Marihuana

El boom de la marihuana: en California ya esperan el efecto económico de la legalización del 'oro verde'

Se espera que la industria del cannabis genere $7,000 millones anuales en 2020, siendo Los Ángeles el centro de ese boom económico. Algunos incluso se atreven a decir que está por nacer el mercado de marihuana legal más grande del mundo.

LOS ÁNGELES, California.- Jordan Lams ríe como un niño al que le adelantaron la Navidad. Eso le ocurrió, dice él. Poco antes de la festividad su empresa obtuvo uno de los primeros permisos en California para cultivar, procesar y distribuir marihuana con fines recreativos. Su refinería inicia operaciones en Los Ángeles solo horas de que la legalización entre en vigor este lunes 1 de enero.

Para Lams, quien hace dos años creó la compañía Moxie, que elabora extractos de cannabis de alta calidad que se entregan a los dispensarios, se trata de la mejor inversión de su vida y varios reportes lo respaldan: se espera que la industria del cannabis genere 7,000 millones de dólares anuales en 2020, siendo Los Ángeles el epicentro de ese boom económico, y que esa cifra continúe creciendo. Algunos incluso afirman que pronto nacerá el mercado de marihuana legal más grande del mundo.

"Este es el mejor regalo que he recibido jamás", expresó emocionado Lams, quien un año después de intenso cabildeo, trámites burocráticos y revisiones a su plan empresarial, logró que el gobierno de Lynwood, en el condado de Los Ángeles, le diera luz verde a su planta.

Aún en obras, la refinería se encargará de cosechar, elaborar y repartir la esencia de la hierba, que él llama "oro líquido". Durante su fase inicial el negocio tendrá entre 60 y 65 empleados. Al concluir la construcción, la empresa tendrá un espacio de 50,000 pies cuadrados y, según Lams, será un generador de "decenas de millones de dólares" para la ciudad de Lynwood, donde el 87% de la población es latina.

"Esto solo se podría comparar con la industria del Internet, pero esto es mejor para la humanidad, porque no es una industria de cuello blanco (administrativa), sino de cuello azul (de manufactura) y produciremos algo que no es a costa del ambiente, ni de la comunidad; traerá beneficios para todos", explica a Univision Noticias el empresario, convencido de que "estamos aquí para escalar".

En la cuenta regresiva para la legalización de la marihuana para consumo lúdico muchos se frotan las manos por las ganancias de proporciones históricas que se generarán en la sexta economía del planeta. En Los Ángeles, que elaboró un reglamento que da prioridad a los 134 dispensarios de marihuana medicinal que ya operan en la ciudad y a las personas de bajos ingresos en la obtención de una licencia, esperan recibir una avalancha de solicitudes cuando inicie el proceso este 3 de enero.

Tras otorgar permisos a unos 200 negocios, este municipio anticipa recibir un pago tributario de al menos 20 millones de dólares en 2018, lo que sería cinco veces más que las proyecciones en San Diego. El impacto económico que se experimentaría aquí se calcula en base a lo observado en los estados que ya permiten consumir cannabis con fines placenteros: Colorado, Washington, Alaska, Nevada y Oregon.

"Los Ángeles ha sido descrito como el mercado más grande de cannabis en el mundo", dijo recientemente Cat Packer, directora del Departamento de Regulación de Cannabis en Los Ángeles, a la cadena ABC7.

Analistas creen que el negocio de la marihuana en California iguale al del café y del alcohol, abriendo las puertas de una revolución económica que implicará la creación de empleos, fortunas e inversiones. Se estima que sea una industria valorada al equivalente de una séptima parte de lo que actualmente genera el consumo de cerveza en el estado, que según un reciente estudio de la National Beer Wholesalers Association y The Beer Institute, es de $48,200 millones.

Al tiempo que se fomentaría el turismo de la hierba, conectado a la hospedería, el entretenimiento y la gastronomía (hay chefs que incluso quieren agregar este componente a sus platillos).

Banca verde

Pero este negocio llega con un gran reto: las instituciones bancarias no quieren aceptar estos ingresos por temor a que los reguladores federales les penalicen por manejar dinero que se obtuvo de la venta de droga. La marihuana, según la ley federal, es ilegal. Como una alternativa se ha propuesto crear una "banca verde" que presente servicios a las tiendas, refinerías y otros negocios del cannabis.

Funcionarios estatales ya se han reunido con representantes de 65 bancos, cooperativas de ahorro e instituciones de crédito buscando que acepten las ganancias del mercado de la marihuana. Con esto tratan de evitar que estos negocios entren a un mercado que se maneja en efectivo y que su dinero esté sujeto a supervisión y transparencia, además de que sus empleados dejen de ser el blanco de robos.

Por años, los dueños de los dispensarios de marihuana medicinal -que se permite en California desde 1996- se acercan a la alcaldía angelina con fajos de billetes dentro de bolsos y mochilas para pagar sus impuestos. Ese dinero en las cajas registradoras les convierten en imanes de los ladrones. Incluso, algunos de sus empleados han muerto o resultado heridos en violentos robos.

Por eso no es extraño que los dispensarios estén vigilados por hombres armados. La refinería Moxie no difunde su ubicación exacta en Lynwood, solo indica que se localiza en el llamado 'Corredor Alameda', en la mayor zona industrial de Los Ángeles. Su dueño no espera que sus bolsillos se llenen el 1 de enero. Él cree que tomará al menos un año para que las regulaciones estatales comiencen a quitarle peso al mercado negro.

"Va a tomar un poco de tiempo", señala el empresario, quien confía en que finalmente le arrebatarán el negocio a los narcos.

Su planta venderá el concentrado de cannabis de bajo nivel a 25 dólares por gramo y a 50 dólares el de mayor calidad. En una fase inicial pronostica procesar unos 20 kilogramos del extracto al mes y elevar la producción a 400 kilos.

"California no ha tenido regulaciones desde hace 20 años, lo cual ha permitido que se cultive y se venda ilegalmente. Ahora no solo se sabrá qué es legítimo y qué no, sino que creemos que también impactará al crimen organizado. Vamos a eliminar las ventas callejeras", advierte Lams.

Un análisis publicado en el verano por el Centro de Asuntos Agrícolas de la Universidad de California proyecta que el mercado negro de la marihuana en California bajará paulatinamente del 75% al 30% a partir de este 1 de enero. En tanto, las ventas del cannabis medicinal se reducirán del 25% al 9%. También predice que las ventas legales subirán de 2,000 a 5,000 millones de dólares.

Este reporte también advierte un impacto positivo en los vecindarios pobres, habitados por una gran cantidad de hispanos y donde es mayor la actividad del narcotráfico. "Un mercado ilegal disminuido beneficiará a los residentes de California y mejorará su calidad de vida en general. Los beneficios de una reducción en las transacciones ilegales de cannabis serán potencialmente más explícitos para los residentes de áreas urbanas de bajos ingresos donde el tráfico de drogas es más extendido", señala el informe.

A pocos días de que abra su empresa en Los Ángeles, Lams, el dueño de Moxie, también ve lo positivo de la regulación de la hierba.

"La realidad es que si queríamos proteger a nuestros niños y elevar el desarrollo económico teníamos que legalizar la marihuana", concluye.