su vida, pues es un hombre renovado en todos los sentidos, principalmente ha modificado sus hábitos alimenticios que asegura, fue lo más difícil que tuvo que hacer para lograr esta transformación.


El compa Cheque subía a su página fotos de él comiendo, tirado en un sillón, descansando o conviviendo con sus ´compas’ y luego de su transformación ahora sube impagenes de él ejercitándose, subiéndose en una tirolesa o andando en bicicleta junto con su querida esposa.

“¡No'mbre! Ni como imaginarme subiéndome en una tirolesa o andar en bici, muchas cosas que evitaba o que no podía hacer por miedo, por inseguridad o porque se fueran a burlar de mí. Hubo muchas cosas que me privé de hacer por el sobrepeso y ahora sí las hago, pues necesito estar en forma y reafirmar el músculo”.

Las tentaciones de un sinaloense

Al respecto, comentó que luego de la operación queda mucha piel suelta y se necesita trabajar mucho en eso en el gimnasio porque aún le falta otra operación para reafirmar la piel.

Sobre sus nuevos hábitos alimenticios, Cheque asegura que fue muy difícil adaptarse a la nueva forma de comer, sobre todo porque en su natal Sinaloa, los mariscos y los antojos están a la orden del día.

“Estaba acostumbrado a comer esos grandes platones y el cambio fue duro, incluso a veces se me olvida que estoy en régimen y me vuelvo a servir así, pero la misma disciplina va rechazando eso, pues ya me acostumbré a comer menos y sin grasa, con poca sal y aprendí a masticar la comida, algo que nunca pensamos que es fundamental para digerir los alimentos de manera correcta”.

Ahora se cansa al cargar la tuba de más de 15 kilos

Por otra parte, el músico sinaloense confesó que antes no le pesaba para nada cargar la tuba en los conciertos de Julión Álvarez, pero ahora las cosas han cambiado y ya no están fácil aguantar varias horas cargando un instrumento que pesa aproximadamente entre 15 y 20 kilos.

“Antes si aguantaba más cargándola pues había donde recargarla, pero ahora pues dónde, si ya hay puro hueso y si ya de repente en los palenques o conciertos se la paso tantito al muchacho que nos ayuda con el agua y aunque sea una canción trato de descansar porque con el paso de los minutos si se siente el peso”.

Y agregó que por eso se está ejercitando más para hacer músculo pues ahora su meta es durar todo un show con la tuba en el hombro.

Le haría un monumento a su mujer por aguantar sus momentos de crisis


Finalmente, El Compa Cheque dijo que se siente un nuevo hombre, agradecido con la vida, pero principalmente con su esposa, quien estuvo a su lado en los momentos más críticos tanto de sus enfermedades, coomo de las operaciones que le tuvieron que hacer.

“Ella vivió todo el viacrucis que pasé antes y después de la operación y, la verdad, batalló mucho conmigo por todos los cambios de carácter y los cuidados que al principio se necesitan tras una cirugía de este tipo, pero sinceramente a todos quienes me preguntan o a quienes tienen un problema de sobrepeso, les recomiendo mucho que se operen, si valoran su vida vale la pena intentarlo”.


Más contenido de tu interés