null: nullpx
Uber

Uber y Lyft quieren crear una nueva ley laboral que aplique exclusivamente a sus conductores en California

Las dos principales compañías de viajes compartidos y DoorDash amagaron con gastar $90,000,000 para impulsar su propia iniciativa de ley en la boleta electoral de 2020 que contrarreste -o derogue- el impacto de la AB 5, que los obliga a reclasificar a sus conductores como empleados y brindarles beneficios.
18 Sep 2019 – 08:32 PM EDT
Reacciona
Comparte
Cargando Video...

SAN FRANCISCO, California. - La nueva ley laboral de California que entrará en vigor el 1 de enero de 2020 augura una encarnecida batalla en las urnas encabezada por el sector de la tecnología. Y es que la AB 5 promete sacudir el modelo de negocios de economía compartida bajo el que operan muchas empresas en Silicon Valley basadas en aplicaciones para teléfonos móviles.

Para aminorar los efectos de esta legislación, las empresas líderes del servicio de viajes compartidos, Uber y Lyft, así como la compañía de entrega de alimentos a domicilio, DoorDash, crearon un fondo de $90,000,000 que amenazaron con gastar como parte de sus esfuerzos por mantener a sus conductores bajo el estatus de contratistas independientes. El ultimátum de estos tres titanes de Silicon Valley podría representar la primera vez que los gigantes de la tecnología en California se enfrascan en una batalla electoral contra los sindicatos y los legisladores estatales para intentar salirse con la suya.

La inyección millonaria de recursos se destinaría a campañas para colocar su propia iniciativa de ley en la boleta electoral de 2020, luego de que el gobernador Gavin Newsom le dio el visto bueno a la ley que dificulta que Uber, Lyft, DoorDash y otras empresas puedan clasificar a sus trabajadores como contratistas independientes y no como empleados, situación que les otorgaría protecciones salariales y otros beneficios.

"Orgullosamente hemos estado impulsando un nuevo marco laboral que, por primera vez, otorgue a los trabajadores independientes garantías salariales, acceso a beneficios y el derecho a organizarse (...) Creemos que California perdió una oportunidad real de convertirse en el líder en el país en mejorar la calidad, seguridad y dignidad del trabajo independiente", dijo Uber a través de un comunicado en respuesta a la firma de la ley AB 5.

Cargando Video...
La AB 5 sacudirá el modelo de negocio de Uber y Lyft, pero también a industrias basadas en contratistas

"De ser necesario, estamos preparados para llevar este asunto ante los electores para poder preservar la libertad y el acceso a conductores que los pasajeros buscan", señaló Adrian Durbin, vocero de Lyft.

Impacto a su modelo de negocio

Uber, Lyft y DoorDash coinciden en que reclasificar como empleados a quienes pasan horas y horas ganándose la vida al volante representaría un cambio demasiado drástico a su modelo de negocio, el cual está basado en la flexibilidad de los conductores.

Las compañías de viajes compartidos han expresado públicamente su intensión de crear un marco laboral que incluye un sueldo mínimo base para los conductores de $21 por hora, además de aportar dinero a un fondo para financiar ciertos beneficios para sus trabajadores y abrir la posibilidad de renegociar salarios en cada ciudad. DoorDash, por su parte, apoya la idea del salario mínimo estandarizado al igual que seguro de accidentes laborales, además de incluir protecciones para sus choferes contra la discriminación racial y de género, así como contra el acoso sexual.

Hasta el momento las tres compañías no han presentado un borrador de la propuesta de ley que buscarían colocar en la boleta electoral de 2020, pero se sabe que estos son los principales puntos que buscarán incluir:


En Uber no habrá reclasificación

Ante la inminente aprobación de la AB 5, Uber auguró una encarnecida batalla en los tribunales de California antes de sujetarse a la nueva ley. Tony West, el abogado general de la compañía, dijo a través de un comunicado que “seguimos creyendo que nuestros conductores están clasificados de manera apropiada como contratistas independientes” y por lo tanto “los conductores no serán automáticamente reclasificados como empleados aún después de enero del próximo año (cuando la ley haya entrado en vigor)”.

Por más de un año, las compañías de viajes compartidos y otras empresas tecnológicas de Silicon Valley han cabildeado intensamente en el Capitolio estatal para aligerar los efectos de Dynamex, una decisión de la Corte Suprema de Justicia emitida en 2018 que allanó el camino para reclasificar a los trabajadores en todo el país.

Desde entonces, ese fallo judicial ha significado una pesadilla para compañías como Uber y Lyft, cuyo modelo de negocios depende casi en su totalidad de un ejército conformado por miles de conductores dispuestos a trabajar como contratistas independientes con pocos beneficios y horarios flexibles.

“Vamos a seguir respondiendo a las denuncias sobre reclasificación (de conductores) en los tribunales de arbitraje y las cortes conforme sea necesario, tal y como lo hemos venido haciendo (…) Estamos analizando varias opciones legales y política, incluida la opción de trabajar con Lyft y otras empresas de internet para impulsar una iniciativa de ley que aparezca en la boleta electoral de 2020”, indicó West.

Por su parte la Federación de Trabajadores de California, que representa más de 2 millones de empleados en el estado, dijo que se verá las caras con estas compañías en la próxima boleta electoral. “Le haremos frente a este gasto político absurdo con una campaña liderada por trabajadores que derrote a su propuesta y le asegure a la clase trabajadora que tienen el derecho a sindicalizarse como lo marca la ley”, señaló el consorcio de sindicatos a través de un comunicado.

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés