null: nullpx
Incendio en California

Gobernador declara emergencia anticipada ante la amenaza por la temporada de incendios en California

La declaratoria del gobernador Newsom evitará que la agencia CalFire tenga que atravesar por complejas regulaciones ambientales para comenzar con las tareas de derribar árboles y vegetación muerta, que usualmente sirven como combustible para alimentar los incendios forestales.
22 Mar 2019 – 3:45 PM EDT

La pasada temporada de incendios en California fue la más costosa del planeta y la más letal y destructiva en la historia del estado. Las palabras que pronunció el entonces gobernador Jerry Brown aún resuenan entre los californianos: “esta es la nueva normalidad”, dijo al referirse a los siniestros que dejaron pérdidas superiores a los $11,000 millones y cobraron la vida de al menos 89 persones.

Con esta catástrofe como antecedente, el gobernador Gavin Newsom emitió este viernes una polémica declaratoria de emergencia con el fin de hacer frente de manera anticipada a la temporada de incendios de 2019. Newsom la llamó “una emergencia antes de la emergencia” que servirá para adelantar decenas de proyectos estatales, alrededor de 35, para reducir la amenaza de los fuegos.

Entre otras cosas, la declaratoria evitará que la agencia CalFire tenga que atravesar por complejas regulaciones ambientales para comenzar con las tareas de derribar árboles y vegetación muerta, que usualmente sirven como combustible para alimentar los incendios forestales. Además de remover los protocolos de las revisiones ambientales, la medida también le permitirá a la agencia trabajar con contratistas a través de la adjudicación directa y sin tener que lidiar con los lentos procesos de licitaciones gubernamentales.

“La creciente amenaza de incendios forestales por la que atraviesa el estado significa simplemente que no podemos esperar hasta que estalle un nuevo incendio, para comenzar a desplegar los recursos de emergencia”, dijo Newsom en una conferencia de prensa este miércoles antes del mediodía. Agregó que California necesita acciones focalizadas e inmediatas para poder proteger mejor a los residentes del estado.

La peor catástrofe del planeta

Hasta enero de este año, la cifra de las pérdidas provocadas a raíz de los devastadores incendios que el otoño pasado arrasaron con gran parte de California seguía aumentando. Los reclamos de las aseguradoras llegaron a principios de 2019 a $11,400 millones, 25% más de la cantidad reportada en diciembre.

El comisionado de Seguros de California, Ricardo Lara, informó que el gobierno estatal ha brindado apoyos a más de 5,000 personas que sobrevivieron a los siniestros de noviembre de 2018, los cuales dejaron en total 89 personas sin vida y miles de desalojados. En total, de los 46,000 reportes que recibieron las aseguradoras, más de 13,000 viviendas y negocios fueron declarados como pérdida total.

De todos los fuegos que azotaron al estado durante la temporada de incendios de 2018, el más costoso y devastador fue el Camp, que cobró la vida de 86 personas y calcinó casi 19,000 estructuras. La Oficina del Comisionado de Seguros reportó que tan solo ese siniestro en el condado Butte costó $8,400 millones en pérdidas aseguradas.

Los demás reclamos son por el Woolsey Fire y el Hill, en el sur de California. En total, los recientes incendios arrasaron más de 20,000 viviendas.

Las causas de las tragedias

El mes pasado la compañía Pacific Gas & Electric (PG&E) reconoció que es "probable" que sus equipos eléctricos hayan causado el Camp Fire. El futuro de esta empresa de servicios ya estaba en riesgo desde que se declaró en bancarrota en enero por las millonarias pérdidas del incendio, pero la responsabilidad de haberlo provocado pondría en "duda sustancial" lo que pueda pasar.

Aunque la eléctrica señaló cuando se sometió al Capítulo 11 del código de bancarrota que "no están cerrando" el negocio, ha manifestado preocupación sobre la capacidad de cumplirle a sus acreedores. PG&E señaló que mientras avanza la investigación para determinar si es así, "la compañía cree que es probable que su equipo sea determinado el punto de inicio del Camp Fire en 2018".

La empresa comunicó a los reguladores haber detectado hasta dos problemas en una línea de alta tensión del lugar el mismo día que se declaró el incendio, lo que ha llevado a que varios de los afectados por las llamas ya hayan presentado demandas distintas en su contra.

Al menos 20 demandas han sido entabladas contra la compañía por haber permitido que sus equipos desataran la chispa que dejó desplazadas a más de 50,000 personas en el condado Butte, en el norte californiano. Los demandantes alegan que PG&E no realizó el mantenimiento adecuado a las líneas eléctricas alrededor de la zona donde empezó el incendio y aseguran que su historial en seguridad es bastante malo.

Los incendios de California en 15 impresionantes fotografías

Loading
Cargando galería


Más contenido de tu interés