Accidentes

Dos niños, la abuela y un buen samaritano: las víctimas mortales del accidente en Fontana

El conductor de una camioneta, que golpeó por detrás a un automóvil detenido en la autopista 10, dijo haberse quedado dormido, pero las autoridades investigan posible estado de ebriedad al encontrar una lata de cerveza en el interior de su vehículo. El incidente ocurrió el 4 de agosto.

LOS ÁNGELES, California.- El mediodía del pasado viernes 4 de agosto María Briseño llamó por teléfono a su esposo para decirle que el automóvil en el que viajaba con sus dos hijos menores y su mamá (abuela de los niños), se había sobrecalentado y que estaban varados a la orilla de la autopista 10, en Fontana, condado de San Bernardino.

Cuando el marido llegó al tramo de la carretera, entre las avenidas Cherry y Citrus, lo que encontró fue una escena devastadora.

Una camioneta 'pick up' Nissan Frontier blanca de doble cabina había embestido por detrás al sedán Honda en el que iba la familia Briseño y que estaba detenido en el carril de emergencia.

En el escenario de fierros retorcidos había cuatro cadáveres, entre ellos sus dos hijos, Isaac y Ailyn, ambos de 12 años, y su suegra y abuela de los niños, María Luisa Rodríguez, de 58 años. Todos residentes de La Puente, una ciudad en el este del condado de Los Ángeles.

El buen samaritano, la mamá y el conductor

El otro cadáver correspondía a un buen samaritano que se detuvo para auxiliar a la familia con el desperfecto del vehículo. Su nombre no había sido dado a conocer y sólo se informó que es un hombre de 60 años residente de Rialto, en el condado de San Bernardino.

La Patrulla de Caminos de California (CHP) identificó como Luis Sánchez, de 64 años y residente de Riverside, al conductor de la camioneta Nissan Frontier que impactó al Honda por detrás.

Al momento del choque los dos niños se encontraban en el asiento trasero del Honda. La mamá, la abuela y el buen samaritano se encontraban tratando de averiguar cómo echar a andar el vehículo.

"El impacto fue tan severo que el asiento trasero fue empujado hacia el frente y no podíamos ver nada hasta que los dos vehículos fueron separados", comentó el oficial Jesús García, vocero de CHP.

La mamá de los niños, María Briseño, la que había llamado a su esposo para que los ayudara, resultó ilesa en el accidente, sin embargo tuvo que ser hospitalizada ya que los paramédicos temían que sufriera un paro cardiaco debido a la histeria que padecía.

El conductor de la camioneta 'pick up' también logró sobrevivir, pero fue enviado a un hospital debido a las lesiones que sufrió por el impacto luego de que se quedara dormido, según una declaración preliminar que hizo a los agentes policiales.

Sin embargo, los detectives solicitaron en el mismo hospital que fuera sometido a exámenes de sangre para determinar su nivel de alcohol, ya que en su vehículo se encontró una lata de cerveza.

Las víctimas:


  • Ailyn Miguel, 12 años
  • Isaac Briseño, 12 años
  • María Luisa Rodríguez, 58 años
  • Hombre de 60 años, aún no identificado.
  • María Briseño, 39 años (sobreviviente)
RELACIONADOS:MuertesNiñosDUICalifornia