Funerales

"Queremos asegurarnos de que sus muertes no fueron en vano": dan el último adiós a pareja que murió huyendo de ICE

Este lunes sus seis hijos, su nieto y centenares más de personas se reunieron en Delano, California, para el funeral de Marcelina y Santos García, el matrimonio hispano de trabajadores agrícolas que perdieron la vida tras chocar contra un poste de luz cuando intentaban evadir a los agentes de inmigración.

LOS ÁNGELES, California.– Centenares de dolientes se congregaron este lunes en la iglesia Nuestra Señora de Guadalupe en Delano, en el valle central de California, para darle el último adiós a Santos Hilario García y Marcelina García, los esposos hispanos que murieron en un accidente vehicular en marzo pasado cuando intentaban evadir a los agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

Los seis hijos de la pareja, cuyas edades van desde los 8 a 18 años, y su pequeño nieto estuvieron presentes en el funeral que se llevó a cabo a tan solo cinco millas de distancia del sitio donde el pasado 13 de marzo a las 6:54 de la mañana el carro en el cual viajaban los inmigrantes se volcó y se estrelló contra un poste de luz.

Santos y Marcelina, de 35 y 33 años respectivamente, emigraron de Guerrero, México, en 2003 y llegaron a los campos agrícolas del valle central de California para sacar adelante a su familia. Ambos estaban en el país ilegalmente, pero no eran buscados por las autoridades en el momento del accidente, según detallaron representantes de la Unión de Trabajadores Campesinos (UFW) que conocían a los fallecidos.

Su situación migratoria los habría impulsado a huir de los agentes de ICE que intentaron detenerlos porque la descripción de Santos correspondía a la de un individuo que buscaban. La agencia federal informó que ese día se presentaron en la casa de esta pareja, los siguieron y luego trataron de que frenaran su vehículo, pero ellos decidieron acelerar y escapar.

Al darse cuenta que eran agentes de inmigración, Santos García se dio a la fuga y posteriormente perdió el control de su auto, de acuerdo con los hallazgos de la investigación policial.

El recuento de ICE afirma que el conductor huyó a alta velocidad y posteriormente el carro accidentado fue hallado por los agentes federales, quienes inmediatamente notificaron a la Policía.

Las acciones de las autoridades migratorias fueron fuertemente criticadas por voceros de UFW y la Unión Americana de Libertades Civilices (ACLU) en los días posteriores al choque, un sentimiento que también hizo eco durante el servicio fúnebre.

"Marcelina y Santos eran duros trabajadores que solo querían mantener a su familia. Al igual que muchos otros inmigrantes, eran trabajadores agrícolas, personas que levantaron este país", declaró Arturo Rodríguez, el presidente del UFW, al diario Los Angeles Times.

"Queremos asegurarnos de que las muertes de Marcelina y Santos no fueron en vano. Esta tragedia ha demostrado a este país que las políticas inhumanas de esta administración destruyen familias", agregó Rodríguez.

Tras el funeral, el consulado de México se encargará de cubrir los gastos para el traslado de los cuerpos a su país natal.


Vea también: