null: nullpx
Uber

Gobernador de California firma ley laboral que promete sacudir la economía compartida de Silicon Valley

La AB 5, que entrará en vigor en enero del próximo año, obliga a compañías como Uber y Lyft, entre muchas otras, a reclasificar a sus contratistas independientes como empleados y brindarles los beneficios correspondientes.
18 Sep 2019 – 5:10 PM EDT

SAN FRANCISCO, California. – El gobernador de California firmó este miércoles la iniciativa de ley AB 5 que obliga a compañías como Uber y Lyft a clasificar a miles de sus conductores en el estado como empleados y no como contratistas independientes, un cambio que promete sacudir el modelo de negocios de economía compartida bajo el que operan muchas empresas de tecnología en Silicon Valley.

“La erosión de nuestra clase media lleva 40 años y la necesidad de crear seguridad financiera para nuestra fuerza laboral demanda acciones. La AB 5 es un paso importante. El siguiente paso es abrir las vías para que más trabajadores formen sindicatos, puedan negociar sus contratos colectivos y tengan una voz de mayor peso en sus empleos”, escribió el gobernador Gavin Newsom en un comunicado.

El mandatario estatal llamó a la AB 5 una “legislación trascendental” que evitará la clasificación incorrecta de trabajadores como contratistas independientes, una situación que suele despojarlos de las protecciones básicas que reciben los empleados en California. La medida promete impactar a cerca de un millón de personas que por décadas han trabajado sin garantías de un salario mínimo, pago de tiempo extra, días de enfermedad pagados, seguro de desempleo, planes de ahorro para el retiro y seguro de salud.

La asambleísta Lorena González, autora del proyecto de ley, dijo vía Twitter que está “orgullosa de haber tenido un pequeño papel en la redefinición de las leyes laborales en el estado y abrir el camino para reducir la inequidad salarial y reconstruir a la clase media”.

La nueva ley entrará en vigor el 1 de enero de 2020, fecha en la cual las compañías de California deberán reclasificar a sus trabajadores como empleados si la empresa ejerce algún control sobre su desempeño laboral o si las tareas que realizan forman parte del modelo de negocio central de la empresa. Bajo la AB 5, el trabajo de freelancer o contratista independiente está definido como una persona que maneja un negocio independiente, que es contratada por una empresa para realizar una tarea distinta al modelo de negocio de esa compañía, y que tiene total independencia sobre el cómo, cuándo y dónde completan esa tarea.

El impacto de la AB 5

La nueva ley no se limita a reclasificar a los conductores de compañías como Uber, Lyft y DoorDash, sin embargo, estos gigantes de Silicon Valley fueron los principales blancos de la legislación. El senador por Vermont y precandidato a la presidencia, Bernie Sanders, se refirió a estas empresas como “un puñado de estadounidenses que se vuelven extraordinariamente ricos pagándoles a sus trabajadores salarios de miseria”.

Además de los conductores de servicios de viajes compartidos y entrega de comida, la medida espera reclasificar a trabajadores en la industria de la construcción, limpieza, salud, transporte y salones de belleza. A su vez, exenta a ciertos profesionales con licencia, agentes de seguros y bienes raíces, desarrolladores inmobiliarios, estilistas y peluqueros, entre otros.

La AB 5 promete convertirse en una de las leyes sobre clasificación de trabajadores más estrictas en los Estados Unidos y tiene el potencial de sentar un precedente para otras legislaturas estatales que busquen brindar mayores beneficios a las personas que trabajan el sector de la economía compartida. Sindicatos de trabajadores están impulsando una iniciativa similar en el estado de Nueva York, mientras que otros como Washington y Oregon podrían aprovechar la coyuntura para revivir propuestas parecidas que fracasaron en el pasado.

Además de las protecciones salariales y de cobertura de salud, quienes impulsaron la iniciativa -principalmente sindicatos apoyados por conductores de Uber y Lyft, que suman alrededor de 200,000 en todo California- esperan que la ley AB 5 se convierta en el parteaguas que les permita formar su propio sindicato y tener la oportunidad de negociar contratos laborales de manera periódica.

La batalla no termina

Ante la inminente aprobación de la AB 5, Uber auguró una encarnecida batalla en los tribunales de California antes de sujetarse a la nueva ley. Tony West, el abogado general de la compañía, dijo a través de un comunicado que “seguimos creyendo que nuestros conductores están clasificados de manera apropiada como contratistas independientes” y por lo tanto “los conductores serán automáticamente reclasificados como empleados aún después de enero del próximo año (cuando la ley haya entrado en vigor)”.

Por más de un año, las compañías de viajes compartidos y otras empresas tecnológicas de Silicon Valley han cabildeado intensamente en el Capitolio estatal para aligerar los efectos de Dynamex, una decisión de la Corte Suprema de Justicia emitida en 2018 que allanó el camino para reclasificar a los trabajadores en todo el país.

Desde entonces, ese fallo judicial ha representado un riesgo para compañías como Uber y Lyft, cuyo modelo de negocios depende casi en su totalidad de un ejército conformado por miles de conductores dispuestos a trabajar como contratistas independientes con pocos beneficios y horarios flexibles.

Es claro que los titanes de Silicon Valley no se quedarán de brazos cruzados y para muestra basta un botón. El mes pasado Uber, Lyft y DoorDash amagaron con gastar $90,000,000 para impulsar una iniciativa de ley a modo en la boleta electoral de 2020 que contrarreste -o derogue- el impacto de la AB 5. La amenaza podría representar la primera vez que los gigantes de la tecnología en California se enfrascan en una batalla electoral contra la Legislatura estatal y los gremios sindicales, que ya prometieron responder.

“Vamos a seguir respondiendo a las denuncias sobre reclasificación (de conductores) en los tribunales de arbitraje y las cortes conforme sea necesario, tal y como lo hemos venido haciendo (…) Estamos analizando varias opciones legales y política, incluida la opción de trabajar con Lyft y otras empresas de internet para impulsar una iniciativa de ley que aparezca en la boleta electoral de 2020”, indicó West.

Por su parte la Federación de Trabajadores de California, que representa más de 2 millones de empleados en el estado, dijo que se verá las caras con estas compañías en la próxima boleta electoral. “Le haremos frente a este gasto político absurdo con una campaña liderada por trabajadores que derrote a su propuesta y le asegure a la clase trabajadora que tienen el derecho a sindicalizarse como lo marca la ley”, señaló el consorcio de sindicatos a través de un comunicado.

"Necesitamos salarios dignos": choferes de Uber y Lyft protestan para formar su propio sindicato (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés