null: nullpx
Opiáceos

Fiscalía: doctor de California recetó grandes cantidades de opioides que causaron 4 muertes por sobredosis

El procurador estatal, Xavier Becerra, informó del arresto de un neurocirujano de Santa Rosa que por varios años continuó recetando Vicodin, OxyContin, Percocet y morfina en altas dosis, a pesar de estar enterado del fallecimiento de sus pacientes.
16 Ago 2019 – 8:15 PM EDT

En lo que representa el primer caso de este tipo en California, la Fiscalía estatal presentó cargos de homicidio en segundo grado contra un neurocirujano de Santa Rosa al que acusan de provocar la muerte de cuatro de sus pacientes tras recetarles altas dosis de opioides y narcóticos.

A través de un comunicado, el procurador Xavier Becerra informó que el doctor Thomas McNeese Keller, de 72 años, fue arrestado el pasado 11 de agosto bajo cargos criminales relacionados con nueve de sus pacientes, incluyendo uno de abuso contra un paciente de la tercera edad que más tarde también perdió la vida.

Entre los analgésicos y medicamentos que presuntamente provocaron la muerte de las cuatro víctimas había Vicodin, oxycodone, OxyContin, Percocet y morfina. “Los doctores hacen un juramento para proteger a sus pacientes y no caer en conductas que pongan en riesgo su salud y su seguridad. Cuando tenemos evidencia de un crimen y del daño a un paciente, debemos actuar”, dijo Becerra, quien puntualizó que esta tragedia es un reflejo de la crisis de opioides por la que atraviesa el país.

Documentos judiciales presentados en la Corte Superior del condado de Sonoma detallan que, entre octubre de 2011 y julio de 2017, Keller incrementó de manera consistente y drástica la cantidad de opioides “altamente adictivos” que recetaba a sus pacientes. La acusación alega que el médico ordenó el aumento en las dosis pese a que las víctimas consumían al mismo tiempo medicamentos que les podían generar reacciones negativas al ser mezclados con los opioides.

"Keller por lo general incluía las dosis máximas y cantidades de entre 180 y 300 pastillas por receta, lo que resultaba en una dosis diaria de opioides que superaba por mucho la de 50 miligramos de morfina en promedio recomendada por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos", señaló el comunicado.

Según la Fiscalía, el neurocirujano continuó con estos peligrosos tratamientos a pesar de las advertencias que le hicieron varias compañías farmacéuticas y aseguradores, y aún luego de enterarse de la muerte de varios de sus pacientes a causa de sobredosis. Sin embargo, el abogado del doctor asegura que los pacientes referidos en la acusación en realidad cometieron suicidio y que otro más murió de una sobredosis accidental.

“(Keller) siempre, conforme los alcances de sus habilidades médicas, intentó proveer de buen cuidado a sus pacientes. No hay ningún indicio de homicidio en este caso”, le dijo John Cox, representante legal de Keller, a la Prensa Asociada. El abogado agregó que la Fiscalía de California solo busca llamar la atención sobre la crisis de los opioides con el caso de su cliente.

Morir de una sobredosis

Drogas ilegales como la heroína, opiáceos sintéticos como el fentanilo y medicamentos legales con prescripción como el OxyContin o el Vicodin: todos son opioides y según un reciente reporte, ya es mucho más probable que una persona en Estados Unidos muera de una sobredosis accidental de estas drogas o medicamentos, que en accidentes automovilísticos.

El informe del National Safety Council analizó las estadísticas de 2017 relacionadas con los accidentes que se pueden prevenir, refleja también que, por primera vez desde que se tiene constancia, es más probable morir de sobredosis que de caídas, incidentes en la vía pública, ahogamiento o en un incendio.

Las posibilidades de fallecer de una sobredosis accidental son de 1 entre 96, mientras que la probabilidad de sufrir un accidente en carretera es de 1 en 103, y de morir en una caída o incendio de 1 en 114. En cuanto al suicidio, la cifra es mayor: 1 entre 88. De forma conjunta, las muertes por sobredosis accidental se llevaron por delante las vidas de 42,036 personas en 2017, una subida sustancial con respecto a las 37,814 del año anterior.

La tasa de muertos por opiáceos sintéticos se duplicó de 2015 a 2016. El año 2016 aumentó en un 45%. La mayoría de las muertes provienen de una nueva generación de drogas: los opiáceos sintéticos, como el fentanilo, docenas de veces más potente que la heroína, con las que el error de dosis más leve puede ser fatal.

No todo el país está igualmente afectado por esta plaga. Los estados del centro, desde Texas hasta Dakota del Sur, están relativamente a salvo, de acuerdo con los CDC. La crisis es aguda en la región de Nueva Inglaterra, en la esquina noreste, donde las muertes por sobredosis proporcionan más de una cuarta parte de las donaciones de órganos, rivalizando con los accidentes de tráfico.

En fotos: ¿Cómo se llegó a una crisis de salud pública tan grande por los opioides en EEUU?

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:OpiáceosCalifornia

Más contenido de tu interés